Análisis de A Story About My Uncle

Un original juego de plataformas en primera persona.

'Papá, no puedo dormir... ¿Puedes contarme un cuento?'

Con esta conocida a la vez que entrañable premisa comienza A Story About My Uncle, un juego de plataformas y puzles 3D en primera persona. El juego empieza con estas voces en off que son las que van a hilar el resto de la historia.

El off en este caso es un recurso que encaja a la perfección y el narrador principal de todo el juego será el padre que contará a su hija (y a nosotros como jugadores) la historia de aventuras que vivió una vez en busca de su tío Fred, un misterioso hombre del que iremos sabiendo poco a poco.

Empezamos así nuestra aventura en la casa de nuestro tío, siendo nosotros, los jugadores, una versión más joven del narrador. Allí encontramos una especie de traje espacial que nos permitirá empezar nuestro viaje poco después, cuando descubrimos en esa misma casa que nuestro tío dispone de una pequeña nave que nos deja en otro planeta.

2

Una vez allí descubriremos un mundo algo diferente del nuestro y en el que deberemos usar ciertas habilidades de nuestro nuevo traje para poder transportarnos por él a causa de su curioso sistema gravitatorio que ha dejado en suspensión enormes rocas sobre las que debemos movernos. De hecho, a medida que avanzamos por el juego, podremos ver diferentes escenarios que demuestran que seguramente el punto más fuerte del juego resida en el diseño de entornos que nos dejarán con la boca abierta con cada cambio de paisaje.

Pandora de Avatar durante la primera parte del juego o Columbia de Bioshock Infinite más adelante sean probablemente las referencias en cuanto a paisajes que os vendrán a la mente más fácilmente. Paisajes básicamente formados por plataformas por las que nos tendremos que mover, y es ahí donde entra el tema de la jugabilidad y el de la mecánica.

Las mecánicas del juego en sí están bastante bien, al menos en cuanto a la idea. Muchos las definen de manera bastante acertada como una mezcla entre Mirror's Edge y un Spider-man en primera persona; y es que tiene un poco de ambos: Se trata de avanzar utilizando las habilidades que tiene el traje que hemos tomado prestado de nuestro tío.

Concretamente hablamos de enormes saltos, de un rayo azul que nos permitirá engancharnos e impulsarnos por y desde determinadas partes del escenario (funciona algo así como una liana o un gancho, solo que con una física algo "distorsionada") y de unas botas que nos permitirán impulsarnos durante unos segundos por el aire, haciendo una función parecida a la que tendría un jetpack.

"El punto más fuerte de A Story About My Uncle reside en un diseño de entornos que nos dejarán con la boca abierta con cada cambio de paisaje."

Hay que apuntar que el juego precisa de bastante habilidad. A medida que avanzas se complica cada vez más y hay puntos en los que deja de ser divertido por la gran destreza que pide al jugador. La muerte va a acompañarnos una y otra vez durante todo su desarrollo, ya sea porque antes de llegar al siguiente checkpoint necesitamos morir para conocer el camino, ya sea porque necesitamos una fuerza y unos impulsos muy precisos y exactos para llegar hasta éste.

Podríamos decir que A Story About My Uncle pertenece a una ola de juegos con una dificultad quizá excesiva e inflada artificialmente para que el más mínimo detalle suponga un reto para el jugador, lo cual puede tocarle las narices en demasiadas ocasiones. El jugador siente que yerra porque no es hábil, no porque no sepa qué es lo que tiene que hacer, sobre todo a medida que avanza en el juego, ya que la exigencia va aumentando. Lo único que hace que el juego no se vuelva excesivamente frustrante es que al menos los checkpoints están bien repartidos.

A esto último hay que añadirle el hecho de que en determinados momentos el camino se hace difícil de seguir también porque es muy poco intuitivo o no está nada indicado, de manera que volveremos a morir unas cuantas veces más hasta que descubramos cómo avanzar. En otras palabras, en cuanto a la jugabilidad y a las mecánicas de juego, las ideas son muy buenas, pero no acaban de implementarse del todo bien: como jugadores no podemos calcular bien en la mayoría de momentos dónde vamos a ir a parar, por lo que continuamente estamos jugándonosla y muriendo para ver si tenemos potra y llegamos a la siguiente plataforma.

1

La historia, por su parte, se desarrolla bastante bien. El hecho de ser un cuento y estar narrado por una voz en off cuyo rostro además desconocemos le da un aire muy mágico que justifica aún más los entornos casi imposibles por los que viajaremos durante nuestra aventura para encontrar a nuestro tío Fred.

Para ello, además de con la ayuda del traje, contaremos con Maddie, una niña habitante de este misterioso planeta que nos asegura que conoce a Fred "de toda la vida" y promete ayudarnos a encontrarle, de manera que nos acompañará en gran parte de nuestro periplo. Maddie, como es natural, no vive sola ni sale de la nada, de manera que una de nuestras paradas será el poblado donde viven todos los de su especie.

En este aspecto me gustaría señalar que, así como el diseño de entornos es de lo más cuidado de todo el juego, el diseño de personajes no está a la misma altura. No solo a nivel gráfico, sino también en cuanto al diseño en sí de estos personajes extraterrestres que destacan bastante por el poco tiempo que parece que le han dedicado. La aldea está llena de estos habitantes con los que se echa en falta algún tipo de interacción mínima. Porque además ninguno se inmuta con nuestra presencia.

Y si un personaje destaca para mal, ese es el único "enemigo" que se nos presentará durante todo el juego. Un ojo-gusano enorme (aparece en el último tráiler que han publicado) cuya mirada tendremos que evitar si queremos avanzar. Un personaje bastante ridículo y una mecánica que sólo aparece durante ese momento del juego que tal vez despista y descontextualiza del resto del título.

3

El apartado visual, como ya he apuntado un poco hasta ahora, destacan más por sus escenarios que por sus personajes. Aún así, también hay que añadir el contraste que los gráficos presentan incluso solo con los escenarios: se nota demasiado que hay zonas muy detalladas y zonas donde el detalle brilla por su ausencia. Esto no sería problema si el jugador no pudiera acercarse a estas últimas. Pero sí que se puede.

Por otro lado, la banda sonora del juego es excelente pero parece poco aprovechada, o al menos deja con la sensación de que podría haberse implementado en más momentos del juego.

Desarrollado por el estudio sueco de Gone North Games y distribuido por Coffee Stain (sí, los de Goat Simulator) A Story About My Uncle está disponible ya en Steam a un precio de 13 euros y tiene una duración aproximada de tres horas, por lo que, si sois muy habilidosos y os van los retos, os lo podéis pasar perfectamente en una tarde. Ah - y por último - si sois de desbloquear logros, no olvidéis entrar en los extras del menú y activar el modo cabra.

6 / 10

Leer nuestra política sobre puntuaciones Análisis de A Story About My Uncle Marina Amores Un original juego de plataformas en primera persona. 2014-06-16T19:35:00+02:00 6 10 Sigue a Eurogamer.es en Steam para obtener más recomendaciones de juegos de PC

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!