Comparativa: Brink

Xbox 360 vs. PlayStation 3.

Xbox 360 PlayStation 3
Tamaño del disco 5.6GB 5.39GB
Instalación 5.6GB (opcional) -
Soporte Surround Dolby Digital Dolby Digital, 5.1LPCM. 7.1LPCM, DTS

Wolfenstein: Enemy Territory, publicado en 2003, quizás sea ya poco más que una reliquia de la anterior generación de videojuegos, pero es un título por el que seguimos sintiendo mucho afecto. La parte más brillante de su multijugador por equipos sigue viva en Brink, el nuevo título orientado al juego online del estudio Splash Damage.

Brink mantiene buena parte del ADN de Enemy Territory, el cual a su vez debe mucho al popular Counter-Strike. Tiene la misma estructura en la cual las misiones se dividen en objetivos individuales donde los ingenieros, espías, soldados y médicos trabajan en equipo para vencer al enemigo, pero Splash Damage también ha ampliado significativamente la variedad de objetivos y misiones secundarias al tiempo que ha introducido un potente sistema de creación de personajes que destaca en un mercado plagado de shooters en el que la personalización ya es algo habitual.

Aparte de estas novedades, Splash Damage también redefine la relación entre el jugador y los escenarios con el sistema SMART de parkour. Hay que aplaudirles por intentar implementar una interacción diferente que no se basa únicamente en reducirlo a pedazos.

La idea es crear una experiencia multijugador donde la propia campaña cambia y se desarrolla al mismo tiempo que tu personaje, donde tus compañeros y enemigos evolucionan y donde se deja la puerta abierta a que el juego descubra nuevas direcciones a través del DLC.

La pregunta es, en el que claramente es el segmento de mercado más competitivo y ambicioso a nivel técnico ¿puede Brink competir en condiciones? Y siendo el primer juego multiplataforma de Splash Damage, ¿qué resultado han obtenido en Xbox 360 y PlayStation 3? Teniendo en cuenta, además, que es el primer juego del estudio para la consola de Sony, las respuestas son sorprendentes.

Brink en Xbox 360 y PlayStation 3.

En términos de calidad de imagen hay pocas dudas de que la versión para PS3 de Brink ofrece una experiencia superior a la de Xbox 360. El juego opera a resolución nativa 720p en la consola de Sony, mientras que la de 360 funciona a 1024x720, lo cual implica un 25% adicional de resolución en PS3. Esto se traduce en una imagen más clara y limpia, lo cual ya es una ventaja considerable.

Ninguna de las dos versiones de Brink utiliza anti-aliasing, lo cual provoca problemas graves: el juego está plagado de jaggies, los cuales son feos en PlayStation 3 pero se ven todavía peor en Xbox 360 por culpa del efecto de reescalado. A eso, además, hay que sumarle a la forma en que se ha implementado el motion blur. Es particularmente visible en los vuelos iniciales de los niveles Challenge, donde casi puedes ver como el blur se activa y desactiva según la velocidad.

El efecto puede enfatizar aún más el impacto visual de los jaggies. Sin embargo, en Xbox 360 el aliasing escalado parece acentuarse aún más con este efecto de motion blur. Hay momentos en los que el juego parece cambiar de forma dinámica de una resolución relativamente baja a una resolución todavía inferior.

También hay una serie de problemas gráficos y bugs que afectan a ambas versiones del juego, pero que parecen ser más visibles en Xbox 360. A veces simplemente estando de pie parado se ven jaggies y el detalle de las texturas fluctua. Sin embargo es mucho más grave el problema de pop-up de texturas: como puedes ver en el vídeo comparativo, al pasar a un nuevo escenario el artwork aparece ante tus ojos en un proceso que puede tardar varios segundos en completarse.

En la versión de lanzamiento del juego el efecto era muy pobre (especialmente en Xbox 360), pero esto se ha ido mejorando en los distintos parches que se han publicado desde que Brink se puso a la venta. De todas formas la situación no es perfecta, y eso contribuye a que te quedes con la sensación de que Brink es un juego poco pulido a nivel gráfico.

Comentarios (4)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!