Análisis del PlayStation 3D Display

Digital Foundry examina en profundidad la alternativa de Sony a las 3DTVs.

La televisión 3D PlayStation ha llegado a las tiendas europeas esta semana sin hacer mucho ruido, tras su estreno en Estados Unidos el pasado año. El retraso es desconcertante y no dice mucho en favor de Sony, teniendo en cuenta cómo ha cambiado el mercado en los últimos meses: los monitores para PC de 27 pulgadas con HDMI 1.4 y compatibilidad con DVI de doble canal están disponibles aproximadamente por el mismo precio, mientras que el coste de los televisores 3D más grandes también ha descendido.

Teniendo eso en cuenta, la cuestión aquí es si vale la pena lanzar un monitor 3D de 24 pulgadas por casi 500 euros, especialmente cuando la propuesta de Sony carece de las características que pueden encontrarse en muchas pantallas para PC y ofrece una funcionalidad menor que la mayoría de smart TVs existentes hoy en día. La buena noticia es que, pese a todo, tras probar esta unidad a fondo durante cinco meses creemos que sigue siendo un producto excelente que merece tu consideración.

Algo que hay que dejar claro desde el principio es que el PlayStation 3D Display no es un televisor de alta definición propiamente dicho: no hay entrada para antena y no cuenta con un sintonizador de TV. En lugar de eso es un monitor con conectividad diseñado para un rango de dispositivos multimedia externos que ofrece una solución asequible, aunque la pantalla sea pequeña, para aquellos que busquen iniciarse en la carrera del 3D sin que el aparato ocupe el espacio de una gigantesca HDTV. 500 euros por una pantalla tan pequeña es un precio alto cuando lo comparamos con las 3DTV de gama baja (una de 40 pulgadas puede encontrarse por no mucho más de 600 euros), pero frente a monitores de tamaños parecidos es una muy buena opción, especialmente si se tiene en cuenta la cantidad de tecnología punta que hay condensada en el interior del monitor y su rendimiento general.

Sony se las ha apañado para crear un bonito monitor LCD retroiluminado por LEDs con procesado MotionFlow a 240Hz. También lleva incorporados un par de altavoces, compatibilidad con los modos 3D más comunes (a través del HDMI 1.4) y SimulView - una forma totalmente nueva de presentar pantalla partida en los videojuegos usando las gafas 3D. En conjunto es un buen equipo que presenta algunas ventajas frente a la competencia, pero que también tropieza con algunos defectos por el camino.

Primeras Impresiones: Espectacular calidad de fabricación

El PlayStation 3D Display viene con un par de gafas activas recargables, una base, conexión para USB y HDMI y dos juegos (Gran Turismo 5 y Killzone 3 reemplazan al juego que la acompañaba inicialmente, MotorStorm: Apocalypse).

El aparato cuenta con todas las características de un elegante producto de Sony, con una estética de alta tecnología que se ve mucho mejor en vivo que en algunas de las fotos oficiales. Las limpias líneas de la parte superior e inferior se unen con bordes curvados en los lados, que rodean una pantalla de cristal, y la base que la acompaña se ajusta a las curvas del monitor. El aspecto general destaca bastante y la calidad de la fabricación es considerablemente sólida.

Nos gusta el uso de la pantalla de cristal porque ayuda mejorar la percepción del ratio del contraste añadiendo un poco más de profundidad a la imagen. El único punto flojo es que no hay ningún tipo de protección para evitar los reflejos. Nos dimos cuenta de que casi es necesario correr las cortinas o tomar medidas para reducir la cantidad de luz que llega al monitor durante el día, lo cual no es precisamente ideal si queremos jugar continuamente.

A diferencia de los monitores habituales, el PlayStation 3D Display viene con un set de altavoces estéreo y un subwoofer incorporado, algo que no vemos muy a menudo en las pantallas pequeñas. La calidad del sonido es excelente teniendo en cuenta el tamaño del aparato: hay más profundidad en el audio de lo que esperarías de unos altavoces tan pequeños, con tonos de rango medio y bajos que responden con más fuerza que la mayoría de pantallas pequeñas LCD. Realmente puedes oír el estruendo causado por las explosiones y otro tipo de efectos, aunque si subimos el volumen para llenar una pequeña habitación el sonido empieza a aparecer distorsionado.

