F.E.A.R. 2: Comparativa

Xbox 360, PlayStation 3 y PC, frente a frente.

Con las paredes de la redacción de Eurogamer todavía salpicadas de sangre tras realizar el análisis de F.E.A.R. 2 que hemos publicado esta misma mañana, ha llegado una vez más la hora de realizar una de esas comparativas entre todas las versiones, tratando de discernir cual de ellas supone una compra más recomendable, y cual de ellas (si se da el caso) tiene problemas graves que nos animen a evitarla.

Pero antes recuperemos las sabias palabras de Miguel Ángel Serna con las que terminaba su análisis del último juego de Monolith:

"Nos encontramos, pues, ante un título notable y digno de ser jugado que sabrá ganarse los afectos de quien disfrutase con el primer F.E.A.R. y de los amantes de los shooters en general pero que, aun siendo un juego sólido y entretenido, peca de complacencia y de una excesiva autorreferencialidad. La combinación está bien, pero necesita renovación si quiere mantenerse fresca. Todos sabemos lo duro que es el mercado de los shooters, pero es mayor el peligro que a la franquicia le llega de su propio éxito que de la competencia exterior: el mayor enemigo de este F.E.A.R.2 Project Origin es vivir de los réditos pasados sin lanzarse a alcanzar una personalidad propia…"

Una vez os hayáis leído el análisis, ya podemos comenzar con nuestro habitual vídeo comparativo en h.264, gracias a la excelente tecnología del reproductor Flash de Eurogamer. Aseguraos de tener activada la opción de calidad "alta". Y una vez más, recordad que un píxel en el reproductor equivale a un píxel en vuestros televisores de alta definición.

360 vs. PS3.

En EurogamerTV podéis encontrar el vídeo equivalente de la comparativa entre PC y 360 y la de PC y PS3. Y para los curiosos, también está disponible la galería comparativa de capturas de pantalla.

Como ocurre con la mayoría de títulos multiplataforma actuales, en términos de contenido hay muy pocas diferencias entre las tres versiones: mismo arte, mismos niveles, idéntica jugabilidad en todos los formatos. Los días en que había problemas de texturas en PS3 son cosa del pasado (si no contamos Quantum of Solace, claro). Y con el DualShock 3 como estándar ya ni siquiera la vibración es un factor diferencial entre las versiones de consola.

Así que el resultado final no varía mucho del habitual. La versión para Xbox 360 luce mejor, gracias al antialising 4x con multisampling - el mejor que puede producir una consola - frente a la preocupante falta de mejora en los dientes de sierra de los juegos multiplataforma en PS3. Algo más sutil es la inclusión de ambient oclussion en Xbox 360, aparentemente inexistente en PS3. Consulta la Wikipedia para más información, pero la versión resumida es que el ambient oclussion ayuda a ofrecer mayor profundidad y realismo a cualquier escena, aunque su impacto en el look de F.E.A.R. 2 es limitado, vista la comparación entre ambas versiones.

Como nota curiosa, la presencia de macrobloques en algunas escenas no jugables indica que la versión de PS3 utiliza vídeos, como en la explosión nuclear del principio. En PC y 360, sin embargo, están generadas por el propio motor del juego, porque parece improbable que sean vídeos codificados con un bitrate mucho mayor.

Análisis del frame rate

Éste es un punto francamente importante, porque el éxito o el fracaso de un shooter para consolas depende en gran medida de que su tasa de fotogramas sea lo más estable posible. La mayoría de juegos consiguen mantener sin problemas los 30 frames por segundo, y F.E.A.R. 2 no es una excepción.

Sin embargo la versión de PlayStation 3 es engañosa en este sentido, y es algo que no aparece de forma inmediata. Las primeras fases de F.E.A.R. 2 se desarrollan en entornos cerrados, con una geometría que permite un frame rate aceptable a pesar de ciertas inconsistencias. Sin embargo, una vez se abandona el hospital que acoge los primeros niveles y se dan los primeros pasos en la ciudad, la situación da un vuelco a peor.

F.E.A.R. 2 presenta v-lock en ambas plataformas, lo cual facilita mucho el análisis del frame rate cuando se obtiene una captura digital sin pérdidas del juego. Simplemente hay que comparar un frame con el siguiente, y contar los duplicados. En un juego capado a 30fps como este deberíamos obtener dos frames iguales seguidos, pero cuando ese patrón se rompe de forma consistente con más duplicados es señal de que las cosas se están poniendo feas.

A continuación tenéis un extracto del juego capturado en la misma área de las versiones de PS3 y 360. En un mundo perfecto obtendríamos el mismo vídeo con ambas versiones, pero no es tanto un problema de rendimiento del motor gráfico sino de la consistencia en el frame rate que tienes en la versión de 360 y que no tienes en la de PS3.

Comparativa de frame rate.

La gráfica funciona de la siguiente manera. En el centro está el frame que está siendo analizado. En la esquina está el contador del frame rate, que se actualiza cada medio segundo, y las líneas del gráfico se calculan de manera similar, con la media de un determinado grupo de frames.

Lo que aquí vemos es que mientras la versión de Xbox 360 es bastante estática (durante el vídeo la media está en los 29fps), la versión de PS3 tiene frecuentes caídas a 20 fps. Por la propia naturaleza de cómo funciona el v-lock, con la inconsistencia del frame rate y los cambios rápidos entre 20fps y 30fps el resultado en un refresco algo brusco. Pero lo que este gráfico nos muestra es que en muchos casos el refresco cae hasta los 20fps y se mantiene ahí durante un tiempo hasta que se recupera.

En resumen, la jugabilidad se resiente de forma severa porque cuanto más intensa es la acción más probable es que disminuya la precisión de los controles. Estando rodeado de enemigos en un combate frenético lo último que necesitas es que el control deje de responder perfectamente a tus comandos. Quizás los problemas gráficos de la versión de PS3 no afecten a la diversión que obtendrás jugando a F.E.A.R. 2, pero este tipo de fallos sí que lo hacen.

Comentarios (4)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!