¿Son las calificaciones PEGI demasiado estrictas?

El juego de las edades.

A finales de este año el sistema PEGI sustituirá en Inglaterra el antiguo BBFC. Siempre que el contenido creativo se legisla con un sistema de este tipo la fricción es inevitable. Y la mayoría de veces, la controversia aparece cuando a pesar de todo, el material inapropiado parece llegar a la mano de nuestros inocentes hijos con demasiada facilidad.

El reciente escándalo con Party Night, la lamentable colección de minijuegos supuestamente picantes de Ubisoft, es un buen ejemplo de lo que puede ocurrir cuando no se alinean el contenido y el contexto.

La PEGI ha calificado el juego como para mayores de 12 años porque no hay nada el juego, según sus principios, que requiera una calificación mayor. Sea cual sea la fachada sexy que anuncie su publicidad, no hay nada de ello en la pantalla.

Durante los últimos años, sin embargo, ha habido una curiosa desviación en la dirección opuesta. Juegos que aparentemente parecían benignos se han calificado como apropiados únicamente para mayores de 16 años.

Para mi, padre de un crío de 8 años con cada vez más curiosidad por saltarse esas barreras de edad, las cosas no cuadraban.

Mi curiosidad empezó cuando en 2008 mi hijo se enamoró de Castle Crashers, el deliciosamente tonto beat 'em up de The Behemoth. El juego tiene algunos pequeños chorros de sangre y un montón de chistes sobre defecaciones, pero tras jugarlo de principio a fin tenía dificultades para ver por qué teóricamente era apropiado únicamente para mayores de 16 años.

Parecía una decisión poco acertada, especialmente cuando la única explicación en la página web de la PEGI era que este juego con aspecto de dibujos animados contenía "violencia de tipo realista".

1

Castle Crashers: ¿es esto violencia realista?

El contraste era enorme con Naughty Bear, calificado para mayores de 12 años, un juego tan sádico y violento que el PR responsable de enviarme una copia reconoció que no era apropiado para niños. Buscando algo más de información, la calificación de la PEGI explicaba que aunque Naughty Bear también incluía "violencia de tipo realista", ésta se dirigía a "personajes no humanos". Las mismas acciones efectuadas en humanos básicamente harían del juego algo como Manhunt 2. Contra muñecos de trapo, en cambio, era literalmente un juego de niños. Algo parecía estar mal.

Durante el pasado año vimos más y más ejemplos de este tipo, lo cual sugiere que la PEGI tiene dificultades para cubrir el salto de los 12 a los 16 años. Iron Man 2 y Prince of Persia: The Forgotten Sands, por ejemplo, estaban calificados como para mayores de 16 años en sus versiones para Xbox 360 y PlayStation 3, mientras que las de Wii eran para mayores de 12 pese a ser virtualmente idénticas.

Spider-Man: Shattered Dimensions y Star Wars: The Force Unleashed recibieron la calificación para mayores de 16 años, la misma que juegos mucho más violentos y malsonantes como Metro 2033 o Crysis 2, pese a no incluir escenas de índole sexual o lenguaje inapropiado y tener violencia sin sangre.

La acción tipo cómic de Batman: Arkham Asylum se calificó para mayores de 16 años, aunque su combate no fuese ni de lejos tan contundente como la película El Caballero Oscuro, para mayores de 13, y en la que podías ver a un tipo con una bomba cosida en su interior o el realista y desagradable rostro de Dos Caras.

2

Spider-Man pasó de tener calificación +12 a +16 por una cinemática.

No poder cubrir juegos sobre Batman, Spider-man o La Guerra de las Galaxias en una página web enfocada a chavales de 12 años parecía raro. Me preocupaba porque jugaba a esos juegos y la discrepancia se hacía evidente. Los padres sin experiencia tomarían sus decisiones de compra en base a lo que a mi me parecía información incorrecta.

Finalmente, decidí ponerme en contacto con la PEGI para averiguar exactamente como se establecen esas calificaciones y qué criterio sigue la organización a la hora de tomar sus decisiones.

La forma de trabajar de la PEGI es la siguiente: las compañías envían sus juegos junto con un formulario en el que detallan todo el contenido que pueda afectar a la calificación final. En el formulario hay cincuenta categorías que describen casi cualquier tipo posible de violencia, lenguaje inapropiado o contenido sexual y los divide en diferentes rangos de edad.

"Representaciones de violencia humorística en un dibujo animado o ambientación infantil" implica una calificación para mayores de 3 años. "Imágenes en movimiento que representen mutilación o tortura de personajes humanos o animales" naturalmente implica la calificación +18.

Las drogas ilegales son inapropiadas para la calificación +12, pero se aceptan en +16. Las insinuaciones sexuales se permiten en la calificación +12, pero una charla sexual más explícita la eleva a +16. La "violencia realista" con personajes de fantasía se acepta en +12, igual que si es violencia no realista contra personajes humanos.

Comentarios (5)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!