Eurogamer.es

Comparativa de The Legend of Zelda: Breath of the Wild en Switch y Wii U

El estudio de Digital Foundry.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild es un título intergeneracional de Nintendo, publicado simultáneamente en Wii U y en la nueva Switch. Calificado ya como uno de los mejores juegos de todos los tiempos, está claro que estamos ante una obra imprescindible, pero... ¿vale la pena comprar una Switch teniendo Wii U para disfrutar una mejor experiencia con Zelda en la nueva máquina? ¿O puedes esperar a comprar la Switch más adelante sabiendo que la versión de Wii U ofrece una experiencia comparable?

Nuestros primeros resultados ofrecen una visión general sobre las diferencias entre ambas versiones, las dos actualizadas con el parche 1.1 publicado el día del lanzamiento. Lo cierto es que no esperábamos grandes cambios en términos visuales; todo lo que hemos visto hasta ahora del hardware Switch sugiere que es capaz de ofrecer experiencias similares a las de la generación de Wii U, y además Nintendo ya fue muy clara a la hora de explicar qué podíamos esperar del nuevo Zelda en ambas consolas.

Según la compañía japonesa, las características (y diferencias) de ambas versiones son las siguientes:

  • Ambas versiones funcionan a 30FPS.
  • Ambas versiones ofrecen exactamente el mismo contenido.
  • En un televisor, la versión para Switch renderiza a 900p, mientras que Wii U lo hace a 720p.
  • La versión para Switch tiene sonidos ambientales de mayor calidad. Es por ello que los efectos de los pasos, el agua, la hierba y demás suenan de forma más realista y mejoran la ambientación.
  • La versión en formato físico de Wii U requiere 3GB de espacio libre en la consola o un disco duro externo.
  • Algunos iconos, como los que representan los botones, son distintos en ambas versiones.
  • La Edición Especial y la Master Edition no están disponibles para Wii U.

Antes, además, el productor Eiji Aonuma, declaró que la versión para Switch ofrecería "la misma experiencia" que la de Wii U, algo que queríamos poner a prueba especialmente tras ver el rendimiento del juego en el pasado E3.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Switch y Wii U, frente a frente.

La diferencia de resolución entre Wii U y Switch ya está confirmada por Nintendo, pero por lo demás hay que añadir que la configuración gráfica es idéntica en las dos versiones. La distancia de dibujado, la resolución de las sombras, la calidad de los modelos, las texturas, los efectos e incluso la iluminación volumétrica son iguales en ambas consolas. En lo visual, por lo tanto, los usuarios de Wii U no se pierden nada más allá de la reducción en la resolución nativa.

Pero sí hay una pequeña diferencia que merece ser mencionada, el filtrado de texturas. En Switch la calidad del filtrado bilineal es ligeramente mejor, con lo cual las texturas no se filtran tan cerca. Si te fijas, puedes ver líneas en el suelo, especialmente en los ladrillos. Wii U y Switch usan cascadas muy obvias, con lo cual es fácil ver en qué punto entra en acción el filtrado. La cuestión es que en Switch hay una 'banda' extra de nitidez en las texturas, antes de que se produzca el bajón de calidad. La versión para Wii U es idéntica al modo portátil de Switch, en este sentido, pero siendo realistas creemos que nadie notará diferencia alguna al ver el juego en movimiento.

Sobre la promesa de Nintendo de un sonido de mayor calidad en Switch, al final la cosa no es para tanto. Ya sea al correr sobre un charco, por un camino de tierra o cruzando hierba, la idea es que Switch aprovecha su mayor cantidad de memoria para ofrecer un panorama sonoro más detallado. Sin embargo, tras jugar durante un día con unos auriculares, es difícil apreciar diferencia alguna. Aquellos que usen altavoces de gran calidad o un equipo surround puede que sí noten esa supuesta mejora en la calidad sonora, pero para la mayoría de jugadores la versión Wii U no supone un downgrade en este sentido.

