Band Hero

Rock Blando.

Uno tendría la sensación de que el mercado de los juegos musicales es sospechosamente parecido al de las maquinillas de afeitar: todo el mundo sabe cómo funcionan y lo que deben hacer. A pesar de ello, periódicamente aparecen novedades en él que, del mismo modo en que las maquinillas de afeitar presentan como revolucionaria la adición de una nueva hoja (“oh, dios mío: ¡ésta tiene CINCO!”; “oh, dios mío: ¡ésta es LILA!”), traen cambios menores a una fórmula más o menos ya establecida y encaminándose a una homogeneidad que hace progresivamente indistinguibles entre sí las diferentes ofertas disponibles. En los últimos tres meses hemos visto aparecer The Beatles: Rock Band, Guitar Hero 5, DJ Hero y, ahora, llega Band Hero. Intentemos ver cuál es su quinta hoja.

El nombre en su título ya parece toda una declaración de intenciones al respecto: ahora se trata menos de alcanzar el olimpo musical en solitario que de encontrar un punto de equilibrio entre las aportaciones de los diversos miembros de la banda, que podrá montarse a gusto de los consumidores, puesto que se incluye la posibilidad de elegir cualesquiera instrumentos y disposiciones grupales (podremos juntar tres baterías o dos bajos, o tres guitarras por ejemplo). Band Hero parece una aproximación a un juego más inmediato que los anteriores Hero y, a su vez y por lo recién dicho, se encamina mucho menos por su repertorio a las leyendas del rock y de los virtuosismos metaleros para frecuentar las aguas más tibias del pop, el punk-rock e incluso el funk y la música disco en su búsqueda de temas que requieran compenetración y visión de conjunto y en los que todas las partes sean suficientemente interesantes para todos los intérpretes, incluso aun cuando la sensación de ser partícipes de la música, de estar metidos de alguna manera en algo parecido a producirla, no está del todo bien conseguida.

Sin llegar a ser un party-game, sí es verdad que Band hero mejora inmensamente cuando se comparte con más gente y ha sido evidentemente diseñado para ello: el modo de Partida en Grupo permite a cualquiera entrar y salir a su gusto de las canciones, y se han incluido opciones como Karaoke, para facilitar una diversión inmediata y sin mayores pretensiones. Los que quieran un reto, lo tendrán –esto es un Hero, después de todo: podéis esperar de él un grado de exigencia mayor que el de sus competidores en todos los niveles de dificultad-, pero lo cierto es que Band Hero muestra su mejor cara en la amabilidad de un buen rato entre colegas más que si se busca satisfacer el deseo de lucimiento en una demostración pública de prestidigitación preciosista; al fin y al cabo, estamos hablando de un título cuya canción más exigente es American Pie de Don McLean.

2

Hay un nuevo modo karaoke para los que no estén acostumbrados a la franquicia.

Y esto tiene que ver -como ya se avanzó más arriba- con su repertorio, del que diremos que es bienintencionado pero desigual y desafortunado. Neversoft ha incluido una serie de temas propios para diferentes estilos (rock, electrónica…) divertidos pero musicalmente muy poco inspirados y, de entre la música licenciada específicamente para el juego, hay elecciones brillantes y otras muchas muy poco llamativas. Por un lado tenemos éxitos recientes y archiconocidos como los de Duffy, Evanescence, Hilary Duff, Maroon 5 o Corinne Bailey Rae. Podemos encontrar también clásicos como los Jackson 5, los Village People, los Rolling Stones o David Bowie, hits noventeros como los de No Doubt o las Spice Girls e incluso agradables sopresas como los Cold War Kids o los siempre bienvenidos Devo.

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!