Avance de FIFA 13: La belleza de lo imprevisible

Viajamos a Canadá para probar el que será el mejor juego de fútbol de lo que va de generación. Y con nuevas imágenes.

Sabes si un juego deportivo es bueno cuando intentas jugar a la versión del año anterior y todo chirría: sí, parecía buena, le echaste miles de horas, pero tras probar la nueva ya no puedes volver atrás. Esto es justo lo que me está pasando -maldita sea, que todavía faltan un par de meses para que salga- tras volver de un fantástico viaje a Vancouver, Canadá, a las oficinas de EA para jugar a FIFA 13.

A pesar de que el juego todavía no está acabado ya es, de lejos, mejor que FIFA 12. Antes de dejarnos jugar durante un día entero hicieron una pequeña presentación que empezó con una frase de Mourinho: "una de las grandezas del fútbol es que es impredecible". Y aunque hay que saber esquivar los dardos marquetinianos y las frases pegadizas que tan fáciles son de repetir es cierto que en esta ocasión el azar y la impredictibilidad están en el centro de la jugabilidad, y esto es algo nuevo y sorprendente.

Resumen de todas las novedades de FIFA 13

Juego al primer toque

En anteriores avances ya os hablamos un poco del sistema de control al primer toque. Lo que hace es que los controles sean difíciles de anticipar según la habilidad del jugador y una serie de factores, como la potencia y dirección del balón, el efecto o la climatología. Te tiran un balón largo que va directo a tu central: ¿qué haces? Puedes controlarlo, pasar o despejar, y todo tiene su riesgo: quizás ese control orientado te salga bien pero también es posible que se te aleje del pie más de lo deseado y el delantero aproveche la ocasión para robarte la cartera y dejarte con cara de bobo. También se aplica, en realidad, en cualquier situación del juego; a veces hasta un balón lanzado en diagonal al extremo puede salir disparado un par de metros y crear, así, un regate involuntario.

En realidad este añadido sigue reforzando esa línea que comenzaron a trazar hace un par de años y que consiste en dar mucha más importancia a los pases y a los jugadores que los lanzan y los reciben, a evitar ese juego de tiralíneas artificial para fomentar el toque fino y la anticipación. En mi opinión, de hecho, lo más importante de FIFA 13 -y que apuntala claramente esta dirección- es la inteligencia artificial de tus compañeros. Mientras que en años anteriores tenías que tirar de paredes o de LB/L1 para hacer que tus jugadores subiesen al ataque y se desmarcasen ahora corren de forma autónoma e inteligente y te ofrecen, constantemente, varias alternativas. Parece mentira, pero hasta este FIFA 13 no se habían incorporado los desmarques en diagonal y carreras en las que los delanteros procuran no caer en fuera de juego. Al haber menos automatismos y ser todo más orgánico el juego es más fluido y hasta fácil, en el buen sentido, porque aquí lo que cuenta es tu visión de juego y tu capacidad para analizar constantemente cuáles son las mejores opciones para culminar o frenar un ataque.

También es muy interesante el nuevo sistema de regates; por un lado se ha reducido la eficacia de ese movimiento explosivo que salía tras pulsar los dos gatillos en carrera. Y, por el otro, si pulsas LB/L1 y el stick izquierdo -el de movimiento- mientras estás parado pisarás la pelota como en FIFA Street. Es fácil hacer fintas sin demasiada complicación y salir corriendo hacia otro lado, o esquivar alguna entrada demasiado temerosa con un simple quiebro; si además ya te pones a juntar todas las combinaciones posibles, como los regates tradicionales, el sprint, el trote y el control de precisión las posibilidades son prácticamente ilimitadas y ciertamente espectaculares. Y combinado con un motor de impactos mucho más ajustado, por cierto, en el que ya no vemos reacciones extrañas cuando varios jugadores colisionan.

