Análisis de la PSP E-1000

La portátil de Sony se despide con una última revisión.

Versión probada: PSP

Cuando casi se cumplen siete años de su debut en Japón, Sony lanza al mercado la última - en todos los sentidos - iteración de la PlayStation Portable. La nueva E-1000 es una versión barata y reducida que llega a las tiendas con un precio de 99€. ¿Es un ejemplo de excesivos recortes para reducir su precio o un giro en la buena dirección tras las decepcionantes PSPgo y PSP-3000?

Las primeras impresiones del nuevo modelo son extrañas. El diseño sigue la línea de la PlayStation 3 Slim, con un d-pad y botones brillantes que destacan en una carcasa exterior negra y mate. La calidad de construcción es sólida, aunque el nuevo acabado mate tiene un aspecto barato y la consola claramente no es tan refinada como en los anteriores modelos de PSP.

Dicho esto, la barra de menú en la parte inferior es una buena idea: puede que pienses que es un panel táctil, pero desafortunadamente no lo es. En vez de eso tienes una superficie de goma que cuando se aprieta revela botones normales. Un poco rupestre en plena era de lo táctil, pero sólido en cualquier caso.

Todos aquellos que preferían el diseño de la PSP original se sentirán como en casa: la E-1000 imita de forma bastante acertada el diseño original. La consola tiene casi la misma forma, aunque el panel de menú en la parte inferior sobresale más y la curva trasera es ahora totalmente plana. Como consecuencia de ello parece más refinada y menos "tocha", pero es muy, muy parecida. Sin embargo, este modelo pesa bastante menos, haciendo que sea fácil sujetarla durante mayores periodos de tiempo, pero le falta el toque ligero de los modelos Slim y Lite.

El diseño: lo bueno y lo malo

La posición del botón Power, el slot para la memory card y otras características también han cambiado. El botón para encender y apagar la consola está en la parte inferior izquierda, al lado del jack para los auriculares, mientras que el slot para la tarjeta de memoria y el led que indica que la consola está encendida pasar a estar arriba, junto al conector USB. El conector para la fuente de alimentación sigue estando en el mismo lugar que en modelos anteriores, separado del led. Como el nuevo modelo no tiene características wireless, el botón WLAN desaparece, lo mismo que el micrófono que se usaba con Skype en la PSP-3000.

En la barra de menú tenemos los controles de volumen, los botones start y select y el botón PlayStation. El control para ajustar el brillo de pantalla desaparece y ahora está integrado en el XMB, dentro de las opciones de ahorro de energía. Hay tres niveles de brillo, siendo el más bajo el recomendable para uso general en la mayoría de situaciones. El siguiente nivel funciona muy bien en entornos con mucha luz, mientras que el nivel máximo aclara demasiado la pantalla, para nuestro gusto.

El lector UMD y la batería están situadas en la parte trasera de la E-1000. Por su bandeja, el nuevo lector UMD, de hecho, puede romperse de forma más fácil si se cae al suelo (no, no lo hemos probado con la nuestra) y desde luego parece más débil que el de la PSP-2000 y 3000. Tampoco hay un pestillo para abrir la unidad, como el que había en el modelo 'fat' original - se abre de forma manual, como en las Slim.

Aunque es visible cuando abres la unidad UMD, la batería está fijada y no se puede cambiar como en los otros modelos de PSP. Por si no te das cuenta, además, en el manual ya se te advierte que si tienes problemas con ella debes contactar con el SAT en vez de manipularla tu mismo. Esto significa que los que quieran alargar la vida de la batería con una de mayor capacidad no van a poder hacerlo.

También se aprecia la forma de abaratar costes en el altavoz, que ahora es mono en vez del stereo que tenían los anteriores modelos. Por culpa de esto el sonido es menos dinámico, al no haber separación entre el canal izquierdo y el derecho, aunque el nuevo altavoz emite una buena mezcla que no suena plana. El audio, de hecho, suena bastante limpio. Por suerte puedes conectar unos auriculares o unos altavoces con el jack de 3.5mm, lo cual te dará la misma experiencia stereo que cualquier otra PSP.

Los más atentos también notareis que se elimina el socket del control remoto, con lo cual al meter esta PSP en tu bolsillo es más incómodo usarla como reproductor de música. Esto también implica que la salida de vídeo de la PSP-2000 y la PSP-3000 también desaparece, algo que a muchos les dará igual pero que igualmente se echa en falta.

