Warhammer 40,000: Dawn of War II - Chaos Rising

Relic lo ha vuelto a hacer.

En el despiadado universo del lejano futuro sólo hay guerra.

Hace casi veinte años que lo sabemos, y seguimos sin cansarnos de las carcajadas de los dioses del Caos, la luz del Emperador y los diferentes tipos de ejércitos que se disputan el control de la galaxia.

Fieles al lema de que si algo funciona no lo toques, pero sabiendo que sacar siempre el mismo producto acaba siendo contraproducente, los chicos de Relic han decidido sacar Chaos Rising, una… ¿expansión? No, porque no necesitas tener Dawn of War II… ¿una campaña nueva? Sí, pero es más bien… es más bien un DLC en formato físico. No se me ocurre una forma mejor de describirlo.

No es una expansión porque, como digo un par de líneas más arriba, no necesita tener ningún otro juego de la saga preinstalado en el ordenador. Es perfectamente autónomo en ese sentido, pero, tal como ocurre con Mass Effect 2, puedes importar una partida guardada del juego anterior (en este caso, de Dawn of War II), y tener acceso a nuevas características que no podrías disfrutar de no tener el DoW2.

Si tienes una partida guardada de Dawn of War II, al importarla conseguirás tener a tu unidad, tal y como la tenías en el juego anterior, con un nuevo conjunto de reliquias y mejoras disponibles (entre ellas el aumento de nivel máximo de 20 a 30), que superan ampliamente al mejor equipamiento del juego original.

1

Si por algo se ha caracterizado Relic, aparte del enorme respeto a la idiosincrasia propia del juego de miniaturas, respeto que todos los fans agradecemos por ser un trabajo bien hecho, es por saber hacer juegos de estrategia y, sobre todo, saber evolucionar el género.

Uno de los grandes aciertos de la saga, que se acentúa aún más en este juego, es el de dotar a la acción de un componente humano. Tal como hizo Command and Conquer, con el inolvidable Kane, la acción de Chaos Rising tiene como protagonistas a varios hermanos de batalla del capítulo de los Angeles Sangrientos, el capítulo que ha protagonizado todos los juegos hasta el momento. La diferencia estriba en que, en lugar de proveer de un trasfondo más o menos elaborado, los personajes tienen peso específico en la acción, y la trama se desarrolla como si fuera la de una novela o una película. Los personajes no son simples marionetas de los acontecimientos, sino que están más vivos de lo que parece, con personalidades diferenciadas, lo que, en ocasiones, les lleva a chocar entre ellos, dotando al juego de una tensión dramática nunca vista en un RTS.

Sigue a Eurogamer.es en Steam para obtener más recomendaciones de juegos de PC

Comentarios (2)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!