Eurogamer.es

¿Por qué Destiny 2 no funciona a 60FPS en PlayStation 4 Pro?

Optar por las 4K era más viable que doblar el frame-rate.

Bungie confirmó hace unos días que Destiny 2 ofrecería compatibilidad completa con PlayStation 4 Pro, pero muchos usuarios han expresado su descontento ante el hecho de que la desarrolladora haya optado por adaptarse a los televisores 4K en vez de a los deseados 60FPS. El razonamiento es evidente: la resolución ultra HD permite mostrar gráficos más bonitos, pero un gameplay más suave ofrece una menor latencia y una mejor respuesta del control. Esa es la razón por la cual franquicias de FPS como Battlefield o Halo han evolucionado hacia los 60FPS. ¿Por qué no lo ha hecho Destiny también?

Tras el evento de presentación, Luke Smith y Mark Noseworthy, de Bungie, se sentaron a hablar con IGN, y este asunto saltó a la palestra.

"Voy a introducir esto y luego tú [Mark Noseworthy] puedes matizarlo", decía Smith. "La consola, PlayStation 4, es muy potente, pero no puede mover nuestro juego a 60FPS. Nuestro juego tiene esta rica simulación de físicas, con la colisión de los jugadores, la red, etc. y no funcionaría... no tiene suficiente potencia".

"Pero hay un montón de potencia en la GPU de PS4 Pro. Por eso vamos a por las 4K, ¿verdad?". Ahí entraba Noseworthy. "Es en la parte de la CPU. La simulación de Destiny, como tenemos más IA, más monstruos en un escenario con vehículos con simulaciones físicas y personajes y proyectiles, y todo eso forma la magia de Destiny... en treinta segundos doblas una esquina, tiras una granada, disparas a un tipo en la cabeza y luego añades cinco, seis o siete jugadores más a un evento público; eso es increíblemente exigente con el hardware".

Realmente no es nada que no hubiésemos podido sospechar: si miras a PlayStation 4 Pro y, de hecho, a la futura Project Scorpio, lo que tienes son dos consolas diseñadas específicamente para mover los actuales motores a mayor resolución y con frame-rates más suaves. Tanto Scorpio como PlayStation 4 Pro solo ofrecen un 31% más de potencia de CPU, mientras que la GPU se ve multiplicada por 2.3x en PlayStation 4 Pro y por 4.6x en Scorpio, comparadas con sus antecesoras. El núcleo del diseño del hardware de ambas máquinas busca escalar los gráficos, no la simulación de los juegos.

La explicación de Bungie no ha sentado demasiado bien en ciertos foros, especialmente porque muchos otros shooters para consola parecen más ambiciosos. Battlefield 1, por ejemplo, ofrece partidas para hasta sesenta y cuatro jugadores en grandes escenarios, con muchas de las cosas que menciona Noseworthy (vehículos con simulación física y proyectiles, sin ir más lejos).

Pero aquí hay dos detalles importantes. Para empezar, incluso en PlayStation 4 Pro hay caídas de frame-rate por debajo de los 60FPS, seguramente causadas por la modesta potencia de la CPU. Y segundo, y más importante, DICE crea desde cero sus juegos para ir a por los 60FPS; no está forzando un motor diseñado para 30Hz a funcionar a 60Hz con recursos adicionales.

Y sabemos perfectamente qué ocurre cuando los desarrolladores intentan hacer esto en PlayStation 4 Pro. El modo rendimiento a 1080p de Rise of the Tomb Raider ofrece una experiencia a 40-60FPS en las zonas más exigentes, mientras que el mismo código se limita a 30FPS en el hardware mucho menos potente de la PlayStation 4 estándar. Juegos que, a priori, parecen menos intensivos con los recursos de la CPU, como Knack, también son incapaces de ofrecer 60FPS estables a 1080p en PlayStation 4 Pro.

De hecho, solo se nos ocurre un juego que funcione a 30FPS en la PlayStation 4 estándar cuya experiencia se traslade a 60FPS totalmente sólidos en PlayStation 4 Pro, el reciente The Surge de Deck 13. Más evidencias de las limitaciones de la CPU se pueden observar en el modo rendimiento de Horizon: Zero Dawn, el cual renderiza de forma nativa a 1365p pero, una vez más, limita el frame-rate a 30FPS. Usa los recursos adicionales de PlayStation 4 Pro para refinar un rendimiento que ya es excelente, para acabar de pulirlo en vez de para doblarlo.

Pero con la llegada de la versión para PC, al menos en esta ocasión sí podremos experimentar Destiny a 60FPS. Bungie mostró la secuela funcionando a 4K y 60FPS usando una GTX 1080Ti con un Core i7 7700K. Incluso comparado con los procesadores para entusiasta de seis, ocho y diez núcleos, el 7700K de cuatro es excepcionalmente potente, muchísimo más que los ocho núcleos Jaguar de las consolas de actual generación y sus versiones premium. Algo comparable llegará al hardware de consolas cuando la arquitectura Ryzen de AMD de el salto a la próxima generación, pero para eso aún faltan años.

Mientras, y volviendo a Destiny 2, otras quejas contra la decisión de Bungie se centraban en el Crisol, el modo multijugador PvP para ocho jugadores, el cual usa mapas más pequeños y no tiene vehículos ni personajes controlados por la IA (al menos que se haya dicho hasta ahora). En él los requisitos técnicos serían más laxos con las consolas de actual generación, así que... ¿por qué no mover este modo a 60FPS?

Sin conocer con profundidad el motor de Bungie es difícil de decir, pero una cosa es segura: seguramente causaría más problemas de la cuenta. Para empezar, mover el juego a 60FPS en PlayStation 4 mientras el juego va a 30FPS en la consola estándar daría a los usuarios de Pro una gran, gran ventaja. La única forma de mantener la paridad entre los jugadores sería separándolos en servidores distintos.

Solo por logística básica es harto improbable que se separe el público de consola de esta manera, algo que Shannon Loftis, de Microsoft, ya explicó en Twitter, argumentando que aunque los desarrolladores tienen esa opción, "como desarrolladora apostaría a que nadie elige diferentes frame-rates para el multijugador nunca".

Tal y como están las cosas, Destiny 2 está construido sobre un motor diseñado para funcionar a 30Hz en consolas. Limitar el frame-rate en la consola premium garantiza la paridad de la experiencia, y casi todas las evidencias que tenemos apuntan a que desbloquear el frame-rate en PlayStation 4 produciría resultados desiguales que tampoco llegarían a alcanzar los 60FPS estables. Aquí el factor que limita es la CPU, y sospechamos que a la versión para Project Scorpio le ocurrirá exactamente lo mismo.

Volveremos a hablar de las potenciales mejoras en Destiny 2 en PlayStation 4 Pro cuando tengamos más información o material sobre el que trabajar, pero por ahora vale la pena recordar que Bungie no ha confirmado realmente cómo será la compatibilidad 4K. ¿Será 4K nativo? ¿Una resolución arbitraria reescalada a 4K? ¿Utilizarán checkerboarding? ¿Aprovecharán la potencia adicional que aportará Scorpio? Bungie, de hecho, no ha hecho comentarios acerca de la implementación de Scorpio tras el anuncio, pero esperamos que la situación se aclare durante el E3 que se celebrará el mes que viene.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios (21)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!