Eurogamer.es

Fast RMX demuestra el salto tecnológico de Switch respecto Wii U

Más resolución, mejores gráficos y un frame-rate más estable.

Con un catálogo de lanzamiento dominado por los ports de Wii U, es difícil ignorar la impresión de que Switch es, a efectos prácticos, una versión portátil de la consola de anterior generación, aunque con una tecnología central diferente. Desde que empezamos a probar los juegos la pregunta que nos hemos hecho en Digital Foundry es muy evidente: ¿hasta qué punto representa un salto tecnológico Switch respecto a Wii U? ¿Cuando los desarrolladores estén más familiarizados con el hardware, qué podemos esperar de él? Fast RMX, de Shin'en Multimedia, demuestra que Switch tiene muchísimo por ofrecer.

Sí, es un remake de un viejo juego de Wii U, Fast Racing Neo, pero desde luego no es un port directo. Comparte recursos, sin duda, pero está claro que los desarrolladores han retocado el diseño técnico de la tecnología de renderizado para sacar un mayor partido del hardware de Switch. Y con esa innovación técnica, Fast RMX continúa esa tradición establecida en los títulos de lanzamiento, todos ellos juegos de carreras. Ridge Racers en PSP, Project Gotham Racing en Xbox y F-Zero en SNES, por ejemplo, demostraron las credenciales del nuevo hardware de forma espectacular. Siendo, quizás, el juego portátil más bonito publicado hasta la fecha, Fast RMX combina un rendimiento fluido con gráficos impresionantes y una adictiva jugabilidad.

El nuevo juego incluye todo lo que tenía el Fast Racing Neo original, y más. Tiene todos los circuitos, junto con todo el DLC. Además hay seis nuevas pistas, y todo en un paquete que ocupa tan solo 835MB. Shin'en se ha ganado la reputación de ser capaz de llevar el hardware de Nintendo en nuevas direcciones, y con Fast RMX parece que el equipo tiene una misión muy clara: sacar todo el partido posible a la tecnología Tegra de Switch. El resultado es una mejora sustancial en la calidad visual, confirmando que la nueva consola de Nintendo es capaz de mucho más que Wii U.

La primera gran mejora está en la resolución. En el Fast Racing Neo de Wii U Shin'en utilizaba un escalado temporal, transformando una imagen de 640x720 a 1280x720. El escalado en Wii U funcionaba, pero eran obvios los parpadeos y los artefactos en la imagen, dejando la impresión de que el juego funciona realmente a una resolución menor. En Switch, Fast RMX abandona por completo la tecnología de escalado temporal y pasa a usar una solución adaptativa, con la que el juego ajusta de forma dinámica la resolución de renderizado en función de la carga de la GPU.

En el modo dock el juego oscila de forma regular entre 900p y 1080p -o incluso menos, en determinadas circunstancias- mientras que en el modo portátil el tope de resolución se sitúa en 720p, con caídas por debajo, especialmente en las panorámicas antes de las carreras. Por lo que sabemos, hay un pequeño problema en el firmware de Switch que provoca un ligero drenaje de recursos de la GPU, y que cuando se corrija permitirá a Fast RMX funcionar a 1080p estable en el modo dock. No hay anti-aliasing per se, pero la mayor resolución y ausencia de parpadeos en Switch hacen que la presentación sea mucho más limpia.

Our video analysis puts Fast RMX to the test, highlighting the vast visual improvements over Fast Racing Neo on Wii U.

La propia presentación también se ha refinado. La GPU más rápida de Switch permite al equipo implementar un sistema de iluminación atmosférica más robusto. En Wii U se usó un sencillo sistema screen-space, pero con RMX cada escena se beneficia de una iluminación más precisa y de mayor calidad. Las circuitos tienen ahora una sensación de riqueza que carecía el original.

En uno de los circuitos incluso se añaden faros dinámicos a los vehículos durante la carrera, una característica que no era posible en Wii U debido a las limitaciones de la GPU. Los efectos meteorológicos también se amplían, mientras que el efecto de las gotas de lluvia en el cristal es ahora mucho más realista. Entre las mejoras de los efectos, el incremento de la resolución y la mejoría en la iluminación, el mundo de Fast RMX es mucho más vivo y atractivo que el de su predecesor para Wii U.