En lo que respecta a la conectividad hay dos puertos HDMI en la parte derecha, junto con una entrada para componentes y una clavija para los auriculares. Con esto sería suficiente, pero hay algunas omisiones notables: por ejemplo el hecho de no poder aceptar una señal de PC, al no haber entradas VGA ni DVI, y la falta de puertos USB, lo que significa que no puedes usarlo para cargar las gafas que vienen con el monitor - una curiosa elección que no tiene mucho sentido si lo comparamos con otros productos similares del mercado.

Da la sensación de que Sony espera que los usuarios conecten dos consolas a través de HDMI y dejen la entrada por componentes libre para un decodificador (visto que la unidad no cuenta con sintonizador de TV ni entrada para antena) o para quizá una PS2 o una PSP, mientras usa algún dispositivo externo para cargar las gafas 3D. En una pantalla de 500 euros esperarías algo más por tu dinero, teniendo en cuenta que hay otros monitores 3D similares que ofrecen mucho más en lo que respecta a las entradas.

Además, el PlayStation 3D Display es riguroso con las especificaciones del HDMI 1.4 (a diferencia del monitor Acer HN274H), por lo que los modos 3D "lado/lado"y "arriba/abajo" son compatibles con las opciones framepacking 720p y 1080p (para películas). Es una buena noticia porque significa que todos los juegos de consola que sean compatibles con el contenido estereoscópico pueden usarse en el monitor sin tener que usar varios adaptadores y diferentes cables de vídeo.

En la caja vienen un par de gafas con la tecnología Active Shutter de Sony que deberían ser compatibles con la mayoría de televisores 3D que emiten en infrarrojo y no sólo con el PlayStation 3D Display, aunque todo depende del modelo. A pesar de su apariencia voluminosa, las gafas no pesan mucho y no tuvimos ningún problema en llevarlas puestas tras un corto periodo de adaptación, aunque tras unas horas de uso nos dimos cuente de que tenían tendencia a apoyarse un poco más de lo necesario en el caballete de la nariz. Como es de esperar con este tipo de gafas, las imágenes aparecen ligeramente oscuras cuando se activa el efecto 3D, pero además aquí también se añade un tinte verdoso que es un poco más evidente que en las gafas de otros fabricantes. Hay algo de parpadeo cuando se usan, pero apenas es visible en la mayoría de contenido que probamos.

Menús y opciones

Los controles de usuario están en la parte posterior derecha, por lo que no interfieren con el cuidadoso diseño. El botón de encendido que está encima resalta un poco más que los otros y el de la parte inferior está bien disimulado. Eso permite identificarlos rápidamente cuando buscas a ciegas para ajustar la configuración del monitor.

Con los menús Sony ha decidido deshacerse de su característica interfaz Cross Media Bar (XMB) presente en su mayoría de HDTVs Bravia y en PS3, y la ha reemplazado por una solución más directa, algo comprensible dado la complicada posición de los botones, que permanecen ocultos cuando miramos al monitor. Las opciones en pantalla son claras y fáciles de usar, y el añadido de un pequeño 'menú rápido' en la parte derecha de la pantalla (alineado con los controles de usuario de detrás) también es muy útil.

Dicho esto, Sony podría haber incluido un mando a distancia compacto para ponernos las cosas más fáciles, especialmente porque vas a encontrarte cambiando la configuración frecuentemente por la forma en que se guarda. Sony ha dicho que el monitor es compatible con el nuevo mando a distancia de PlayStation, así que esperamos que puedas acceder a todas las funciones a través de él cuando finalmente esté disponible.

"La falta de un mando a distancia incluido en el paquete es un poco desconcertante teniendo en cuenta el precio, y la peculiar configuración del monitor requiere hacer un montón de ajustes innecesarios."