Basándonos en la calidad visual y sonora, la versión para Switch parte con ventaja. Pero es una ventaja muy pequeña, donde la resolución es la única diferencia sustancial, y las mejoras son sorprendentemente pequeñas si tienes en cuenta la diferencia de potencia entre Wii U y la Switch conectada al dock. Hay que aplaudir a Nintendo por hacer que el juego sea tan parecido en ambas plataformas, logrando que los jugadores de Wii U no sean usuarios de segunda.

SwitchWii U

SwitchWii U

SwitchWii U

SwitchWii U

SwitchWii U

SwitchWii U

SwitchWii U

SwitchWii U

Pero aunque las características visuales sean casi idénticas, lo normal es esperar un mejor rendimiento en el hardware más moderno. Breath of the Wild ha estado en desarrollo casi cinco años, y su motor con mundo abierto se diseñó inicialmente con el hardware de Wii U en mente. La conversión a Switch tuvo lugar mucho más tarde, y el paso a una arquitectura totalmente distinta puede haber supuesto algunos retos a los desarrolladores.

Aquí compararemos la versión de Wii U con la de Switch con la consola conectada al dock. Recordad que, como explicamos hace unos días, la versión para Switch funciona a 720p en el modo portátil, ofreciendo una experiencia más suave que en el modo dock a 900p. Los usuarios que busquen el frame-rate más suave posible deberían jugar en el modo portátil.

Sin embargo, comparar Switch como consola doméstica en su configuración en dock con Wii U ofrece unas métricas de rendimiento fascinantes. Empecemos por lo básico: Breath of the Wild se marca como objetivo los 30FPS con sincronización vertical en Wii U y Switch, pero su diseño basado en un enorme mundo abierto supone un problema para ello. Es por ello que se ha implementado un tipo de sincronización vertical con doble buffer, y cuando no puede mantener los 30FPS -en ambas consola- se baja al siguiente factor, 20FPS.

En estas primeras pruebas hemos visto que, curiosamente, las caídas en Switch son igual de severas que en Wii U, pero se producen en áreas distintas. No hay una causa obvia para esta diferencia: la carga de renderizado es ligera si se compara con otros tramos más avanzados, lo cual sugiere un cuello de botella en el streaming de datos. Una teoría es que el mundo se reparte de forma diferente en la configuración de RAM de cada máquina, lo cual produce esas caídas de 20FPS en diferentes puntos según la consola.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild para Switch presenta diferencias en función de si jugamos en el modo portátil o con la consola enchufada en el dock.

En otras palabras, ambas versiones caen a 20FPS, y mientras Switch lo hace de forma consistente en un punto, Wii U lo hace en otro distinto. Las limitaciones de la CPU son seguramente el culpable de esta situación (la contención del ancho de banda del SoC explicaría porqué funciona más fluido en modo portátil), pero está claro que habrá que hacer más pruebas para ver la influencia de la GPU o lo que ocurre con muchos efectos alpha en pantalla.

Pero lo importante es la conclusión: hay bastante paridad entre la experiencia que ofrece Switch en el modo dock y Wii U. Ambas versiones no son capaces de mantener los 30FPS a lo largo de toda la aventura, pese a que las caídas se producen en puntos diferentes en cada consola.

Será interesante ver si las diferencias se amplían a medida que sigamos avanzando en el juego, pero las pruebas iniciales confirman que Wii U solo se queda por detrás de Switch en lo que respecta a la resolución, porque por lo demás las diferencias visuales son mínimas y el juego es prácticamente idéntico. Tenemos que hacer más pruebas de rendimiento, pero una vez más hay poca diferencia entre Wii U y Switch (en modo dock) en lo que hemos jugado hasta ahora.

La posibilidad de desenchufar tu Switch del televisor para seguir jugando donde quieras es, de lejos, la mayor diferencia entre las dos versiones. El impacto que tiene esto es mucho más importante que el mejor rendimiento que tiene el juego en el modo portátil. Poder jugar a este juego en cualquier lugar es una idea irresistible, que permite a muchos usuarios integrar sus sesiones de juego en un estilo de vida ocupado. En definitiva, no es tanto la diferencia en el aspecto técnico la que debería definir si te pasas a Switch, sino el atractivo que tenga para ti el concepto de la consola, y si te gusta el catálogo disponible actualmente.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios (10)

Crea una cuenta

O