Fast RMX también ofrece HD Rumble, y seguramente sea el mejor ejemplo de esta nueva característica aplicada a un juego de acción. El efecto de vibración se adapta a lo que ocurre en pantalla y realmente mejora la sensación de estar jugando. El efecto se creó transformando las bandas de frecuencia de los efectos de sonido originales a varias frecuencias de vibración, y luego esas bandas de frecuencia se ecualizan para ofrecer la sensación final. El resultado es una mezcla de sonido, vibración y estimulación visual que en conjunto funciona estupendamente bien.

El menú principal también se ha rediseñado con nuevos recursos a 1080p y transiciones mejoradas. Un nuevo menú de opciones por fin permite a los usuarios configurar los controles y las opciones gráficas, como la aberración cromática o la exposición HDR, las cuales se pueden modificar en función de los gustos del jugador. Y los tiempos de carga también son más rápidos, tanto en el modo dock como en el modo portátil.

SwitchWii U

La mejora en la calidad de imagen en Switch elimina los artefactos presentes en el juego de Wii U, los cuales son evidentes, por ejemplo, en los reflejos a lo largo del techo del tubo.

SwitchWii U

Aparte de eliminar los artefactos de renderizado, los cambios en la iluminación permiten también una presentación más vibrante en Switch.

SwitchWii U

Los efectos de climatología mejoran en Switch, y la iluminación del circuito parece más natural.

SwitchWii U

El motion blur se renderiza con más precisión en Switch. La versión del efecto en Wii U introduce un montón de glitches visuales a lo largo de la escena.

Todo esto opera a unos suaves 60FPS tanto en el modo dock como en el portátil. A lo largo de varias horas de juego Fast RMX ofreció un nivel de rendimiento sólido como una roca en la campaña. Hay alguna caída aislada de vez en cuando, pero es virtualmente indetectable por el ojo humano. El juego de Wii U prácticamente lograba esto, pero había circuitos donde el rendimiento caía alrededor de los 50FPS, algo que ya no ocurre en Switch.

Ese rendimiento se logra usando la resolución adaptativa. Básicamente, cuando la GPU excede el 95% de los recursos disponibles, la resolución se reduce en pasos del 0.001 por ciento para que la transición entre las diferentes resoluciones sea suave. Eso es básicamente un pixel por frame, lo cual sigue bajando hasta que los recursos de la GPU están por debajo del 95%. El juego actualiza constantemente la resolución en pequeños incrementos según la carga en la GPU, eliminando saltos bruscos entre resoluciones fijas en el proceso.

Los modos a pantalla partida también operan a 60FPS, incluyendo los de tres y cuatro jugadores - una mejora clara respecto Wii U, donde estos dos últimos funcionaban a 30FPS. Aunque el multijugador local mantiene, por lo general, los 60FPS del modo campaña, sí nos encontramos algunas caídas momentáneas que persistieron no más de una par de segundos.

La impresión general es que, ya juegues a la campaña o al multijugador, en el dock o en el modo portátil, puedes esperar una experiencia estable a 60FPS. Ese refresco no es solo el objetivo, es lo que razonablemente podemos esperar en la campaña dado lo rica que es la experiencia en pantalla. Que esos 60Hz se mantengan también al jugar en el modo portátil es algo aún más impresionante.

Es justo decir que Fast RMX nos ha impresionado de verdad. Es un juego muy bonito, cargado de contenido y que es divertido de jugar. Aunque algunos de los títulos lanzados junto a Switch parecen demasiado caros para lo que ofrecen, Fast RMX no es uno de ellos. Con tanto contenido, Fast RMX puede ser, de hecho, el juego con mejor relación calidad-precio de la eShop, y junto con The Legend of Zelda: Breath of the Wild una compra esencial para los poseedores de la nueva consola de Nintendo.

Traducción por Josep Maria Sempere.

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!