Eurogamer.es

¿Se puede jugar bien a 4K con una tarjeta gráfica obsoleta como la GTX 970?

Lo estudiamos a fondo.

¿Puede una tarjeta gráfica obsoleta como la GTX 970 de Nvidia proporcionar suficiente potencia para mover en un monitor 4K Ultra HD los juegos más exigentes del mercado? A priori puede parecer imposible, porque a nivel de especificaciones hablamos de limitaciones muy serias en la capacidad de la memoria, el ancho de banda y, por supuesto, la potencia de computación. Pero piensa en esto: los precios de los monitores y televisores 4K están cayendo en picado, mientras el hardware gráfico mantiene más o menos el mismo precio. En general necesitamos cada vez más de las tarjetas gráficas, y la GTX 970 es una excelente candidata para ver hasta qué punto se puede sacar partido de una GPU mainstream.

Que hayamos escogido esta tarjeta en particular no es una coincidencia. La GTX 970 fue auténtico éxito de ventas, hasta el punto que, pese a ser retirada de las tiendas hace meses, sigue siendo la segunda GPU más popular en la encuesta de hardware de Steam, por delante incluso de su sustituta de la gama Pascal, la GTX 1060. Si haces overclock a la GTX 970, siempre y cuando no te veas limitado por los drivers o la capacidad de memoria, el rendimiento es muy parecido al de la GTX 1060. Así, de forma automática, los resultados que verás en este artículo se pueden aplicar al 10,5% del mercado actual de PC.

Además, las pruebas se pueden extrapolar también para ver el potencial rendimiento a 4K de otras tarjetas como la GTX 980, la R9 390, la RX 480 o la RX 580, por ejemplo. Hace no mucho demostramos que este rango de GPUs sería capaz de proporcionar un rendimiento superior al de la PlayStation 4 Pro si los desarrolladores adoptasen técnicas de rendimiento inteligentes como las que utiliza Sony. Pero estas pruebas son diferentes: aquí buscamos un rendimiento igual o superior a resolución nativa, o el "auténtico 4K" como lo denomina Microsoft.

Nuestro primer experimento intentó responder a la mítica pregunta: ¿puede mover Crysis? En concreto, ¿podemos mover la trilogía Crysis a 4K nativo con una GTX 970? Todo se basa en reducir los frame-rates más bajos, y la verdad es que hay un gran margen para hacer overclocking en todas las tarjetas gráficas de la gama Maxwell de Nvidia. Normalmente puedes añadir +200MHz al núcleo y +500MHz a la memoria GDDR5 utilizando una herramienta como MSI Afterburner; solo debes recordar aumentar la energía en consecuencia (110% en el caso de la GTX 970) y todo debería ir bien. Hemos logrado realizar esta operación sin problemas incluso en una tarjeta Zotac de pequeño formato, aunque es importante no olvidar restar a esos +200MHz cualquier overclock de fábrica que pueda tener la tarjeta; en nuestro caso la tarjeta para las pruebas era la versión Gaming 4G de MSI, con lo cual aumentamos +136MHz, ya que de fábrica viene con un OC de 64MHz.

El primer Crysis, un juego que ha puesto de rodillas a miles de ordenadores a lo largo de su ilustre carrera, demostró no suponer ningún problema. Con una mezcla de los ajustes más altos y un par de pequeños recortes en los sospechosos habituales (sombras y MSAA, cómo no) logramos mantener el juego entre 35FPS y 40FPS, aunque si usas muchos mods quizás tengas que ajustar aún más la configuración. Por extensión, Crysis 2 en el modo DX11 -un título visualmente mucho más rico- también operaba con un frame-rate parecido.

Normalmente puedes añadir sin problemas +200MHz al núcleo y +500MHz a la memoria GDDR5 de la GTX 970 utilizando una herramienta como MSI Afterburner. Tan solo debes recordar aumentar la energía en consecuencia y restar a esos +200MHz cualquier overclock de fábrica que pueda tener tu tarjeta gráfica.

Las sombras y los shaders son los ajustes que debe vigilar, pero la primera lección importante que aprendimos es que si quieres configurar la GTX 970 para jugar a 4K no basta con reducir los ajustes de ultra a alto o a medio. Lo fundamental es experimentar con cada opción. No hace falta desactivar las texturas de más calidad en los Crysis, porque la GTX 970 tiene memoria de sobras para moverlas. De forma parecida, la tecnología Maxwell de Nvidia procesa la geometría como un demonio, con lo cual reducir el detalle de los objetos como parte de un preset global solo consigue dañar la calidad de la imagen. Normalmente puedes mantener el filtrado anisotrópico 16x, aunque 8x se ve prácticamente igual y es mucho menos costoso. Al final, la configuración óptima es realmente similar a la de consola en casi cualquier título multiplataforma, y casi nunca hay un ajuste global equivalente para ello.