Mirando más detenidamente, el rango normal de opciones básicas que hay en la mayoría de monitores están disponibles, y están dispuestas de forma global en lugar de una para cada entrada o modo de visualización. Eso significa que tienes que ajustar y reajustar constantemente la configuración cuando cambias entre contenido 2D y 3D para calibrar cada formato adecuadamente, lo que puede terminar siendo muy molesto. No obstante es posible lograr resultados razonables con la mínima cantidad de tonterías: descubrimos de que cuando miras contenido en 3D puedes salir al paso simplemente incrementando la retroiluminación un poco (así como el brillo para aumentar el detalle de las sombras) para lograr una imagen estereoscópica que es comparable con la del 2D. No es perfecto, pero preferimos eso a tener que toquetear constantemente el monitor cuando cambiamos entre el material en 2D y 3D.

Pueden cambiarse varias configuraciones de sonido e imagen con modos como el Dinámico, el Estándar y el Cine, cada uno con diferentes configuraciones RGB, así como los controles para ajustes más específicos (Brillo, Contraste, Retroiluminación etc.) La opción Display configura el aspecto del ratio y habilita y deshabilita el control del HDMI, mientras que el 3D seleccionable te permite elegir manualmente qué modo estereoscópico utilizar (lado/lado, arriba/abajo, etc) o dejar que el monitor lo detecte automáticamente. Desgraciadamente por razones desconocidas la opción Display no es seleccionable cuando se usan entradas HDMI, aunque podemos ajustarlo cuando usamos componente.

Tampoco hay opciones de calibración avanzada de la imagen para ajustar la escala de grises o los colores, aunque están las opciones 'color' y 'tono' que nos permiten asegurarnos de que la imagen nunca luzca sobresaturada, una de las muchas quejas del Acer HN274H.

Calidad de Imagen

Las primeras impresiones del PlayStation 3D Display en acción son muy favorables. La pantalla de 24 pulgadas y la resolución a 1080p hace que la experiencia de visionado sea más fresca, con detalles sutiles y muy vivos en las imágenes generadas por computadora y en las películas. Navegar por la web, procesar texto y otras tareas relacionadas con las computadoras también se benefician del tamaño del píxel debido a la resolución de la pantalla - 24 pulgadas parece ser el punto exacto para mantener la nitidez mientras se producen imágenes que pueden cubrir tu campo de visión en una configuración de escritorio.

Los beneficios de usar retroiluminación por LED ofrecen contrastes de ratios mayores y una mayor claridad (esencial para contrarrestar la pérdida de luz cuando lo vemos en 3D), mientras que el consumo de energía también se reduce cuando lo comparamos con la tecnología tradicional de retroiluminación CCFL. El punto folojo es que el clouding o sangrado es algo común, mostrando otra de las fallas de la pantalla.

Es raro encontrar un monitor que esté libre de estos problemas, pero parece que nos haya tocado el premio gordo con la última oferta de Sony: la uniformidad del panel es excelente para un monitor en el qe los LEDs iluminan desde las esquinas (edge-lit), y no tuvimos problemas de banding o clouding cuando jugábamos a juegos o veíamos películas. Sólo alertamos una pequeña manifestación de esos problemas en una pantalla gris destinada precisamente a mostrar esos errores dentro de una habitación muy oscura, y tampoco es que importen demasiado. Los ángulos de visión también son decentes. Se puede ver la pantalla correctamente desde los lados, aunque no en ángulos extremos - algo que alegrará a aquellos que pretenden usar la tecnología de pantalla partida SimulView.

"El sangrado de la retroiluminación no resultó un problema en nuestra unidad y los ángulos de visión son geniales, lo que beneficia a la tecnología SimulView para dos jugadores"

Mientras que el PlayStation 3D Display no tiene una claridad como la del Acer HN274H, ofrece la suficiente luz como para ver contenido 3D durante el día. También hay un buen equilibrio entre el panel del brillo y el contraste. Como resultado, los niveles de negro son razonablemente decentes (aunque no increíbles), mientras que la respuesta de la gamma resulta muy buena en nuestra unidad, revelando un montón de detalles en escenas claras y oscuras. La medimos y estaba alrededor de 2,3, aunque no tiene efectos negativos en el contenido.

