Eurogamer.es

Comparativa de Paladins

Probamos a fondo las versiones para PS4, PS4 Pro y Xbox One.

Con una propuesta que recuerda mucho a la de Overwatch, Hi-Rez Studios ha publicado recientemente la beta abierta de Paladins: Champions of the Realm en PlayStation 4, PlayStation 4 Pro y Xbox One, tras estrenar originalmente el juego en PC en 2015. Su colorista estética, personajes, comentaristas, música e incluso HUD se asemejan profundamente a los del shooter de Blizzard, pero en términos de ejecución Paladins sigue siendo una de las mejores alternativas que hemos jugado hasta la fecha. Desarrollado por el talentoso equipo responsable de Smite, el juego utiliza el Unreal Engine 3 con físicas Havok para ofrecer gráficos atractivos a 60FPS en todas las plataformas.

En lo que se refiere a las diferencias gráficas entre versiones no hay mucho que decir: tanto Xbox One como PlayStation 4 funcionan con un nivel de calidad equivalente a la opción de mayor detalle de PC, incluyendo los escenarios, las sombras, las texturas, las partículas y los shaders. No hay ninguna diferencia entre ambas versiones, aunque debe tenerse en cuenta que Paladins no es precisamente puntero en términos tecnológicos, porque nació como juego de PC buscando abarcar el mayor público posible, con lo cual incluso las tarjetas de gama baja actuales lo mueven sin problemas a 1080p y 60FPS. Es por ello que no se ha necesitado hacer recortes ni en Xbox One ni en PlayStation 4, y salvo un efecto de halo exagerado en algunas luces de PS4, todo lo demás es exactamente igual que en PC.

Lo único que cambia entre PlayStation 4, Xbox One y PC es lo pulido que está el juego. El multijugador, por supuesto, funciona bien, pero el tutorial y el modo práctica de la versión PlayStation 4 muestran problemas, con la IA funcionando mal y moviéndose de forma errática, cuando no se queda totalmente quieta. Como cabía esperar, este defecto aparece también en PlayStation 4 Pro. En cualquier caso, Paladins está todavía en fase beta, así que esperamos que este tipo de problemas esté solventado en la versión final.

Hi-Rez ha recurrido a una solución de resolución dinámica para garantizar un rendimiento óptimo. Cuando la pantalla está llena de efectos alpha PlayStation 4 y Xbox One priorizan los 60FPS antes que la calidad de la imagen; en vez de permitir una caída, la resolución se reduce de forma dinámica. Esto es algo que solo hemos apreciado a simple vista en Xbox One, donde puede bajar hasta 1728x972 (una reducción del 10% en cada eje) en las batallas más frenéticas. Hay otros números, pero este es el más bajo que hemos observado en nuestras pruebas. De todas formas, al igual que Overwatch, el juego se mueve tan rápido que es harto complicado que veas la bajada de resolución mientras juegas; Hi-Rez ha optado por la decisión adecuada, priorizando la fluidez de la jugabilidad.

La buena noticia, además, es que al jugar Paladins rara vez cae por debajo de los 60FPS, excepto en las repeticiones, donde el frame-rate puede bajar hasta los 40FPS o menos en PlayStation 4. Curiosamente, Xbox One no se ve tan afectada en estas situaciones, y también resulta extraño que no hay una correlación entre la intensidad y cantidad de efectos con estas caídas en la consola de Sony. Todas las plataformas ofrecen 60FPS estables cuando realmente importa, pero que las repeticiones en PlayStation 4 sean tan inconsistentes puede ser un problema de optimización o un bug que quizás desaparezca en la versión final.

La experiencia con Paladins en PlayStation 4 Pro es buena... pero deja con ganas de más. Si configuras la salida de la consola a 4K obtienes exactamente eso: una imagen casi nativa en ultra HD con resolución dinámica, la cual se reduce en los momentos de mayor estrés. El número más bajo en nuestras pruebas fue 3264x1836, una caída al 85% de cada eje. Eso no está nada mal, y la verdad es que el escalador dinámico no es demasiado agresivo, con lo cual la mayor parte del tiempo obtienes 4K completo.

En comparación con la PlayStation 4 estándar, los usuarios de Pro obtienen una mejora considerable. La pega es que las opciones de calidad gráfica son exactamente las mismas, con la misma configuración, simplemente a mayor resolución. Era de esperar sabiendo que ya estábamos en el techo de las opciones de PC, pero en cualquier caso los usuarios de PlayStation 4 Pro ya estarán contentos con la ampliación de resolución.

De hecho, Paladins hace un esfuerzo mucho mayor que Overwatch, donde apenas se dibujaba a 4K el HUD y se mejoraba ligeramente el filtrado de texturas. Puede ser el patito feo de los dos, pero Paladins se esfuerza mucho más a la hora de ofrecer una experiencia mejorada a los usuarios de PlayStation 4 Pro. Los que tienen paneles 1080p, en cambio, son los damnificados: no hay ningún tipo de función con downsampling, con lo cual la experiencia es exactamente igual que la que tendrían con una PlayStation 4 estándar.

Y realmente no debería ser así. Paladins funciona estupendamente bien en PCs con configuraciones más bien modestas, y deberíamos esperar más de él en la consola de Sony. Al probar Paladins en un ordenador con un procesador Pentium G4560 y una GeForce GTX 1050 con 2GB de VRAM a velocidad stock vimos que funcionaba a 1080p, con el detalle al máximo y con anti-aliasing 4x. Esta es una máquina barata, que ni siquiera monta la versión Ti de la tarjeta gráfrica de Nvidia, pero aún así juegas a 1080p60 con un uso de la GPU de apenas el cincuenta por ciento. El juego está diseñado para funcionar en equipos de gama baja, así que nadie se queda atrás. Pero, al mismo tiempo, no podemos evitar preguntarnos por qué se desaprovecha tanta potencia en una PlayStation 4 Pro que está funcionando con las mismas opciones gráficas, con una GPU que podría dar mucho más de si.

Los usuarios con televisores 4K no tienen este problema, claro, y es agradable ver otra experiencia ultra HD en PlayStation 4, funcionando además a 60FPS. Las versiones para PlayStation 4 y Xbox One también funcionan genial, priorizando el frame-rate - como debería ser en un título de estas características. Puede que Paladins se enfrente a una misión imposible en su lucha contra el fenómeno Overwatch, pero desde un punto vista técnico al menos se escala bien en todos los equipos, aventajando a Blizzard en lo que respecta a la compatibilidad 4K en PlayStation 4 Pro. Es rápido, es divertido y, lo más importante, es gratis. Lo cierto es que nos lo hemos pasado muy bien con él, así que os recomendamos encarecidamente darle un tiento. No tenéis nada a perder...

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios (4)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!