El día en que murió Infinity Ward

Cronología del CODgate.

Visto ahora, resulta irónico que en el primer episodio de nuestro podcast nos quejásemos amargamente de la falta de rumores en la industria. Nada nos hacía sospechar que estábamos a punto de ser testigos de una cadena de sucesos que harían tambalear a una de las third parties más importantes del sector y que marcaría el principio del fin (o al menos eso parece ahora mismo) de una de las desarrolladoras más destacadas de la última década.

No en vano está en juego la gallina de los huevos de oro, una de las franquicias capaces de generar tal cantidad de beneficios que hace sonrojar a la industria del cine y la música. Para arrojar un poco de luz a todo este turbio asunto, nada mejor que repasar todo lo que ha ocurrido en esta semana de locos para luego rematarlo con unas cuantas apreciaciones personales. Así que, con todos vosotros, la historia de la semana negra de Infinity Ward...

Cronología de acontecimientos

Las primeras nubes sobre el horizonte pudieron verse a principios de enero, cuando comenzaron a escucharse tímidos rumores afirmando que Infinity Ward no estaría detrás de Modern Warfare 3. Supuestamente, Activision habría encargado su desarrollo a Sledgehammer, el nuevo estudio interno dirigido por Glen Schofield y Michael Condrey, antiguos responsables de Visceral Games (EA). Schofield, al ser preguntado al respecto, se limitó a jugar al despiste, afirmando que el primer juego de su nuevo estudio sería "algo único".

Lo que aparentemente era uno de tantos rumores que luego no se hacen realidad tomó mayor relevancia a partir del pasado miércoles 3 de marzo, momento en el cual se precipitan los acontecimientos. G4TV es la primera en destapar un hecho sorprendente: personal de seguridad de Activision irrumpe en las oficinas de Infinity Ward y comienza un registro en toda regla. Los empleados alucinan, en buena parte debido a que nadie les explica qué está ocurriendo.

zw

Jason West y Vince Zampella, ex-directivos de Infinity Ward.

Pocas horas antes, Jason West y Vince Zampella, los dos máximos responsables del estudio creador de Call of Duty, se habían reunido con directivos de Activision. Para cuando G4 informa sobre el registro en las oficinas, Jason West actualiza su estado en Facebook, con el mensaje "bebiendo. Y también en el paro". Los dos fundadores de Infinity Ward, además, actualizan su currículum en LinkedIn marcando sus funciones en la compañía como terminadas en marzo de 2010.

Para acabar de rizar el rizo, Activision presenta esa misma mañana una demanda ante la SEC (la comisión del mercado de valores norteamericano) denunciando "incumplimiento de contrato e insubordinación por parte de dos empleados senior de Infinity Ward" (página 131). Al mismo tiempo, la página web Binge Gamer publica un informe en el que se afirma que Activision no ha pagado los royalties que le corresponden a Infinity Ward por Modern Warfare 2. Una fuente de Activision, mientras, filtra a G4 que la compañía dispone de pruebas que demostrarían que West y Zampella habían entablado conversaciones con empresas de la competencia, entre las cuales se encontraría Electronic Arts. A última hora de la tarde Bobby Kotick, CEO de Activision, hace acto de presencia en las oficinas de Infinity Ward.

Comentarios (16)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!