Como es usual el Modo Cine y una temperatura de colores cálida ofrecen los mejores resultados, así que sugerimos que sea tu configuración de partida con el monitor. Las imágenes se muestran llenas de detalles y claridad, y se nota el efecto tridimensional cuando juegas a juegos o miras películas en Blu-ray; los colores no están espantosamente exagerados, y la imagen resultante es muy placentera para la vista. Debido a la ausencia de controles de calibración avanzados, el monitor no cumple los estándares de la industria para masterizar contenido en alta definición (una temperatura de color D65 y alcanzar los colores del espacio Rec 709) lo que, aunque es algo decepcionante, tampoco hunde la compra. Como consecuencia los niveles de temperatura de los colores están alrededor de 7700k, con tonos de piel que lucen un poco pálidos y con blancos que tienen un tinte azulado.

Para aquellos que quieran el producto como monitor secundario, como es el caso de la mayoría, probablemente no sea un problema debido a que una completa precisión no es necesaria para crear una imagen de calidad. Creemos que una temperatura de color más fría y sus efectos serán un problema menor que los colores sobresaturados y los tonos faciales rosados del Acer que vimos el pasado año. La reproducción de colores básicos es visiblemente superior, y eso tiene un efecto positivo cuando vemos distintos tipos de contenido en la pantalla.

Rendimiento 3D

El rendimiento 3D es algo en lo que el Acer HN274H nos decepcionó, con problemas que afectaban a la excelente capacidad del monitor para producir vibrantes imágenes 3D en movimiento. Al Asus VG278H le fue mejor en ese aspecto, pero sigue teniendo problemas con los contenidos de alto contraste.

Para ser justos, el PlayStation 3D Display se las arregla razonablemente bien cuando maneja imágenes estereoscópicas, sin muchos efectos secundarios. Las escenas más vertiginosas se ven muy bien cuando se compara con pantallas LCD de 60Hz (debido al procesador de 240Hz) y las imágenes están renderizadas con una profundidad apabullante (en lo que respecta a los videojuegos, por supuesto), algo a lo que ayudan los decentes niveles de negro y la buena respuesta de la gamma, haciendo que las imágenes se salgan de la pantalla.

En rasgos generales el nivel de interferencias presente es aceptable, aunque sigue habiendo lugar para mejorar. Hay desincronización entre el monitor y las gafas, lo que hace aparecer algunos tenues efectos dobles en las imágenes de las escenas más oscuras con mucho detalle en las sombras y, ocasionalmente, algunos artefactos más visibles cuando vemos algo de mayor contraste.

No obstante, los resultados mostrando el mismo material son muy superiores a los del Acer, algo que no nos distrajo demasiado de la acción en pantalla. Es únicamente cuando aumentamos el nivel de luz del monitor para jugar en una habitación más iluminada cuando el nivel de diafonía se convierte en una molestia.

Las imágenes que os mostramos debajo muestran que los efectos de la diafonía son muy discretos cuando aparecen. En particular, el principio de Killzone 3 ofrece muchas escenas que pueden mostrar fácilmente los artefactos en imágenes dobles, y aun así no tuvimos problemas con eso. Por otro lado, las zonas oscuras en Sonic Generations dan algún problema, y pueden detectarse fácilmente algunos artefactos cuando aparecen, hasta el punto de que pueden llegar a distraerte de tu partida. En otros juegos como Gran Turismo 5 y Batman: Arkham City sólo era notable una pequeña cantidad de diafonía, a excepción de unas pocas zonas en las que aparecía la imagen fantasma.

"Teniendo en cuenta la cantidad de problemas de diafonía que hemos visto en anteriores monitores LCD de escritorio, el PlayStation 3D Display es una mejora significativa."

Curiosamente también encontramos que el tinte verde de las gafas 3D compensa parcialmente el azul producido por la ligeramente elevada temperatura del color - aunque no sin crear un efecto verdoso en la imagen - y como resultado las cosas se ven más naturales. Para ser justos, lo que tenemos aquí es un compromiso para combatir la falta de modos y la decoloración adicional cuando se ven imágenes con las gafas 3D.

