Crónica de una muerte anunciada

Nadie llorará la desaparición de la PSPgo. ¿Por qué?

Dieciocho meses de vida en el mercado no es un número particularmente bueno para una consola de videojuegos, especialmente para una que lleva el poderoso nombre de la marca PlayStation. Sin embargo, un par de semanas después de llegar a esa cifra Sony ha confirmado que PSPgo pasará a mejor vida, cesando su fabricación y envío. De ahora en adelante, solo las unidades que quedaban en las tiendas estarán disponibles.

El comunicado de Sony Japón al respecto, distribuido por la página web japonesa Impress Watch, era mucho más claro que el que hizo público Sony UK poco antes - el el que se aseguraba que la compañía estaba comprometida en "seguir contentando la demanda" de productos PSP. Ese mensaje de Sony UK daba en el clavo respecto al problema - sencillamente, no hay demanda para PSPgo, y es cuestionable si alguna vez la hubo.

Si quieres ver evidencias del fracaso de PSPgo, echa un vistazo en el mercado donde la PSP ha tenido de largo más éxito. En Japón, Monster Hunter Portable dio a la consola un juego durante el final de su ciclo de vida que la convirtió en un aparato que usan a diario la gran mayoría de jóvenes - y aún así tendrás dificultades para ver a alguien con una PSPgo.

En seis meses viviendo en Japón, he visto incontables PSP-3000s con todo tipo de colores y diseños - normalmente usadas por escolares o universitarios que juegan en el tren al juego de Capcom, en restaurantes de comida rápida o en cafeterias. Junto con los niños igualmente enganchados a los Pokémon de DS, esta imagen se ha convertido en el pan de cada día dentro de la cultura japonesa del videojuego.

E incluso en este país donde las consolas portátiles triunfan y donde la gente desea tener el último gadget del mercado, PSPgo nunca tuvo una oportunidad. Nadie la quería aquí. ¿Quién podía quererla en cualquier otro lugar?

Rápidamente PSPgo se convertía en algo mucho menos interesante de lo que esperábamos, y aparecían críticas argumentando que era más cara ofreciendo menos funcionalidades.

Es difícil de creer ahora, pero cuando se vieron las primeras imágenes filtradas de la PSPgo antes de su anuncio oficial, había bastante emoción sobre el nuevo dispositivo. El UMD nunca ha sido un formato popular - es tosco y ruidoso, consume mucha batería y, en general, no le hace ningún favor a PSP. Además, la PSP se vio gradualmente ampliada con accesorios como una cámara, un micrófono o un receptor GPS.

La idea de tener una consola con memoria sólida, todos esos accesorios integrados e incluso una interfaz con pantalla táctil - sugerido por el aspecto de la consola cuando está cerrada - era más que atractiva. No sería la PSP2, desde luego, pero podía ser una revisión lo suficientemente atractiva como para ser un segundo lanzamiento de la plataforma ya existente.

En realidad, lo que nos dieron era un dispositivo limitado desde su salida. No había pantalla táctil, claro, relegándola a ser un simple rediseño de PSP más que un relanzamiento de la plataforma, y ninguno de los accesorios venía incluído en el nuevo hardware. Rápidamente PSPgo se convertía en algo mucho menos interesante de lo que esperábamos, y aparecían críticas argumentando que era más cara ofreciendo menos funcionalidades (empezando por el slot UMD).

Pero un hardware modesto no es la razón del fracaso de PSPgo. No, el verdadero problema con la plataforma no estaba en el hardware, ni siquiera en el software, sino en los servicios - el error garrafal de Sony al no proporcionar una plataforma de contenido para una versión de PSP que no tenía lector UMD y que, por lo tanto, no podía usar el software que comprabas en las tiendas.

Comentarios

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!