El reto de Nintendo para la próxima generación

Digital Foundry estudia lo que podemos esperar de Wii U en el próximo E3.

Seguro que Ubisoft y Nintendo preferirían que una de las noticias más destacadas de la semana pasada jamás se hubiesen destapado. Un vídeo que muestra el futuro Rayman Legends funcionando en Wii U revela detalles importantes: gráficos 2D soberbiamente animados junto con elementos poligonales 3D, todo ello con una estética cartoon y algo de iluminación dinámica. No sólo eso, sino que se dejaba entrever una de las nuevas características de Wii U: la tecnología inalámbrica Near Field Communication (NFC) de la tableta.

Algunos dicen que fue un movimiento de Ubi para generar anticipación por un juego que anteriormente no vendió demasiado bien, pese a que Rayman Origins era un juego excelente. Otros veían el vídeo como una filtración estratégica antes de que Wii U vuelva a mostrarse en el E3 del mes que viene. En realidad, la combinación de mandos en pre-producción y música sacada de Regreso al Futuro y Cómo Entrenar a tu Dragón confirma que, de hecho, sí era un vídeo interno de Ubisoft que jamás debería haberse hecho público.

Desgraciadamente, el vídeo dice muy poco sobre las credenciales "next-gen" de Wii U que han acaparado titulares últimamente. ¿Decepcionará la tecnología gráfica de Wii U si se compara con Xbox 360? ¿O, como han dicho desarrolladores como Gearbox, el nuevo hardware permitirá ofrecer versiones mejoradas de títulos multiplataforma?

Sea como sea, las posibilidades de Wii U son bastante evidentes. Hemos visto demos de Nintendo, hemos visto sus presentaciones de la tecnología, y desde el punto de vista de los gráficos esto es parecido a PS3 y 360. Quizás de forma más obvia, es un hecho que la compañía no ha hecho ningún esfuerzo a nivel de marketing para sugerir que Wii U ofrece rendering de nueva generación, algo que sin duda sería algo a destacar para una compañía que trata de ganarse al público hardcore. Y, sin embargo, los rumores sugieren que Wii U será el doble de potente que una Xbox 360.

Ahora mismo parece que no será así (aunque a esta afirmación en particular le falta contexto: ¿el doble de qué?), pero existe la posibilidad de que los componentes individuales mejores bastante lo que existe en las actuales consolas. De forma parecida, otros elementos pueden quedarse cortos. No hay razón por la cual los informes anónimos sobre las deficiencias de la máquina no sean ciertos. Así que... ¿qué podemos esperar de la consola next-gen de este año?

"¿Será inferior la tecnología gráfica de Wii U a la de Xbox 360, tal y como dicen los rumores? ¿O puede la consola superar el rendimiento de la actual generación? Dependiendo del caso ambas situaciones pueden ser ciertas."

hardware

Normalmente Nintendo no habla de especificaciones técnicas, pero la información oficial publicada hasta la fecha y un poco de conocimiento sobre la infraestructura de producción de hardware nos puede dar una idea aproximada. Las consolas no se crean de la nada - sus componentes los fabrican compañías cuyas fábricas y productos son de dominio público.

La potencia de proceso se rige por la Ley de Moore, la cual dicta la cantidad de transistores que tiene un procesador. Las actuales consolas se lanzaron a 90nm (un proceso de fabricación modernísimo en su momento) y han pasado gradualmente a los 45nm, integrándose en carcasas más pequeñas durante el proceso. Nintendo ya ha desvelado que su CPU derivada del IBM Power 7 tiene el mismo proceso de fabricación que las actuales Xbox 360 y PlayStation 3, y las dificultades para la producción a 28nm en todo el mundo sugieren que el chip AMD Radeon de la Wii U también se fabricará a 40nm o 45 nm. Es la única forma de crear millones de chips fiables para un lanzamiento en 2012, y también abre la posibilidad a que se fabrique una unidad más barata dentro de un tiempo.

Combina la realidad de la fabricación de procesadores con las minúsculas dimensiones de la carcasa de Wii U (172mm x 45mm x 267mm, según el departamento de PR de Nintendo, y un poco más grande que la Wii actual) y lo que tenemos es un rango de potencia similar al de la actual generación - una mejora verdaderamente "next-gen" sobre la potencia de Xbox 360 sería muy difícil de refrigerar en una carcasa que es mucho más pequeña que la de las versiones slim de PS3 y 360.

La eficacia del diseño puede suponer una gran diferencia, desde luego. La CPU de Xbox 360 funciona a 3.2GHz, por ejemplo, pero según las propias estimaciones de Microsoft la mayoría de juegos sólo procesan 0.2 instrucciones por ciclo de reloj, lo cual sugiere un diseño poco óptimo que se puede mejorar. El diseño de GPUs está cambiando con la eficiencia en mente (algo que hemos visto en la tecnología Kepler de NVIDIA), pero hasta ahora la potencia gráfica también se definía por la Ley de Moore. Juntando toda la información disponible también se sugiere que la potencia de la GPU de Wii U será similar a la de Xbox 360 y PS3.

Algunos han interpretado la "reintroducción" de Wii U en el E3 de este año como una demostración de especificaciones revisadas, y algunos insiders apuntan a que devkits más potentes se han enviado a los desarrolladores. Poniendo eso en perspectiva conviene tener en cuenta que el diseño de microprocesadores tan complejos como una CPU o una GPU es una tarea titánica que puede tardar fácilmente un año en completarse. Incluso aunque la GPU de Wii U sea una variante de un producto para PC debe rediseñarse, fabricarse y probarse.