La decisión de ofrecer unos colores de una temperatura mayor también parece haberse tomado para aumentar el brillo de la imagen para el contenido estereoscópico sin afectar demasiado a la imagen en dos dimensiones - el PlayStation 3D Display no llega a los impresionantes niveles de brillo que hay en la mayoría de monitores 3D y HDTV. Son cosas que podemos aceptar dada la calidad de las imágenes que se muestran, aunque tenemos la sensación de que haber tenido configuraciones separadas para modos diferentes hubiera ayudado a restarle importancia a esos problemas y a ofrecernos una imagen más equilibrada en todos los modos.

SimulView - La pantalla dividida se convierte en la pantalla completa

Aunque el juego en 3D puede que sea el objetivo de Sony con el PlayStation 3D Display, su otro punto clave es la tecnología SimulView de la compañía, y tiene verdadero potencial para ser una alternativa al juego a pantalla partida si se maneja bien. SimulView funciona igual que si ofreciéramos una imagen estereoscópica en pantalla, pero con una pequeña alteración: se renderizan diferentes puntos de vista para cada ojo, pero se duplican antes de enviarse a cada jugador. El jugador uno ve el ojo 'izquierdo' en ambos ojos y el jugador dos el 'derecho', por lo que el resultado es que cada persona tiene su imagen completa en 2D.

Los juegos compatibles por el momento incluyen Gran Turismo 5, Killzone 3, Super Stardust HD y MotorStorm: Apocalypse a través de actualizaciones online en la PSN. La lista es impresionante considerando que la tecnología acaba de salir. El PlayStation 3D Display es el único monitor compatible con SimulView, pero la compañía está considerando seriamente incluirlo en su rango de televisiones 3D.

La mayor ventaja cuando se usa el SimulView es que, comparado con la pantalla partida, el campo de visión es completo para cada jugador, siendo igual que una experiencia para un jugador. Aunque varios títulos normalmente incluyen los modos a pantalla partida de distintas formas - dividiendo la pantalla horizontal o verticalmente, e incluso recortando la imagen en un intento por mantener el aspecto de la imagen - todos tienen una cosa en común: el campo de visión de ambos jugadores se reduce drásticamente, y eso impacta en la experiencia. Las imágenes que os mostramos a continuación muestran lo que verás cuando pruebes el SimulView. La diferencia es considerable.

Tener tu propia pantalla en los juegos para dos jugadores con sólo un monitor tiene algo de revolucionario. En el pasado, lograr algo similar suponía unir dos consolas con dos televisores distintos - un pesado y lento proceso para los juegos multijugador que normalmente significaba mover un montón de cosas para acomodarlo todo, o unir ambas consolas desde habitaciones separadas. La experiencia más social para aquellos que viven en la misma casa.

No obstante la tecnología no es perfecta, y hay un par de advertencias que hacen que la experiencia no llegue a ser la alternativa definitiva a la pantalla partida tradicional. La primera tiene que ver con la visualización de la acción. Aunque es posible que dos personas más vean lo que está pasando en la pantalla, sólo podrán ver el punto de vista de uno de los jugadores. Para ver cómo le va al otro jugador tendrán que cambiar el punto de vista presionando el botón de las gafas, lo que hace que esta característica no sea muy atractiva cuando jugamos con un grupo de amigos alrededor. También nos gustaría ver la tecnología funcionando en monitores más grandes y pantallas HDTV grandes. Funciona bien en una pantalla pequeña, pero estar dos personas alrededor de ella no es siempre algo ideal.

En relación a los juegos, en muchos casos hemos encontrado que la resolución del framebuffer es significativamente menor para sobrellevar el trabajo extra de renderizar los píxeles, necesario para crear puntos de vista separados para cada jugador, mientras que aumentan los costes del procesador. Otros elementos de la escena, como toda la geometría, tienen que renderizarse dos veces, una para cada punto de vista. En el peor de los casos mirar un juego se convierte en algo molesto: en Killzone 3 las cosas aparecen muy borrosas, con muchos dientes de sierra y esquinas resplandecientes debido a que el recortado framebuffer está reescalando a 720p. Pero en cualquier otro modo la calidad no se resiente tanto. Gran Turismo 5 sacrifica menos resolución, por ejemplo, y el uso del anti-aliasing 2x multi-sampling se traduce en un menor impacto de artefactos en la imagen.

