¿Qué podemos esperar del iPhone 5?

Digital Foundry estudia si será una evolución o una revolución.

Si nuestras fuentes están en lo correcto durante los próximos doce meses veremos finalmente como la tecnología gráfica para móviles alcanza la capacidad de las actuales consolas de sobremesa. La era de los 28nm se acerca rápidamente, y junto con los avances realizados en ingeniería de eficiencia energética permitirá que veamos una GPU móvil que - por lo menos sobre el papel - iguale la potencia del núcleo gráfico Xenos de la Xbox 360.

Piensa en el PowerVR SGX543 MP4 en el interior de la PlayStation Vita o el iPad con pantalla Retina. Según nuestras fuentes, el chipset de próxima generación PowerVR "Rogue" de IMG podría ofrecer cinco veces más potencia de proceso. En combinación con la nueva CPU ARM Cortex A15 estamos ante una posibilidad real de que los dispositivos móviles sean una plataforma viable para los desarrolladores de títulos triple A. Lo que Sony ha conseguido con Vita gracias a excelentes herramientas y acceso directo a los componentes podría ser igualado o incluso superado mediante toda esa potencia bruta.

Está nueva tecnología emergente coloca a Apple en una posición complicada. La compañía ya parece haber adoptado una cadencia parecida a la de Intel, lanzado un producto innovador un año, una versión mejorada al siguientes y luego reiniciando el ciclo. El iPhone 4S era claramente un producto refinado más que no uno innovador, así que la adopción del procesador A15/Rogue como base para un producto puntero es demasiado buena como para ignorarla. Tan sólo hay un problema: las fábricas de 28nm escasean en estos momentos, y no se puede entregar el volumen de chips que requeriría un lanzamiento masivo como el de un nuevo iPhone. Existe una posibilidad muy real de que el próximo terminal de Apple sea una revisión de una revisión, en vez de un nuevo producto revolucionario.

¿Qué será lo próximo para el smartphone más popular del mundo? Aunque hay cierto desconocimiento sobre lo que llevará en sus tripas, la prensa especializada es unánime respecto a la carcasa de lo que se ha denominado (una vez más) iPhone 5. Apple tiene grandes problemas para mantener en secreto algunas partes OEM de sus nuevos productos, lo cual provoca filtraciones. Gracias a ella puedes componer un puzzle con el aspecto del próximo iPhone. Literalmente.

En iLab Factory han conseguido varias partes del nuevo iPhone, que al juntarse dar una imagen convincente de la carcasa "unibody": es más largo que el actual 4S para acomodar la mayor pantalla de cuatro pulgadas, y el tradicional conector dock de Apple deja paso a una revisión más pequeña. Otros cambios son más sutiles, como los agujeros más pequeños para el micrófono y el conector para auriculares, que ahora está situado en la parte inferior del dispositivo.

La gran pantalla es el elemento más intrigante. Con el nuevo iPad de este año Apple ha llevado la resolución Retina a la tableta, pero esta innovación en la tecnología de las pantallas ya se implementó en 2010 con el iPhone 4. En un principio parece que el nuevo dispositivo mantendrá la misma densidad de pixeles que el 4S, simplemente ampliándose de forma vertical para acomodarse a la pantalla - en el simulador de desarrollo de iOS6 parece tener la lógica resolución de 640x1136. Otros smartphones han ido más allá, siendo las pantallas 720p de cinco pulgadas relativamente comunes en dispositivos Android de gama alta, pero las manías de Apple respecto a los grandes tamaños son públicas y notorias.

Más allá de la pantalla, la carcasa ofrece algunas sorpresas más, sugiriendo que cualquier avance importante en el nuevo iPhone de Apple estará concentrado en su interior. Descartando por un momento la fabricación a 28nm, ¿qué pueden hacer? La posibilidad más obvia es que sigan el camino de la tecnología del iPad, la cual ha tenido un gran éxito con los chips A4 y A5. El iPhone 4 y el iPhone 4S utilizan los mismos procesadores que el iPad y el iPad 2, reduciendo la velocidad en un veinte por ciento para conservar autonomía de la batería y que el calor disipado sea aceptable.

