Ocho Quilates: Una historia de la Edad de Oro del software español

Literatura del videojuego: un libro necesario.

En todos los libros de los que se ha hablado en esta sección se narran acontecimientos que, desde el punto de vista de un jugador habitual, interesado en el basckstage de la industria videojueguil, resultan bastante fascinantes. Pero la cuestión es que, por razones totalmente lógicas, la historia del videojuego documentada hasta ahora en forma de libro se situaba principalmente en los países que la vieron crecer, donde se dieron los primeros pasos, los importantes.

Pero los que tuvimos la oportunidad de disfrutar los videojuegos en la década de los ochenta sabemos que España acogió a un grupo de empresas que crearon juegos realmente especiales. Títulos que, sin querer compararlos con otros juegos míticos del momento, tuvieron una muy buena aceptación y ocupan un lugar singular en el corazón de los jugadores más veteranos. A esta efímera etapa de la historia del videojuego español se la conoce como "la Edad de Oro del software español" y 'Ocho Quilates', el libro del que os quiero hablar, viene a rendir el justo reconocimiento que se merecía.

La historia

1

El nombre completo del libro es 'Ocho Quilates: Una historia de la Edad de Oro del software español (1)', y ese '(1)' es muy importante porque en realidad en este volumen no vamos a encontrar toda la historia de esa famosa década. En este primer volumen de los dos proyectados, se narran los acontecimientos que tuvieron lugar entre 1983, año en que salió a la luz 'La Pulga', el primer videojuego español, y 1987, cuando las más importantes empresas hispanas se profesionalizaron a pesar de llevar varios lanzamientos a sus espaldas.

Me ha sido inevitable pensar en grandes emprendedores norteamericanos, como Steve Jobs o Bill Gates (salvando las distancias), mientras leía las historias de Paco Suárez y Paco Portalo, creadores de 'La Pulga', o de los tres hermanos Ruiz, fundadores de Dinamic. Todos ellos, y otros protagonistas del libro como los creadores de Ópera, comenzaron su andadura de manera totalmente amateur, espoleados por el encanto que les producían los ordenadores de la época: el ZX80, ZX81 o Commodore 64 por poner algunos ejemplos.

En una industria que simplemente no existía en nuestro país, unos chavales crearon un nuevo sector que se abrió camino de una manera muy rápida, pareja a la velocidad con la que los microordenadores se fueron instalando en nuestros hogares. Evidentemente no sólo de jóvenes emprendedores está hecha la historia; empresarios visionarios tuvieron el buen ojo de apoyar el incipiente mercado de los videojuegos patrios. Concretamente, en este libro se destacan dos nombres: José Luis Domínguez, fundador de Indescomp (que más tarde se convertiría en Amstrad España), y Paco Pastor, que crearía la mayor distribuidora de videojuegos española, ERBE. 

Ambos desembarcaron en el negocio del ocio electrónico desde trabajos totalmente dispares, entre si y en comparación con los videojuegos. Domínguez era vendedor de seguros, profesión de la que hizo uso de sus habilidades como comercial para conseguir los primeros acuerdos de distribución en España. Pastor era y sigue siendo, y esta es una historia muy curiosa, músico y cantante. Quizá os suene el nombre de su banda, muy famosa en la época de los guateques españoles: 'Fórmula Quinta'. ¿Cómo acabó el cantante de 'Fórmula Quinta' fundando ERBE? Para saber su historia tendréis que leer el libro.

El autor

Poca información he encontrado con respecto a Jaume Esteve Gutiérrez, el joven autor de 'Ocho Quilates', más allá de su currículum. Es periodista y escribe en diversas cabeceras del gremio videojueguil. Nació en 1983, y este es un dato que quiero destacar. Yo nací en 1981, así que viví la "Edad de oro del software español" cuando ya estaba encarrilada y me perdí el vivir los primeros años de la misma. Esteve, evidentemente, también; pero eso no le ha frenado para nada. 

El autor deja muy claro que no es necesario haber vivido una época histórica reciente para poder escribir sobre ella. Tan sólo hay que investigar a fondo, buscar a sus protagonistas y exprimirles las palabras. Eso es lo que ha hecho.

A lo largo del libro narra cómo son sus entrevistas con los diversos protagonistas de la historia e intercala estos encuentros con la historia en sí, como si de un flashback se tratara. Con esto consigue que 'Ocho Quilates' sea una lectura que se devora en pocas horas por lo amena e interesante que es. No son las palabras de Esteve las que describen esta historia, son las de los que la vivieron.

La presentación

'Ocho Quilates: Una historia de la Edad de Oro del software español (1)' se trata de una obra muy especializada para lo que se publica habitualmente, por lo que no la encontraréis de momento en librerías convencionales. Pero gracias a eso podemos adquirirlo tanto en formato físico como en ebook desde su página web. Incluso podremos hacernos con una ilustración de Alfonso Azpiri, que también aparece en el libro por razones obvias, junto al libro si deseamos pagar algo más.

El acabado del libro es correcto, aunque sus tapas blandas resultan un tanto endebles. A pesar de que cuenta con poco más de 250 páginas, el tamaño de letra utilizado es gigantesco por lo que no tardaremos en acabarlo. Esto me lleva a pensar en las posibles razones por las que sacar el libro en dos volúmenes. No quiero pensar mal, y desconozco el tamaño del próximo volumen, pero creo que se podría haber sacado un único tomo abarcando toda la historia. Quizá Jaume Esteve esté ahora perfilando los últimos retoques para 'Ocho Quilates: Una historia de la Edad de Oro del software español (2)' y deseaba ver la primera parte de su obra ya en la calle, tanteando al público.

Me ha parecido una lectura fantástica y necesaria para documentar los acontecimientos de esta década más allá de las puntuales entrevistas que se han realizado en distintas revistas del sector. Claro es que mi punto de vista es el de alguien que ve con nostalgia algunos de los juegos que se mencionan a lo largo de sus páginas, pero me parece que, aunque no se haya vivido está época del videojuego español, leer 'Ocho Quilates' aporta una perspectiva nueva sobre la industria actual en nuestro país. 

Quién sabe, a lo mejor uno se anima a programar su propio videojuego tras inspirarse por las vivencias de estos emprendedores patrios.

Comentarios

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!