Calidad de pantalla

La calidad de la pantalla es algo importante para nosotros, especialmente teniendo en cuenta lo decepcionante que era la PSP-3000 en este aspecto. El uso de una gama de color más amplia para mejorar algunos títulos de PSP era un punto a favor, aunque no nos gustó precisamente lo que para todo el mundo parecía una pantalla entrelazada. Las scanlines eran notablemente visibles con los movimientos rápidos, lo cual se notaba especialmente en juegos como Ridge Racer o Gran Turismo.

La buena noticia es que en la E-1000 la pantalla es progresiva, con lo cual el problema de scanlines del modelo 3000 desaparece por completo. También desaparece la gama de color ampliada, pero eso tampoco es un problema grave puesto que hacía que algunos juegos estuviesen excesivamente saturados en la pantalla de la PSP-3000. Pese a todo, los colores parecen algo más vibrantes que en el modelo 1000 original. En vez de usar una mayor gama de color, las diferencias en la calibración junto con una configuración de gamma más baja son la causa de lo que aquí vemos.

En resumen, la nueva consola parece presentar la mejor pantalla posible que ha tenido una PSP, aunque las cosas no son perfectas. Hay un efecto de dithering que parece manifestarse en forma de tramas verticales en la pantalla, lo cual se aprecia en fondos planos o en artwork con colores simples. También hay un efecto que enfatiza la estructura de los píxeles más que en anteriores pantallas. Siendo justos, calificamos la pantalla de la E-1000 como una clara mejora respecto la 3000, pero la 2000 Slim y Lite siguen presentando la mejor pantalla posible con una imagen clara y sin entrelazado.

Uso

En términos de uso, se agradece la inclusión del d-pad y botones estilo PSP-3000. Hacer combos y movimientos complejos en juegos como Tekken no representa un gran problema, la pulsación de los botones es suave y responde bien, mientras que los gatillos L y R son más o menos como los de la 3000. Por otro lado el stick-pad analógico es un poco más rígido que el de otras PSPs, pero esto parece deberse más bien a que la consola es nueva y las otras tenían más uso, con lo cual es posible que el paso del tiempo lo mejore.

Una cosa que nos gusta del acabado mate que rodea al d-pad y los botones es que beneficia al jugador. La texturas de la superficie hace que agarres mejor la consola, reduciendo las posibilidades de que tus dedos se deslicen del d-pad en los momentos más delicados de los juegos rápidos - pese a que el pad tiene un acabado brillante y tiende a resbalar.

La ausencia de cualquier tipo de conectividad wireless puede chocarte a nivel de funcionalidad: desaparece el navegador web y no puedes descargar juegos de la PSN directamente desde la consola. Sobre el tema de usar títulos de la PSN, puedes hacerlo a través del PC, conectando la portátil por USB para transferir el contenido a la memory stick. Sin embargo, la E-1000 se posiciona como una opción barata para aquellos que buscan la parte básica de los juegos, la música y las películas, no como un sustituto de la PSP-3000, que seguirá estando disponible en las tiendas. En este aspecto la mayor decepción es que el multijugador no funcionará.

Aunque echamos de menos la posibilidad de bajar demos y nuevos juegos desde la PlayStation Store sin tener que usar otro dispositivo, no podemos decir que la ausencia del navegador y Skype supongan un gran problema; al fin y al cabo son cosas que practicamente cualquier móvil hace mejor. En cualquier caso, si tener todas las características es algo importante para ti puedes ir a por la PSP-3000 o un modelo más antiguo de segunda mano.

Duración de la batería

Respecto a la duración de la batería, los resultados no son demasiado sorprendentes. Durante nuestras pruebas hicimos pausas para cambiar de juego y apagamos la consola varias veces para intentar reflejar un uso real - la batería suele durar más si la agotas de una sentada, ya que el proceso de inicio en teoría consume más energía.

En total obtuvimos seis horas y once minutos de tiempo de juego con el brillo en su nivel mínimo (adecuado para la mayoría de situaciones) antes de tener que cargar la consola, una cifra que se asemeja a la oficial de Sony. En nuestras pruebas jugamos con varios juegos y vimos algunas películas en la memory stick.