El modo entrenamiento y el modo carrera

Los jugadores menos acostumbrados a los controles de FIFA también celebrarán uno de los añadidos que revelaron durante nuestra estancia en Canadá: el entrenamiento de los distintos controles. Ya era hora de tener una especie de tutorial que te enseñase a jugar y que sustituyese al nervioso amigo de turno que, antes de comenzar cada partido, te explica cómo funciona todo -"el cuadrado para pasar: NO, ESPERA, ¿JUEGAS EN CLÁSICO O EN ALTERNATIVO? ¡NO! Chutas con el cuadrado. No, espera, con la redonda. Bueno, tu prueba y a ver qué"-. Hay varios apartados, como centros, chutes, faltas, pases... y cada uno está dividido en cuatro pruebas. Si superas una desbloqueas la siguiente, y así vas perfeccionando tu técnica y aprendiendo a jugar. Para los centros, para que os hagáis una idea, hay pruebas en las que debes acertar a unas dianas en el centro del área, chutar desde la frontal y darle al larguero o una especie de vóley en el que debes ir pasándote el balón con un compañero y evitar que no toque al suelo ni salga de los límites de un rectángulo. La efectividad de este entrenamiento es evidente: algunos compañeros que no tenían demasiada experiencia con la saga FIFA mejoraron considerablemente tras estar una hora con él. Además ahora, entre partido y partido, en vez de mostrar ese uno contra uno contra el portero jugarás a entrenamientos aleatorios.

Estas pruebas te dan experiencia, al igual que prácticamente todo, y también podrás importar la del anterior FIFA. Con estos puntos podrás desbloquear distintas funcionalidades en una especie de bazar que han habilitado para la ocasión: uniformes especiales, la capacidad de volver a repetir un partido en el modo carrera...

Este modo carrera también ha dado un salto cualitativo importante. Santiago Jaramillo, productor colombiano responsable de los modos de juego -y también de que Falcao tenga un 88 de media, que lo pillamos y tuvo que confesar- nos ha confirmado que, junto a las Temporadas Cara a Cara, es lo más jugado. Precisamente por eso han trabajado duro en implementar la posibilidad de controlar selecciones nacionales además de clubes y de jugar en competiciones internacionales. Si eres buen entrenador te comenzarán a llegar ofertas para que, como añadido, dirijas el rumbo de un país: decides quién va convocado, haces las alineaciones y buscas la gloria en torneos más que exigentes.

En todo caso lo que más nos ha impresionado del modo carrera es la mejoría en el sistema de traspasos. Además de poder añadir jugadores en los fichajes para intentar rebajar el precio, que se ve que era una de las demandas más repetidas por los fans, entran en escena un montón de factores que influyen en las negociaciones. Si alguien está haciendo una muy buena temporada, por ejemplo, y es líder de asistencias de su equipo o de su liga esto hará que su valor de mercado suba: si quieres comprarlo tendrás que apoquinar más, pero si lo que quieres es vender puedes salir muy beneficiado. Eso permite que algunos clubes modestos puedan sacar una buena tajada por sus estrellas e invertir ese dinero en reforzar varias líneas. Y, por fin, ya no será tan difícil firmar a grandes estrellas: puedes intentar negociar con ellos la importancia que tendrán en el equipo y prometerles que todo girará alrededor suyo. Ponían el ejemplo de Kaká, que podría perfectamente fichar por el Atlético si hacía el esfuerzo adecuado; en FIFA 12 eso era bastante más complicado.

Si quieres jugar controlando solo a un jugador también verás añadidos bastante jugosos. Si comienzas en un club estelar casi no te darán minutos, pero puedes ir cedido a un equipo más de tu nivel y comenzar a rodarte y a adquirir importancia. Y, evidentemente, está la posibilidad de que te acaben llamando para el combinado nacional y representes a tu país: ese momento tiene que ser épico.

En general las sensaciones son fabulosas, y estamos sin duda ante un FIFA espectacular. Muchos teníamos dudas de si EA sería capaz de mantener este nivel durante tantos años, y no dejan de sorprendernos: que siga la racha. Esta sea quizás la mayor virtud de un buen desarrollador y su clave para el éxito, el poder anticiparse a nuestras necesidades con opciones que ni sabíamos que eran tan fundamentales y el ser capaces de ofrecernos un producto tan bien pensado y tan bien acabado. Como decía al principio, ahora ya solo queda contar cuántos días quedan para que salga: FIFA 12 es historia.

Comentarios (11)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!