Batman: Arkham City

Modo Depredador, combates y 3D.

La presentación a puerta cerrada de Batman fue una de las más divertidas a las que hemos asistido. Había dos teles en 3D, una al lado de otra, y nos dieron unas gafas para que pudiésemos comprobar que este efecto funciona de maravilla. Posiblemente gran parte del mérito sea de las teles que tenían pero iba todo finísimo y sin ningún tipo de defecto.

Tenían dos teles porque habían montado una especie de competición entre Batman y Catwoman. En la tele de la izquierda estaba la community manager de Rocksteady -una auténtica hacha con el mando en la mano- y controlaba a Catwoman, y en la de la derecha uno de los desarrolladores con Batman. Con el micro un speaker simpático, ya afónico, que conseguía darle todavía más emoción.

El objetivo era enseñarnos algunos de los modos de juego que no son parte de la campaña principal y que alargarán todavía más la duración del juego, que ya sabemos que será muy seria -más de 25 horas, dicen-. Ponían el mismo en cada una de las teles y, en esta particular guerra de sexos, intentaban lograr más puntuación que el otro. Eso lo podremos hacer nosotros online vía ránkings y puntos. El otro objetivo era ver que los distintos personajes tienen ataques y habilidades muy distintas pero que, si los jugamos bien, todos tienen potencial para rendir y adaptarse a nuestro estilo.

Había muchos modos y la mayoría estaban bloqueados; posiblemente se vayan liberando a medida que avances en la campaña principal o completemos otros desafíos.

El primero era uno llamado "Depredador", y hay que acabar con todos los enemigos con el menor tiempo posible. Los escenarios son cerrados y parecidos a los del primer Batman, para que nos entendamos, y hay malos patrullando por aquí y por allá. Empezamos desde una posición privilegiada y tenemos que darnos prisa para analizar la situación con cuidado. Lo más rápido y eficaz es ir eliminándolos de uno en uno sin que se enteren de que estamos ahí y llamen a los demás, empiecen a cubrirse y, lo más importante, los perdamos de vista y tengamos que buscarlos.

Batman utilizó su visión especial, que marca los enemigos en naranja, para controlar la situación. A partir de ahí utilizó algunos golpes espectaculares como lanzarse como una bestia desde las alturas mientras da una patada, el batarang -que deja atontados a los enemigos-, puñetazos y su gancho para volver a las alturas cuando van mal dadas.

Catwoman, por el contrario, demostró que puede ser igual de efectiva con un estilo totalmente distinto. Este personaje es capaz de trepar por cualquier pared, y eso la hace más directa -ya que no tiene que buscar dónde lanzar el gancho- y sus movimientos son rápidos y sexys.

Un contador indica el tiempo que llevas y cuanto antes acabes más puntos tendrás. Da mucho juego, porque nos invita a optimizar rutas, elegir y probar habilidades y nos entrena para aprender a controlar todo lo que tenemos a nuestra disposición.

También vimos otro modo, muy parecido al del primer juego, que consistía en plantarnos en una arena cerrada -en este caso la terraza de un edificio- e irnos lanzando enemigos. En cada ronda hay más y son mejores, así que hay que afinar mucho si queremos tener un buen marcador al final. Está claro que aquí lo que cuenta son los contraataques, que se hacen dándole al botón adequado justo cuando sale un iconito sobre los enemigos que van a atacarte, e ir enlazando golpes sin que te den. Los combos pueden llegar a ser bestiales; vimos algunos de hasta 70. También vimos algunos ataques personalizados, como el beso de la muerte de Catwoman -le da un piquito al enemigo y luego lo machaca, oh yeah- o los golpes a dos manos que tumban a la vez a dos enemigos cercanos. Sigue siendo tan fluído, intuitivo y divertido como en la primera parte, y parece que no tendremos que sufrir por que se desmadre más de la cuenta.

Lo último que vimos no estará en el juego, y la verdad es que es una lástima. Se trata de una carrera por la ciudad en la que hay que llegar a un punto concreto en menos tiempo que el otro. Esto, que sirvió más que nada para demostrarnos que el efecto de tres dimensiones funciona a la perfección también en espacios abiertos, acabó con la coronación de la community manager de Rocksteady como campeona indiscutible del mini torneo y la constatación de que tanto el planeo de Batman como la rapidez de la mujer felina son igual de eficaces.

Batman: Arkham City, que sale el 21 de octubre, sigue demostrando que es una secuela de las buenas. La campaña principal será larga y suficientemente distinta a la anterior como para que se sienta fresco y nuevo, y estos modos complementarios, a veces tan o más divertidos que el principal, aseguran un ligero componente multijugador y ofrecen un buena razón para encender la consola aunque solo tengamos diez minutos.

Comentarios (2)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!