El Crysis original sigue siendo mejor a nivel jugable, pero Crysis 2 es mejor visualmente y se ve de lujo renderizado a 4K. ¿Crysis 3? La primera mitad de la campaña se puede jugar muy bien a 4K y los 30FPS son viables. Hay determinados momentos en los que aparecen tirones, pero es posible configurar los diferentes ajustes en las opciones avanzadas para mantener el frame-rate por encima de 30FPS. Al final acabamos con una mezcla de ajustes muy altos, altos y medios y el juego sigue siendo espectacular. Crysis 3 tiene ya cuatro años, pero sigue siendo alucinante a resolución 4K. Buscar 30FPS no es lo ideal, desde luego, pero así también se reducen los requisitos a nivel de CPU. Crysis 3 necesita un i7 para renderizar a 60FPS, pero todas las pruebas que verás en este artículo se realizaron con un Core i5 6500 a 3.2GHz.

El hardware de Nvidia también se beneficia de la posibilidad de jugar a 30FPS con un frame-pacing perfecto, algo que es difícil conseguir con el hardware de AMD. Para ello tienes dos opciones. La primera es acceder al panel de control de la GPU y activar la opción de v-sync con half-rate adaptativo al ejecutable del juego; con ello el frame-rate se bloquea a 30FPS y si se desactiva la sincronización vertical si se cae por debajo de dicha cifra, una estrategia similar a la de muchos juegos de consola. Si escoges este método te recomendamos poner la opción de frames pre-renderizados a uno para reducir al mínimo la latencia del control.

La alternativa es usar Nvidia Inspector, una herramienta third party para trastear con el registro. Con ella puedes poner el límite de frame-rate que quieras y activar triple buffering, con lo cual esas caídas por debajo de 30FPS ya no se ven acompañadas por tearing. El punto negativo de este bloqueo a 30FPS es el control: con el pad va bien, pero con el combo de teclado y ratón las sensaciones no son buenas.

Espoleados por estos respetables resultados, nuestro siguiente reto fue un poco más lejos, intentando mover los cuatro juegos de la saga Arkham de Warner Bros. a 4K con un rendimiento consistente. Y sí, ahí incluimos en nuestras pruebas a Batman: Arkham Knight, un título con la fama de ser uno de los peores ports para PC en tiempos recientes. De forma predecible dada su antigüedad, Arkham Asylum, Arkham City y Arkham Origins fueron fáciles de mover a 4K y 60FPS; para ello bastó con desactivar PhysX y reemplazar el MSAA por FXAA (ya sea a través del menú del juego o con el panel de control de Nvidia para la GPU).

El uso de resoluciones arbitrarias como 1800p o 1944p gracias a utilidades third party como ToastyX supone una gran herramienta para obtener una presentación más que decente en pantallas Ultra HD, pese a no ser "auténticas 4K".

En Arkham City tuvimos que bajar un poquito el nivel de detalle, y en City y Origins las características DX11 (con la excepción de la geometría DX11 en el segundo, la cual proporciona la deformación dinámica de nieve que era exclusiva de la versión PC). La calidad del arte en los diferentes Arkham antiguos varía a 4K - tened en cuenta que se crearon con 720p en mente - pero aguantan el tipo y con un pack decente de texturas en alta resolución podrían pasar por un título actual. Pero aún sin él, son juegos atractivos; Origins no es tan bueno como el resto de la saga en lo que respecta a la dirección artística, pero el dominio de los detalles de alta frecuencia en el Unreal Engine 3 de Rocksteady se ajusta como un guante a la resolución 4K.

Y lo mismo se aplica a Arkham Knight, realmente. Este juego es extremadamente rico en detalles, y siendo un título moderno tiene acceso a texturas con una resolución mucho mayor que en consolas. 4K a 30FPS es la única opción realista para este juego, pero con la GTX 970 es una batalla constante intentar mantener el frame-rate en los puntos de mayor estrés. Reducir las sombras ayuda, como también lo hace desactivar el anti-aliasing, pero mantener los 30FPS, especialmente en las problemáticas secuencias con el batmóvil, es todo un reto. Al final tuvimos que hacer 'trampa': usamos la herramienta de resolución ToastyX para inyectar dos resoluciones adicionales, 3200x1800 y 3456x1944, dejando que el juego renderice a esa resolución y la GPU realice el reescalado a 4K.

Nuestro ajuste personalizado a 1944p sigue presentando tirones en las secciones del Batmóvil pero por lo general alcanza su objetivo, mientras que bajar a 1800p permite jugar a Arkham Knight con el detalle al máximo, incluso con PhysX activado (aunque recomendamos desactivar las opciones de humo y niebla, porque aunque en el vídeo no se aprecia más adelante provocaron algunos problemas).