La conclusión lógica es que el próximo iPhone seguirá ese camino, tomando la actualización gráfica de cuatro núcleos del A5X para juntarla con la pantalla de 1136x640. Esto podría llevarnos a un producto más equilibrado que el nuevo iPad, en el cual los juegos 3D más avanzados sufren para funcionar con la brutal resolución Retina. El A5X representa una mejora del 100% en potencia de GPU respecto al actual A5, pero asumiendo que el rumor de los 1136x640 sea cierto tan sólo necesitaría un 18,3% extra. Siguiendo este camino no veríamos una gran revolución en juego móvil, pero los títulos existentes que no tienen el frame-rate bloqueado funcionarían mucho más rápido. Es fácil imaginar títulos más complejos como Infinity Blade 2 alcanzando los 50 o 60 frames por segundo.

Pero incluso esta idea de reutilizar tecnología existente supone un reto para Apple. El A5X fue diseñado principalmente para que la resolución Retina funcionase en el iPad. Para conseguirlo, Apple tuvo que duplicar la potencia de la GPU e introducir en el chasis una batería mayor para mantener las diez horas de autonomía. El A5X es un chip grande y que consume bastante - ocupando cerca de 163mm2 - igual que el Penryn quad-core de Intel, el cual también está fabricado en 45nm. A diferencia del A4 y el A5, parece poco probable que se pueda llevar tal cual el chip al nuevo iPhone. Habría que hacer cambios, desde luego.

Apple ya ha demostrado como puede cumplir ese objetivo con la versión revisada del iPad 2, conocida internamente como "iPad 2,4". En él se usa el mismo chip A5, pero reducido de 45nm a 32nm, como demuestra el excelente análisis de Anandtech, y las mejoras de batería son significativas: Infinity Blade - también conocido como 'come-batería' - llega hasta las 7,9 horas en el chip de 32nm, en vez de las 6,12 del de 45nm. Es interesante apuntar que este mismo juego sólo llega hasta las 5,58 horas en el iPad Retina a pesar de tener una batería más grande que la del Macbook Air de once pulgadas - resultado del consumo del A5X de 45nm y la pantalla de gran densidad.

Con el mismo proceso de reducción aplicado al A5X el chip sería una opción mucho más viable para el próximo iPhone - el consumo energético se reduce a niveles aceptables y hay más espacio en el chasis para incluir baterías de más capacidad. Una reducción de 45nm a 32nm también llevaría el tamaño del procesador a algo similar al A5 del 4S. Añade la habitual reducción de velocidad de reloj del 20% y entonces un chip diseñado para una tableta con altísima resolución pasa a ser viable en el nuevo iPhone, ofreciendo el mejor rendimiento posible para la actual generación de juegos de la App Store.

"La misma tecnología de 28nm de la próxima generación de Xbox y PlayStation podría permitir a los dispositivos móviles alcanzar el nivel gráfico de las actuales consolas HD."

Pero la realidad es que desde una perspectiva técnica un iPhone con A5X sería otro producto evolutivo como el 4S: el rendimiento móvil actual con una pantalla más grande, posiblemente más RAM y otras novedades del iPad como la compatibilidad 4G LTE. Más allá del hardware, Apple usará el futuro iOS6 para proporcionar características por software que harán el lanzamiento del nuevo móvil algo más atractivo. Mientas, el lanzamiento de un iPad Mini más barato sólo puede suponer buenas noticias para Apple.

Todo esto será posiblemente suficiente para mantener a Apple en su trono, aunque supone también una oportunidad para sus competidores. El chip Qualcomm S4 es especialmente interesante: combina el ARM Cortex A15s de cuatro núcleos con el núcleo gráfico Adreno 320. De hecho, Qualcomm parece ser el único fabricante con un compromiso claro con la tecnología de 28nm capaz de suplir la demanda. Más adelante podemos ver un combo A15/Rogue de otra compañía aparte de Apple. Sony ya ha anunciado ese tipo de producto, y fuentes fiable aseguran que el NovaThor A9600 supone una revolución a nivel de rendimiento móvil - la quimera del rendimiento de una consola de actual generación reducida a un minúsculo chip.

En términos de un iPhone de nueva generación con un rendimiento similar al de las consolas HD, aunque es díficil pensar que Apple lo pueda conseguir este año no es imposible para una compañía con tanto dinero como la de Cupertino. La tecnología está ahí, es sólo cuestión de encontrar alguien que pueda fabricarla, y Samsung - el partner habitual de Apple para la fabricación - no está en condiciones de hacerlo. De hecho, si la compañía espera conseguirlo para el debut del próximo iPad a finales del primer trimestre de 2013, con el lanzamiento de una SmartTV más tarde, será un logro considerable.

Comentarios (32)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!