Eurogamer.es

¿Es Coffee Lake el lanzamiento más interesante de Intel en los últimos años?

Reducción de precios y chips i5 e i7 con seis núcleos.

Tras años de actualizaciones iterativas, las cosas vuelven a ponerse interesantes en el mercado de las CPUs de PC. Ya hemos visto el efecto que ha tenido el Ryzen 7 de AMD en la gama entusiasta de Intel y como el Ryzen 5 ataca el segmento que hasta ahora dominaba con puño de hierro el Core i5. La situación está cambiando e Intel pretende responder con el inminente lanzamiento de su nueva gama de procesadores Coffee Lake. ¿Qué deberíamos esperar de ellos? Bueno, ¿qué tal suena un procesador i5 con seis núcleos? ¿O el rendimiento del actual i5 por el precio de un i3? Eso es lo que prometen las filtraciones más fiables de las últimas semanas y meses. Y mucho más.

Es una revolución en la gama de CPUs mainstream de Intel que no veíamos desde la llegada de los procesadores Sandy Bridge en 2011, con los ya legendarios Core i5 2500K e i7 2600K, chips que todavía son la base de muchos de los PCs que se usan para jugar a día de hoy. La compañía estableció entonces un patrón para todos sus productos: las innovaciones en la arquitectura llegaban primero al mercado mainstream, con tres tipos de chip: un procesador de cuatro núcleos para las gamas i5 e i7, con cuatro y ocho hilos respectivamente (un i5 es, literalmente, una versión recortada del i7), junto con un i3 de dos núcleos y cuatro hilos, el cual a su vez se reducía para los Pentium de gama baja y la mayoría de CPUs para portátiles y ultrabooks.

Las filtraciones de Coffee Lake son fascinantes. Para empezar, el chip de dos núcleos -pese a seguir en producción- parece que no llegará a la gama i3 en esta ocasión. En su lugar, los procesadores de entrada de Intel usarán la die de cuatro núcleos. El i3 8400 bloquea todos los núcleos a 3.6GHz, desactivando el hyper-threading y las velocidades turbo, con lo cual debería ser tan potente como un i5 quad bloqueado actual (lo cual implica que permitirá jugar a 60FPS con la mayoría de juegos). Para quienes busquen hacer overclock se pondrá a la venta el i3 8350K, con una velocidad de 4.0GHz, multiplicador desbloqueado y más cache L3. Basándonos en el actual Kaby Lake, que usa el mismo proceso de producción, el overclock a 4.8GHz con una refrigeración adecuada debería ser posible.

Mientras, un nuevo procesador de seis núcleos domina la gama i5 e i7, y este es sin duda el aspecto más emocionante de las filtraciones de Coffee Lake. Cuando probamos los Skylake-X vimos que los últimos procesadores con varios núcleos de Intel, incluyendo el i7 7800X de seis núcleos, ofrecen un rendimiento prodigioso, aunque un retoque en la conectividad núcleo a núcleo causa un downgrade en el rendimiento de varios juegos. Según las especificaciones filtradas parece que el enfoque de Intel con el Core i7 8700K de seis núcleos y doce hilos es basarse en el diseño del 7700K, en vez de migrar Skylake-X a la nueva plataforma. Esta especificación filtrada muestra que el chip 8700K posee 12MB de cache L3, en vez de los 8.25MB del 7800X, sugiriendo una extensión del diseño existente en vez de otra adaptación de la tecnología de Intel para servidores.

El nuevo i3 8400 bloquea todos los núcleos a 3.6GHz, desactivando el hyper-threading y las velocidades turbo, con lo cual debería ser tan potente como un i5 quad bloqueado actual y permitir jugar a 60FPS con la mayoría de juegos.

En lo que significará esto al jugar, los resultados con comparativas entre seis y ocho núcleos han mostrado generalmente saltos relativamente pequeños, incluso en los títulos que aprovechan bien varios núcleos. El procesador que esperamos con más interés es el nuevo i5, el cual mantiene el diseño de seis núcleos pero desactiva el hyper-threading. Por lo menos esperamos de él un rendimiento a la par con el i7 actual, pero puede que los resultados sean aún mejores.