"SimulView tiene un rendimiento similar a los títulos de PS3 con el 3D estéreo regular debido a la tasa de relleno de los píxeles y a que la geometría necesita ser procesada para ambos jugadores."

Super Stardust HD es fácilmente el mejor. Hablamos de framebuffers a 720p nativos para ambos jugadores, y hay una verdadera sensación de que el aspecto general no se resiente de la misma forma que en los otros dos juegos que hemos usado con SimulView. El juego no es tan complejo visualmente como los otros dos, y necesita menos del procesador para renderizar diferentes puntos de vista, pero sigue funcionando a 60 frames por segundo, lo que es algo destacable.

El monitor hace algunos cambios en la imagen antes de que se muestren al jugador, pero no es algo muy bienvenido. El procesamiento adicional que tiene lugar parece reducir a la mitad la resolución para cada jugador, y aparecen algunas líneas cuando jugamos usando el SimulView. Su impacto depende mucho del juego que estemos jugando; en los juegos de alta resolución como Super Stardust HD se ve bastante bien, y en títulos como Killzone 3 aparece más suave que nunca debido a su naturaleza sub-HD cuando corre en este modo.

También descubrimos un conjunto de artefactos notablemente visibles en la parte superior de la pantalla cuando se muestran escenas más brillantes. Como esta zona normalmente está llena de imágenes uniformes de alto contraste (el cielo diurno, por ejemplo), se ve fácilmente durante una partida cualquiera, y no nos sorprendería que mucha gente viera esto como una 'tara' de su unidad. Por el momento nosotros no estamos totalmente seguros de que no lo sea.

Saber por qué Sony insiste en aplicar esta capa extra de procesamiento no está claro. Primero nosotros pensamos que podía ser para reducir los efectos de la diafonía, evitando que un jugador pueda hacer trampa mirando a la imagen fantasma del otro jugador en su pantalla. Pero mirando detenidamante a la pantalla vemos que el nivel de artefactos de imagen doble está a la par con lo que hemos visto cuando mirábamos contenido en 3D. Quizá el problema reside en tener que crear imágenes duplicadas para los ojos izquierdos y derechos antes de enviarlos a cada jugador - reduciendo a la mitad la resolución disponible para cada ojo.

Sea como sea, sí que afecta a la experiencia de tener tu propia pantalla para ti mismo. No es, no obstante, un problema muy gordo cuando tienes en cuenta el limitado uso que los juegos de hoy en día le dan al multijugador local, pero preferimos tener nuestro propio punto de vista en un estado un poco comprometido en lugar de tener que compartir la mitad de la pantalla con un campo de visión reducido. A pesar de comprometer la calidad de la imagen seguimos sintiéndonos más inmersos en la acción.

Procesamiento de Vídeo

Cuando hablamos del procesamiento de vídeo no encontramos la misma calidad escalando que en las principales HDTV de la marca - incomprensible debido a que PlayStation 3D Display tiene el objetivo de ser un 'producto de entrada' para la compañía. Aun así está el impresionante MotionFlow 240Hz, que hace un trabajo más que digno reduciendo el motion blur y conservando la mayor parte del detalle de las fuentes HD.

El añadido de la interpolación a 240Hz también mejora la capacidad del monitor para manejar imágenes en movimiento sin mejorar artificialmente el frame-rate en contenido a 60 y 30Hz, aunque parece reducir la vibración a bajos niveles de refresco. No obstante las cosas no son perfectas, y encontramos que el procesamiento no funciona del todo bien: algunas veces aparecen grandes cantidades de tearing mientras jugamos a juegos de 60FPS (en títulos que sabemos que tienen un v-sync muy sólido, como Super Mario Galaxy de Wii.) Originalmente pensábamos que podía ser algún bug específico del juego debido a alguna actualización online, pero experimentamos el mismo suceso en unos cuantos juegos sin parchear.