"A Nintendo no le interesa la carrera tecnológica que tanto le ha costado a Microsoft y Sony. Con Wii U se mantendrá su filosofía guiada por un concepto."

A no ser que Nintendo haya destinado una enorme cantidad de dinero para producir dos diseños de GPU en paralelo, la noción de que haya una gran mejora en las actuales capacidades gráficas parece poco probable. En el diseño de consolas las tecnologías centrales se cierran con mucho tiempo de antelación, y las variables que se ajustan en la GPU pueden ser la cantidad de ROPs, ALUs y unidades de texturas activas (algunas se pueden desactivar para que los chips defectuosos sean viables). La velocidad de reloj puede revisarse, pero más allá de eso hay poco margen de mejora: las consolas se diseñan como una arquitectura fija, después de todo. El RSX de PS3 es un buen ejemplo de ello: la arquitectura tiene una pipeline de 28 ALUs, pero cuatro están inactivas en el chip final. De las 16 ROPs, la mitad están desactivadas, mientras que la memoria baja de 700MHz a 650MHz. Las variaciones en las especificaciones de Wii U dependerán de lo que Nintendo pueda activar manteniendo la fiabilidad, pero los cambios no serán radicales.

Sobre los comentarios de algunos desarrolladores acerca de que la GPU puede ser realmente menos potente que la de 360 (algo que ya escuchamos de cierta desarrolladora multiplataforma en los tiempos del Project Café), las recientes declaraciones de Nintendo sobre la potencia de la máquina son muy reveladoras. A la compañía japonesa nunca le ha interesado competir en la guerra por la potencia tecnológica. De hecho, han ganado más dinero que Microsoft y Sony juntas manteniéndose lo más alejada posible. Nunca ganarán una batalla de especificaciones, así que directamente dejan esas experiencias para otros.

Su enfoque es buscar formas innovadoras de jugar en vez de técnicas revolucionarias de rendering, y el énfasis en esto lo podemos ver claramente en la tableta. Ya vimos en el pasado E3 cómo podía usarse la tableta, y también hemos visto cómo se integran los juegos multijugador con los actuales Wiimotes. Sin embargo, la filtración de Rayman Legends de esta semana también ilustra cómo se interactúa con los objetos gracias a la tecnología Near Field Communication (NFC), algo que hasta ahora no se había visto y que tiene un enorme potencial.

Sin embargo, que el diseño de Wii U esté orientado a un concepto no descarta mejoras respecto a las consolas de actual generación en algunos aspectos. En términos de potenciales mejoras en las especificaciones, estamos frente a componentes que han visto su precio reducido drásticamente en los últimos años, una oportunidad fantástica para Nintendo, si lo quieres ver así. No hay ninguna razón por la cual es lector derivado del Blu-ray no sea mejor y más rápido que el de PlayStation 3. El almacenamiento en memoria flash RAM interna (que anteriormente se rumoreó serían 8GB) podría ser mayor, especialmente si tenemos en cuenta el reciente anuncio de Nintendo sobre el lanzamiento simultaneo de juego en formato físico y digital.

"Los precios de elementos como la RAM o la memoria flash han caído en picado desde el lanzamiento de Xbox 360 y PlayStation 3, y con Wii U Nintendo podría aprovechar esos componentes más baratos."

Los juegos también se beneficiarán de tener más RAM - Wii U debería llegar con 1GB o 1.5GB de memoria, dependiendo del rumor - que en Xbox 360 y PlayStation 3, ambas con 512MB. Esto podría acabar siendo el elemento más útil de la nueva máquina en el futuro, ya que los desarrolladores contabilizan la RAM disponible como uno de los elementos más importantes en el diseño de consola. Esto podría traducirse en texturas más detallas o tiempos de carga más bajos, por ejemplo.

Aunque las especificaciones pueden parecer conservadoras para una consola que llegará siete años tras el lanzamiento de Xbox 360, conviene tener en cuenta que el mundo fuera de los videojuegos ha cambiado mucho desde la bonanza de 2005 y 2006. El panorama económico fomenta la austeridad. Ninguno de los fabricantes hará diseños tan avanzados como los de PS3 y Xbox 360 en su época; simplemente no pueden permitírselo, como tampoco pueden sus consumidores. La idea de lanzar al mercado una consola con tecnología punta, un precio de casi 500€ y asumir pérdidas con cada unidad vendida - como hizo Sony con PS3 - simplemente no es viable.

¿Qué esperamos ver con la "reintroducción" de Wii U en el E3? Los juegos siempre serán más importantes que las especificaciones y las demos técnicas, así que será interesante ver qué han ideado los estudios internos, especialmente si se tiene en cuenta lo maravillosos que son los actuales juegos de Wii cuando se renderizan en alta definición con el emulador Dolphin. Un buen diseño siempre puede superar las barreras tecnológicas, y la habilidad de Nintendo en este aspecto no tiene rival.

Además, considerando que Nintendo se lo apuesta casi todo en la tableta, será fascinante ver cómo utilizarán esta nueva interfaz algunas de las mentes más brillantes de la industria del videojuego. Desde el punto de vista de las third party también esperamos ver cómo son los lanzamientos multiplataforma y hasta qué punto serán atractivos los nuevos juegos del E3 para los jugadores hardcore.

Y lo más importante, queremos saber qué precio tendrá la Wii U. En un mundo en el que Amazon UK vende una Xbox 360 nueva con 4GB de memoria por tan sólo 115 libras, nos gustaría ver un lanzamiento de Wii U por 250$, el mismo precio de su predecesora en 2006, y un elemento crucial para asegurar que la consola tiene un enorme éxito en su estreno en las tiendas.

Comentarios (17)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!