Dada la naturaleza mecánica del lector UMD y su consumo de batería, es difícil pensar que se pueda alargar mucho más dadas las limitaciones del diseño del sistema, aunque hay que tener en cuenta que sin WiFi y un único altavoz no sería sorprendente que la batería durase más que en otras PSP bajo condiciones similares. En este aspecto no está mal, y probablemente es lo mejor que se podía conseguir con una batería que no se puede reemplazar.

Tiempos de carga UMD

Trasteando por las opciones de sistema vimos que la opción de caché UMD sigue estando presente y está activada por defecto. La caché UMD usa las 32MB de memoria adicionales que se introdujeron con los modelos slim de PSP para reducir los tiempos de carga. Algunos juegos son recordados por tener tiempos de carga especialmente altos, así que nos picaba la curiosidad por ver cómo respondía el modelo E-1000 en este aspecto. Power Stone, el juego de lucha de Capcom, tiene bastantes accesos al disco, así que es una buena opción para realizar las muestras comparativas.

A continuación tenéis una tabla que muestra los tiempos de carga con tres modelos de PSP: el modelo 'fat' original, la PSP-3000 y la nueva PSP E-1000.

PSP-1000 PSP-3000 PSP E-1000
Power Stone Collection: Arranque 00:31 00:23 00:22
Power Stone 1: Cargar juego 00:54 00:42 00:39
Power Stone 1: Cargar lucha 00:25 00:24 00:23
Ridge Racer: Arranque 00:21 00:16 00:16
Ridge Racer: Cargar carrera 00:13 00:12 00:12

No hay sorpresas con la PSP original: los tiempos de carga son significativamente mayores cuando hay que extraer datos del UMD para colocarlos en una memoria más pequeña. En cambio, los resultados entre la PSP-3000 y la E-1000 son mucho más parecidos, donde los datos se pueden precargar en una RAM mayor, derivando en tiempos de carga menores. Curiosamente, los tiempos son un pelín menores en la E-1000 respecto la PSP-3000 en ciertas situaciones (rondando los 2-3 segundos como máximo), lo cual parece una gran diferencia pero no es algo demasiado muy importante en términos reales.

Por otro lado, el lector UMD puede ser bastante ruidoso en algunas ocasiones, con un sonido un poco más molesto que el de la PSP original. De todas formas el nivel de ruido es parecido al de los modelos slim, a pesar de que tiende a variar entre una unidad u otra.

PSP E-1000: El veredicto de Digital Foundry

Nos gustó la PSPgo, pero la pantalla era demasiado pequeña para un precio demasiado alto, y la PSP-3000 era un paso atrás respecto sus predecesoras por culpa de su LCD entrelazada. Es irónico que en muchos aspectos el nuevo modelo barato sea mejor que la todavía disponible (a un precio mayor) PSP-3000.

Sin embargo, a pesar de que se intenta proporcionar una máquina barata para jugar y ver películas, algunos de los recortes son demasiado bestias. La ausencia de WiFi no solo implica que no puedes descargar juegos de la PlayStation Store, sino que tampoco puedes usar el multijugador que tienen muchos juegos. El formato más grande también es un paso atrás, mientras que la batería integrada es un quebradero de cabeza pensando a largo plazo. Se acabaron los tiempos en los que usábamos la PSP original en el avión, cuando llevábamos encima una segunda batería para asegurar que podíamos jugar durante todo el vuelo. Otras omisiones, como la salida de vídeo y el micrófono, seguramente no afectarán a la mayoría de gente, e incluso el altavoz mono no es tan malo como cabía pensar.

Hay muchas cosas que nos gustan del nuevo modelo, y cumple con creces en los aspectos cruciales. La calidad de la pantalla mejora muchísimo respecto a la PSP-3000, los tiempos de carga son ligeramente más rápidos y los controles igual de sólidos. Todas las funciones básicas siguen estando presentes: puedes escuchar música y ver películas desde la memory stick, e incluso bajar juegos de la PSN usando otros dispositivos.

En muchos aspectos la PSP E-1000 es una alternativa viable, pero todo depende de si prefieres la mejor pantalla y el menor precio en vez del set completo de características de la PSP estándar. Personalmente creemos que los compromisos pueden valer la pena, y teniendo en cuenta que la rebaja de precio es considerable no es una mala opción. Dicho esto, si todavía consigues encontrar una vieja PSP-2000 en buenas condiciones ese sería el modelo que recomendariamos con mayor énfasis.

Leer nuestra política sobre puntuaciones

Comentarios (6)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!