La llegada de Coffee Lake tendrá también implicaciones en la gama Ryzen de AMD. En nuestras pruebas ya confirmamos que ahora mismo la compra más recomendable es el Ryzen 5 1600, ya que el delta entre este y un Ryzen 7 overclockeado -lo mejor que ofrece la plataforma AMD4 en la actualidad- varía entre un nueve por ciento de rendimiento adicional y un máximo de un trece por ciento. Ahora mismo el Ryzen 5 1600 es más barato que el Core i5, y además es más potente con los motores gráficos modernos. Sin embargo, asumiendo que se cumplan las filtraciones, el Ryzen 5 superará al nuevo i3 Coffee Lake, pero lo tendrá más difícil al enfrentarse al nuevo i5. En la gama alta se mantendrá el dominio de Intel, porque el Core i7 7700K ya supera sin problemas a Ryzen 7, y la diferencia se ampliará con la llegada del 8700K. La clave para Intel será acertar con el precio.

Core i7 8700K Core i7 8700 Core i5 8600K Core i5 8400 Core i3 8350K Core i3 8300K
Núcleos/Hilos 6/12 6/12 6/6 6/6 4/4 4/4
Velocidad base 3.7GHz 3.2GHz 3.6GHz 2.8GHz 4.0GHz 3.6GHz
Velocidad boost 4.3GHz 4.3GHz 4.1GHz 3.8GHz - -
Cache 12MB 12MB 9MB 9MB 8MB 6MB

Lo curioso es que no se sabe nada acerca de de un rediseño de la actual especificación de los Core i7 (cuatro núcleos y ocho hilos) para la octava generación de escritorio. Sin embargo, la arquitectura no va a desaparecer. Los primeros vistazos a los portátiles Acer con Coffee Lake desvelan procesadores i7 de cuatro núcleos y 15W con el complemento de ocho hilos. El i7 8550U tiene una velocidad base de solo 1.8GHz, pero debería llegar a 3.0GHz con turbo o incluso más dependiendo de la carga, con lo cual Coffee Lake parece ofrecer más a otros mercados. La llegada de los cuatro núcleos a los ultrabooks es algo muy importante, e Intel ya promete un incremento del treinta por ciento en el rendimiento de estos dispositivos gracias a la gama de CPUs de octava generación.

Intel planea confirmar todos los detalles de la octava generación de procesadores Core el próximo día 21 de agosto, pero lo que ya sabemos confirma que estamos ante la mayor revolución en la gama de procesadores mainstream para escritorio de Intel de los últimos seis años.

Intel planea confirmar todos los detalles de la octava generación de procesadores Core el próximo día 21 de agosto; será interesante qué más datos pueden aportar a lo que se ha filtrado hasta ahora, aunque lo que ya sabemos confirma que estamos ante la mayor revolución en la gama de procesadores mainstream para escritorio de Intel de los últimos seis años. Más núcleos y más potencia, pero la auténtica pregunta es si los videojuegos realmente necesitan recursos extra de la CPU. Compra un 7700K, móntalo en una placa Z270 y tienes el mejor procesador de cuatro núcleos de Intel, overclockeado de fábrica a 4.5GHz gracias a la función turbo estándar de las placas Z. Es más que suficiente para jugar a día de hoy.

Al respecto, tenemos tres apuntes. Para empezar, si más potencia se convierte en algo estándar es más probable que los desarrolladores empiecen a usarla. En segundo lugar, cuando llegue la próxima generación de Xbox y PlayStation muy probablemente usarán núcleos Ryzen, un auténtico salto generacional respecto a lo que tenemos actualmente, y los juegos usarán considerablemente más la CPU. Llegados a ese punto, la potencia extra será muy útil. Y en tercer y último lugar, si no necesitas ese nivel de rendimiento el nuevo i3 tendrá un precio muy atractivo y funcionará muy bien con la mayoría de títulos, rebajando el coste de un PC decente para jugar a 1080p60.

Pero no todo es de color rosa. Pese a compartir el mismo socket físico que la actual gama de placas base para Intel, el fabricante Asrock ya ha confirmado que las nuevas CPUs no serán compatibles con las placas existentes, lo cual significa que los usuarios de procesadores Intel recientes tendrán que comprar una placa nueva. Pero para aquellos que busquen actualizar, finalmente hay una buena razón para hacerlo: un procesadores significativamente más potente y preparado para el futuro.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios (11)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!