Análisis de FIFA Street

Golazo.

Versión probada: PlayStation 3

Durante estos días en los que he estado jugando a FIFA Street me he dado cuenta de que, para hacerle justicia, tenía que convertirme en un una suerte de cazador de mitos. La mayoría de la gente con la que hablaba tenía unas ideas preconcebidas bastante erróneas sobre lo que ha acabado siendo el juego. Por ejemplo, Mito 1: "FIFA Street tendría que ser un modo de juego de FIFA 12". Falso. Como con otras sagas se ha hecho un reboot y han reinventado la jugabilidad. Sí, la base está en FIFA 12, del que han aprovechado el nuevo motor de colisiones, pero han profundizado un montón en el juego en corto. Acaba siendo casi como un juego de lucha: puedes machar botones y te lo pasarás bien, pero si le dedicas unas cuantas horas a dominarlo verás que su profundidad es asombrosa. Tirar un regate es casi como pegar un puñetazo en un Street Fighter: un envite constante entre atacante y defensa, un juego de rapidez mental.

La jugabilidad se centra mucho más en los regates -tiene una infinidad más que FIFA 12- y en la espectacularidad, y los esquemas de control se han simplificado. Por ejemplo tenemos el gatillo izquierdo, que nos hará pisar el balón y fijará la posición del jugador; así esconderemos la pelota y la moveremos de un lado para otro, protegiéndonos de las embestidas rivales. De ahí podemos salir hacia adelante intentando tirar un caño u optar por otras filigranas. Están los de suelo, que son los básicos, pero también existen algunos en el aire o desde encima del balón. Memorizarlos todos es complicado, pero creedme que es tremendamente gratificante ejecutar como y cuando quieres lo que tienes en la cabeza en vez de esperar que ese movimiento aleatorio de stick acabe mágicamente en un truco eficaz.

Cómo hacer trucos

Eso ya desmonta parte del Mito 2: "Con FIFA Street te aburres a las tres o cuatro horas, porque ya lo has visto todo". Falso. En los anteriores no había mucho más que rascar tras haber visto los cuatro tiros especiales. Aquí, además del reto de dominar el control, tenemos un buen puñado de modalidades bastante bien enfocadas. La protagonista es World Tour, y su centro el equipo que te creas. Tu personaje es el capitán, y a pesar de que no puedes importar tu Game Face -¡fallo!- sí que te dejan trastear con varias opciones para crear personajes con cierta entidad. El editor cojea, en todo caso, en apartados como los accesorios o el vello facial: si estamos dándole tanta importancia a identificarse con los personajes era de recibo haber trabajado un poco más este apartado.

Quizás el error más flagrante de FIFA Street es la poca agilidad de los menús y lo mal resuelto que está la repartición de los puntos de experiencia que vas ganando. Es lento y pesado tener que asignarlos manualmente a cada jugador cada vez que subes de nivel, y además chirría que puedas acabar con superhombres capaces de hacerlo prácticamente todo tras unas cuantas horas de juego. Si hubiesen optado por una especialización en ciertos roles en vez de permitirte construir máquinas letales la experiencia global hubiese mejorado una barbaridad, porque alguien de nivel bajo no tiene nada que hacer contra uno que lleve ya un tiempo. Tampoco tiene ningún sentido quedarte con los jugadores reales que ganas al cabo de unas cuantas horas porque los tuyos son mucho mejores. Son fallos molestos pero, sobre todo, evidentes, y está claro que este FIFA Street es un juego de primera generación, casi una propuesta sobre la que sentar las bases de una franquicia que tiene todos los ingredientes para acabar siendo sólida y con una continuidad que agradecerá mucho. Con todo, hay pocos juegos a media cocción que recomiende con tanta fuerza. Tiene defectos muy visibles -demasiado, a veces- pero sabe restarles importancia en el terreno de juego.

El modo World Tour

Las modalidades principales son Fútbol 5, Fútbol Sala, Rey del Caño, Estilo Libre y Rey de la Pista. Las reglas varían de uno a otro, y por ejemplo en unos hay faltas y fueras de banda y en otros paredes en las que rebota el balón. También hay partidos en los que lo importante será marcar y en otros en los que debes centrarte en hacer puntos y maximizar tu habilidad regateadora. En World Tour alternas de uno a otro, así como partidos offline y online y partidos contra equipos ficticios o equipos reales -están las ligas más importantes y jugadores freestyle-. La dificultad de cada reto determina lo que desbloqueas (ropa, jugadores, pistas) y existe un ránking global que te anima a mejorar. Una vez más hay puntos negros, como la gestión de las desconexiones en los partidos o lo ferragoso de ciertas pruebas, pero no es difícil pasarlo por alto y abandonarte a esa gira mundial con intensidad y ganas de mejorar.

A pesar de todos los defectos que tiene FIFA Street es una franquicia que creo que se debe apoyar, porque la inteligencia y el saber hacer que han demostrado con su diseño es casi tan evidente como que necesitaban un poco más de tiempo de desarrollo. Aquí, especialmente, no te dejes engañar por la nota: es posible que a pesar de todo sea uno de los juegos más estimulantes y frescos del año. Bájate la demo y juega algunos partidos: tanto si eres experto en FIFA como si es tu primera incursión en los juegos de deportes encontrarás algo interesante. Es fácil de jugar, espectacular y muy divertido. Es una apuesta hecha, sobre todo, desde la inteligencia: solo puede ir a más, y sentirás esa fantástica sensación de estar jugando a algo que está empezando a trastear con la fórmula del éxito. Te sentirás orgulloso de poder decir que estuviste ahí desde el principio.

8 / 10

Leer nuestra política sobre puntuaciones Análisis de FIFA Street Xavi Robles Golazo. 2012-03-18T20:15:00+01:00 8 10

Comentarios (2)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!