El problema puede arreglarse apagando el monitor o reiniciando el dispositivo conectado en cuestión, y también funcionó cambiar de resolución en PS3 y 360. Desgraciadamente, cuando el error aparece es más notable que la mayoría de tearing en juegos que no tienen v-sync, con un temblor constante hacia arriba y abajo. Hace ya algunos meses que tenemos nuestra unidad, así que con un poco de suerte estos problemas de procesamiento han tenido que solucionarse ahora que el monitor está disponible en el Reino Unido.

"El PlayStation 3D Display se desenvuelve bien escalando material en HD, pero las definiciones estándar aparecen demasiado borrosas y suaves."

A la hora de escalar, el material en 720p se maneja bien para un monitor. El cambio de tamaño de las imágenes en alta definición mantiene las cosas con buen aspecto, con alguna pequeña acentuación de los jaggies y una suavidad adicional. Por otro lado, las fuentes de definición estándar (420p y 576p) salen peor paradas. Como muestran las imágenes de los DVD de Avatar y Donkey Kong Country Returns en Wii que os mostramos debajo, desaparece una buena cantidad de detalle en el proceso de reescalado.

En otras zonas nos gustó descubrir que cualquier nitidez artificial de la imagen en las esquinas puede desactivarse descendiendo hasta 0 dicho control en el menú, dejando el contenido a 1080p libre de cualquier halo alrededor de ellas y ofreciendo detalles naturales.

El Playback 24p también está presente para ver películas Blu-ray (una agradable sorpresa), lo que elimina la vibración adicional apreciable cuando observas material masterizado a 24 frames por segundo convertido a 60Hz. En lugar de eso vemos un movimiento suave, como debía pretender el director, sin ningún tipo de vibración que forme parte de la fuente original y de las limitaciones de usar una tasa de refresco tan baja.

Análisis de Latencia

"Independientemente del modo de visionado, la latencia del PlayStation 3D Display está alrededor de los 33ms. No es fantástico, pero sigue estando por encima de la mayoría de televisores HD."

Debido a que Sony ha elegido dejar el sistema MotionFlow a 240Hz activado permanentemente para reducir el motion blur, sería esperable que hubiera una gran cantidad de lag cuando jugamos debido al procesamiento adicional que tiene lugar. Pero los resultados son sorprendentes: pudimos medir exactamente dos frames de lag cuando se transmitía a la pantalla contenido a 720p y a 1080p, traduciéndose en una respuesta de 33ms. Es más rapido que muchas televisiones en HD medidas de la misma forma.

Es probable que muchos jugadores no se den cuenta del lag si están acostumbrados a visualizaciones rápidas, aunque podemos notar la diferencia cuando lo comparamos con monitores que normalmente tienen niveles mucho menores de latencia. Encontramos que, como resultado, la experiencia era ligeramente menos inmersiva, aunque todos los juegos que probamos seguían siendo divertidos de jugar y el tiempo de respuesta más lento no afectaba de ninguna forma a nuestras sesiones de juego online. Simplemente nos llevó algo de tiempo adaptarnos.

De forma interesante, la solución para escalar de Sony parece tener un gran impacto en el nivel de input lag presente en varias resoluciones. Jugar en definición estándar es menos preciso, pero sigue contando con una mejor respuesta que otras televisiones HD que hemos probado recientemente, donde había una gran cantidad de lag. Está precisión se aprecia en Donkey Kong Country Returns, y dar volteretas agitando el mando de Wii no es algo tan lento y doloroso.

En las resoluciones de PC como 1024x768 y 800x600 (esta última sigue necesitando un gran escalado) sigue apareciendo simplemente una latencia de dos frames - algo bastante revelador teniendo en cuenta que tener que escalar más normalmente se traduce en un nivel de lag mayor. No vimos que afectara a la calidad de la imagen (la calidad de escalado era la misma), y el MotionFlow 240Hz sigue a pleno rendimiento.

Sony se merece algunos elogios por haber logrado mantener un consistente nivel de input lag en un gran abanico de resoluciones, lo que hace que la visualización sea más adecuada para el videojuego aquí que en muchas de las pantallas pequeñas HD que hay en el mercado. Las cosas podrían ser más rápidas cuando trata con fuentes a 1080p nativos - especialmente si vas a usar la pantalla para jugar en PC con una configuración para teclado y ratón - pero como conjunto que ofrece una ejecución excelente y unos tiempos de respuesta razonables, el PlayStation 3D Display mantiene el tipo. En el reino de los monitores de PC hay alternativas mucho más rápidas en lo que se refiere al input lag, pero la mayoría están equipadas con paneles TN estándar, algo que afecta a la calidad de la imagen.

