Fish 'em All

Recuperando el espíritu coin-op.

Quizás no sea más que otro signo inequívoco de que un servidor va haciéndose mayor y los años pasan, pero de vez en cuando echo de menos aquellos tiempos de preadolescente en los que gastaba innumerables monedas de cinco duros en el típico salón recreativo de barrio. Recuerdo con nostalgia y cariño máquinas como Pang, Snow Bros o The New Zealand Story, juegos que se caracterizaban por una accesibilidad inmediata basada en conceptos muy simples y directos pero pulidos hasta extremos insospechados, que contrastan con los mundos abiertos y las infinitas posibilidades de los juegos actuales.

Nos hemos acostumbrado a largos tutoriales, curvas de aprendizaje de varias horas y niveles de dificultad irrisorios, cosas que hace dos décadas nos hubieran puesto los pelos de punta. Los tiempos cambian, dicen, y la evolución es inevitable. Sin embargo, de vez en cuando aparecen títulos que recuperan esos conceptos en teoría desfasados y nos recuerdan que todavía hoy siguen teniendo validez. El año pasado, sin ir más lejos, Space Invaders Extreme demostró cómo con tan sólo unas pocas novedades y un buen lavado de cara podía mantener el tipo frente a cualquier shmup moderno.

Fish 'em All, el nuevo juego del estudio barcelonés Abylight, es otro ejemplo más de lo que comentaba. Desarrollado en exclusiva para WiiWare (no es de extrañar, teniendo en cuenta la gran experiencia que tienen con las plataformas de Nintendo), parte de una idea muy sencilla pero depurada hasta el infinito. Al jugarlo queda especialmente patente el mimo con el que han tratado a su criatura, y las muchas horas que se han dedicado para no dejar ningún cabo sin atar. Como bien comentaba Nacho García, manager de la compañía, parece más un juego japonés que occidental. Tiene ese cuidado y dedicación de los juegos nipones, que salen al mercado testeados a la perfección y sin ningún tipo de fisura. Nada que ver con una importante cantidad de los juegos europeos o americanos que, o bien salen a medio hacer, o plagados de bugs...

1

El planteamiento de Fish 'em All es tan sencillo como adictivo. Controlamos a un pescador que, armado con una red, debe pescar el mayor número de peces en un corto periodo de tiempo, mientras éstos saltan del agua siguiendo distintos patrones. Si bien al principio es una tarea fácil, conforme vayamos avanzando por los nueve escenarios que posee el juego la cosa se irá complicando hasta llegar a niveles bastante frenéticos. Para hacernos las cosas más difíciles, entre los peces aparecerán objetos como bombas o botas, que deberemos evitar, y por el escenario también harán acto de presencia ratas ninja o ranas sumo que tratarán de evitar que consigamos nuestro objetivo. En el nivel ambientado en un estanque chino incluso aparecerá un gigantesco dragón que nos lanzará bolas de fuego.

Con el propósito de alargar la vida del juego y dotarle de algo más de variedad, Abylight ha añadido diferentes modos de juegos. Aparte de un modo multijugador competitivo ideal para disfrutar con nuestros amigos, también hay un modo con 32 pruebas en las que deberemos cumplir objetivos concretos. Pero la estrella de la función, a nuestro parecer, es el denominado modo Fishtris, que mezcla con maestría el tono arcade del juego principal con los puzzles de títulos como Tetris o Puzzle Bobble. En él tenemos una barra que se irá llenando de bolas de colores acorde con el de los peces que pesquemos, y el objetivo será tanto evitar que la barra se llene como pescar varios peces del mismo color para eliminar bolas y enviárselas al contrincante.

Un aspecto que nos ha encantado es lo depurado del control. En Wii, desafortunadamente, hemos visto muchísimos juegos con una buena idea que se veía arruinada por culpa de un control deficiente, ya sea por un error de planificación o por problemas de precisión. Fish 'em All no es uno de estos casos. Abylight ha sido especialmente inteligente al evitar añadir chorradas y limitarse a proporcionar un par de gestos que sean reconocidos a la perfección por la consola. Con el stick analógico del nunchuck (o la cruceta digital del WiiMote) controlaremos el movimiento de nuestro pescador, agitando el mando a izquierda o derecha cazaremos a los peces y con el botón A saltamos. Así de simple y sin complicaciones. En un arcade es mejor tener unos pocos movimientos y que estos se ejecuten a la perfección sin dejarnos vendidos que no tener multitud de pijaditas que, o bien no vamos a usar, o no responden como deberían. Muchas otras desarrolladoras deberían tomar nota.

2

Técnicamente el juego es resultón, con gráficos simpáticos y coloristas y una banda sonora y efectos que acompañan la acción sin resultar molestos en ningún momento. No es especialmente espectacular, pero no olvidemos que se trata de un juego desarrollado para WiiWare, que ocupa muy poco espacio y que se venderá a un precio muy ajustado. No pidamos peras al olmo. Y demonios... nadie se quejó nunca porque Puzzle Bobble tuviese peores gráficos que el resto de juegos del catálogo de Neo Geo.

Fish 'em All es un juego sencillo y simpático, sin más pretensiones que hacernos pasar un buen rato, pero no deja de ser también una oda a tiempos pasados en los que primaba la jugabilidad sobre los malabarismos técnicos. Es una apuesta arriesgada en una época en que la sencillez puede pasar factura a los ojos de un público cada vez más hambriento de gráficos espectaculares y mecánicas complicadas. Pero es también un juego al que puedes dedicar unos minutos tras una sesión de ejercicios con Wii Fit o tras pasar horas y horas con un complejo juego de rol por turnos. Es la grandeza del arcade clásico, la accesibilidad directa. Y aunque sólo sea por recuperar ese concepto caído en el olvido, esperamos que el equipo de Abylight tenga un enorme éxito con su nueva obra.

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!