Lo importante es que el uso de estas resoluciones arbitrarias supone una gran herramienta para obtener una presentación más que decente en pantallas Ultra HD, incluso si no es el "auténtico 4K". Si combinas la densidad de pixeles, la calidad del escalado de la GPU y la tecnología de motion handling de las pantallas LCD (la cual reduce la resolución efectiva en movimiento), reescalar a partir de una resolución sub-nativa es una solución perfecta para estabilizar el rendimiento y lograr que el impacto en la calidad de imagen no sea muy pronunciado. 1944p supone el 90% de la resolución 4K nativa en cada eje y es casi inapreciable. 1800p se ve un poco más borroso, pero sigue dando grandes resultados con la mayor parte del contenido.

Lo cual nos lleva a la última prueba, la más exigente: Forza Horizon 3 y Forza Motorsport 6 Apex. Hasta ahora hemos obtenido resultados bastante impresionantes, pero siempre ha sido difícil ajustar estos exigentes juegos para alcanzar frame-rates óptimos y consistentes ya que, al final y al cabo, 4K es multiplicar por cuatro la resolución 1080p, el campo de batalla ideal para la GTX 970. Algunos de los recortes que hicimos en la calidad de la imagen son profundos, pero obtener buenos frame-rates es prioritario y al trastear con las opciones siempre acabas inevitablemente optimizando para el peores escenarios. Resumiendo, recortas la calidad de imagen siempre cuando valdría con hacerlo solo una parte del tiempo; esto es lo que separa a los Forza de PC del resto de juegos.

La técnica de ajuste de opciones gráficas al vuelo (en vez de optar por resolución dinámica) de los Forza es muy interesante, un brillante hito técnico si tienes en cuenta lo sólido que es el frame-rate gracias a ella.

Puedes conseguir resultados sensacionales en ambos juegos simplemente activando las opciones altas y la optimización dinámica. En Forza Horizon 3 es necesario imponer un límite de 30FPS para obtener la experiencia más consistente, pero Forza Motorsport 6 Apex se mueve casi a la perfección a 60FPS. Y es glorioso, algo sensacional. El juego balancea solo la carga en la GPU al vuelo, ajustando las opciones mientras juegas, priorizando el frame-rate y alterando las opciones de calidad de imagen de la forma menos intrusiva posible. Notamos un popping bastante evidente en el LOD de Apex en algunas escenas, pero por lo demás la presentación aguanta el tipo.

Además, la calidad de la imagen es sensacional. Ambos títulos no solo funcionan a 3840x2160, sino que también se permiten el lujo de utilizar anti-aliasing multi-sampling (y FXAA en Forza Horizon 3). Tuvimos algunos problemas para activar el filtrado anisotrópico completo en Apex, pero esto se soluciona con el panel de control de la GPU, donde puedes activar el nivel máximo a nivel de driver. Teniendo en cuenta lo mucho que optimiza Turn 10 sus juegos para Xbox One y lo buena que es la opción de escalado dinámico, no podemos evitar preguntarnos si Forza Motorsport 7 también conseguirá un rendimiento tan bueno a 4K en una GTX 970. Las texturas 4K están fuera de la ecuación, pero aún así será fascinante hacer las pruebas. La técnica de ajuste de opciones gráficas al vuelo, en vez de usar resolución dinámica, es muy interesante, un brillante hito técnico si tienes en cuenta lo sólido que es el frame-rate.

Seguiremos estudiando la posibilidad de jugar a 4K con más juegos en el canal de YouTube de Digital Foundry. Aunque las pruebas de este artículo se han centrado en títulos más bien avanzados, lo que nos inspiró a escribirlo fue la opinión de nuestro compañero John Linneman, quien compró un televisor LG OLED 4K el año pasado, antes del lanzamiento de PlayStation 4 Pro, y descubrió que su GTX 970 era la única posibilidad que tenía para intentar jugar a 4K. Él mismo recomienda juegos más antiguos que se ven estupendamente bien a 4K, como por ejemplo Sonic Generations, los Need for Speed de Criterion, Castlevania: Lords of Shadow o las remasterizaciones de BioShock y BioShock 2. La mayoría de ellos funciona sin problemas a 60FPS, y además demuestran uno de los puntos fuertes del PC: la escalabilidad del hardware hace que cualquier juego antiguo de tu biblioteca sea un potencial "remaster 4K", sin necesidad de poseer una Nvidia Titan o una tarjeta gráfica muy cara para obtener buenos resultados.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios (30)

Crea una cuenta

O