"En el reino de los monitores de PC hay alternativas mucho más rápidas en lo que se refiere al input lag, pero la mayoría están equipadas con paneles TN estándar, algo que afecta a la calidad de la imagen."

newembed

El PlayStation 3D Display: El Veredicto de Digital Foundry

Aunque hay muchos monitores 3D de 24 pulgadas en el mercado, Sony ha creado a conciencia un producto que cuenta con un buen equilibrio entre la calidad general de la imagen, el lag, y el motion-handling - los dos puntos más importantes desde el punto de vista de un jugador. El monitor está creado para ser usado en el PC de cada día perfectamente y para visualizar contenido multimedia. Las imágenes son limpias y nítidas, y el nivel de profundidad y la vitalidad de los colores beneficia al contenido 2D y 3D.

La precisión de los colores es mucho mejor de lo que hemos visto en muchos monitores TN (aunque no se acerca al mayor nivel de las HDTV) y el rápido tiempo de respuesta debería ser suficiente para la mayoría de jugadores. Los niveles de negro tampoco son malos - aunque lejos de ser 'profundos' - mientras que el uso de una pantalla de cristal ayuda a que las imágenes tengan una profundidad adicional si usamos el monitor durante el día. El motion-handling también es muy bueno en lo que respecta al material a 60Hz e incluso es compatible con 24p para las películas Blu-ray.

El añadido del SimulView también es algo que estábamos ansiosos por ver - la posibilidad de disfrutar de juego local para dos jugadores sin comprometer la imagen que vemos es una propuesta atractiva. Por suerte, a pesar de algunos bugs y de artefactos innecesarios, la tecnología cumple con su promesa de ofrecer una experiencia sólida para dos jugadores en una pantalla. No es perfecta tal y como está implementada ahora, y no nos gusta demasiado tener que llevar gafas por la razón que sea mientras miramos nuestras HDTV o monitores, pero creemos que vale más la pena que cada uno tenga una 'visión completa' de la acción.

"Puedes conseguir teles 3D más grandes por un precio similar, pero el PlayStation 3D Display es un contendiente a tener en cuenta."

Por supuesto hay lugar para mejorar en algunas otras áreas. Tras una instalación básica, el modo Cine predeterminado podría ser más preciso, y cuando vemos material en 3D la diafonía sigue siendo más visible de lo que nos gustaría, aunque es aceptable. La limitación en las entradas también es algo decepcionante y la omisión de puertos USB para cargar las gafas que vienen con el monitor es incomprensible, cuanto menos. Aun así no es algo que deba comprometer tu compra, de ninguna manera, y al menos puedes unir fácilmente dos consolas y usar la conexión por componentes. Y no hay nada que te impida cargar las gafas desde la propia PS3, desde luego.

En general, si miramos a otros monitores comparables en precio y tamaño, el PlayStation 3D Display supone un buen valor por nuestro dinero. En la calidad de imagen la mayoría de monitores 3D usan paneles TN inferiores, mientras que muchas HDTV ya no se venden con las gafas para ver contenido en 3D, lo que supone un objeto más en la lista de cosas necesarias. Así que a ese respecto, llevarte dos juegos de gran calidad y un par de gafas 3D sí es de gran valor.

El hecho de que la pantalla de 24 pulgadas también se vea bien cuando la vemos de cerca es algo positivo - llena tu campo de visión sin sacrificar la nitidez de la imagen en el proceso - y la calidad general de la imagen lo hace adecuado como sustituto de un monitor de PC antiguo o una HDTV pequeña si buscas algo compatible con el 3D. Puede que no sea la pantalla más capacitada en todas las áreas, pero creemos que cumple muy bien con su cometido y que es, definitivamente, una alternativa sólida a otros monitores similares que hay ahora mismo en el mercado.

Leer nuestra política sobre puntuaciones

Comentarios (4)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!