Zynga: Breve historia de una salida bursátil

De las Granjas a los tiburones.

¿Cuántas veces vemos noticias de bolsa en este mundillo? Rara vez cae el ojo del periodista videojueguil sobre los mercados financieros, salvo para apoyar un argumento. Si me prestan un poco de su tiempo, me gustaría traer aquí uno de los ejemplos más manoseados; Zynga y su convulsa historia bursátil. 

1

Si cogemos la frase "Zynga sale a bolsa" y la sostenemos con nuestro poder Jedi, se me ocurre pensar que, quizás, debamos explicar quién es Zynga y qué es la bolsa.

Zynga es una empresa creada en 2007 con el objetivo de crear juegos que corriesen dentro de la red social de moda por aquel entonces: Facebook. Zynga quería triunfar en Facebook, ser grande, y para ello necesitaba dinero. Mucho dinero. Y es aquí donde entran los encorbatados: gente que pone el dinero para que una idea cristalice y se convierta en realidad. Puede ser un banco, una institución gurbenamental tipo ICO o una empresa de "Capital-Riesgo".

 Las empresas de capital riesgo, por decirlo sintéticamente, financian a empresas desde casi su gestación y, a veces, no sólo contribuyen con dinero, sino con contactos, ayuda especializada, "know-how" o lo que sea. Cuando apuestan por algo su objetivo es que triunfe para vender su parte y recuperar la inversión inicial. Y una buena forma de recuperar el capital y vender rápidamente la participación en la empresa en la que se invirtió es sacarla a bolsa. Y esto nos devuelve a nuestra frase: "Zynga sale a bolsa".

Nos toca explicar un poco qué es la bolsa.

La bolsa es un sistema de intercambio de participaciones sobre empresas, divisas, materias primas y un largo y grisáceo etcétera. En general se puede decir que las empresas salen a bolsa para, a cambio de vender un trocito de sí mismas, obtener financiación. O, por ejemplo, en el caso de Zynga, para que aquellos que invirtieron el capital para la creación y desarrollo de la empresa puedan vender su parte y, con suerte, rentabilizar su inversión.

Y Zynga había pedido dinero ya en sus primeros pasos. Kleiner, Perkin, Caufield & Byers (una importante empresa de Capital Riesgo) pusieron sobre la mesa 29 millones de dólares. El objetivo estaba claro: Zynga se movería en de uno de los pocos sectores que, en los albores de la crisis (2007), aún tenía grandes expectativas de crecimiento ¿Cuántas veces oímos en 2008 y 2009 que la crisis no estaba afectando a este sector mientras despedazaba a otros? Y la inversión podría recuperarse en tres o cuatro años, cuando la crisis estuviera superada y en los mercados financieros volvieran a pastar los toros*.

En 2009 Zynga vuelve a recibir otra gran inyección de capital. Un total 180 millones de dólares de la Rusa Digital Sky Tecnologies y otros 300 millones más en 2010 por parte de Softbank y Google. Entre tanto también reparte múltiples stocks options entre sus empleados (algo habitual y que pretende ser un incentivo), múltiples acusaciones de plagio, el éxito brutal de Farmville y muchas otras cosas.

¡Y en la pista central: Zynga nadará en el tanque de tiburones! 

Finalmente, Zynga sale a bolsa. En parte obligada por sus propios inversores, que quieren recuperar su capital en el ambiente de crisis (hay miedo a una depresión como la del 29). Muchos analistas opinan que Facebook se desinfla y que toda la industria orbitando a su alrededor es un gran Bluff con muchas más posibilidades que realidades.

Sería en diciembre de 2011, constituyendo la mayor OPV (así es como se denominan las salidas a bolsa) desde el estreno de Google. Se pusieron en circulación 100 millones de acciones a un precio recomendado de 10$. 1.000 millones de dólares. Observando un poco el tríptico de salida, llamaba la atención que por entonces entre bienes inmuebles y de equipo, sumaban cerca de 70 millones. Otras cifras eran apabullantes, 232 millones de "MAU´s" (Monthly active users), presencia en 166 países, 2 billones de minutos de juego diarios y, mi favorita: "with more than 2.000 amazingly talented employees" (allí el señor de la limpieza debía ser Mr. Proper en persona). 

Como muchos ya sospecháis, salir a bolsa no es sencillo. Para empezar se necesita un intermediario financiero; alguien que prepare jurídica y operativamente la salida. Además, necesitas que te acepten en alguno de los mercados financieros existentes. Zynga ingresaría en el Nasdaq (que es el mercado que reúne los valores tecnológicos en EEUU, escindido del Dow Jones por el movimiento desestabilizador que tuvieron las primeras puntocom entre otros motivos) y lo haría de mano de ilustrísimos padrinos; porque ya sabéis, cuando invitas a tú cumpleaños a los más guapos de la clase, todo al que le vaya la marcha querrá ir a esa fiesta. Participaron en su colocación y salida a bolsa Morgan Stanley, Ferry Linch, Goldman Sachs... Vamos Miyamoto, Kojima y Ron Gilbert haciendo un juego.

Desde el primer momento, ese era el objetivo último de los que la financiaron desde el principio. El éxito rápido, la venta cuando el viento sopla a favor, y a otra cosa.

2

En su primer día se intercambiaron acciones por valor de 129 millones de dólares dentro de Zynga (cifra que no ha vuelto ni a rozar). Para que os hagáis una idea, Inditex, que sólo por el capital inmobiliario de sus tiendas y fábricas es 50 veces mayor que Zynga, apenas llega a 10 millones de € de intercambios de acciones. La acción llegó a un valor de 11,50$ y terminó la jornada en 9,50$, con una notable caída. Muchos empleados vendieron sus stocks options ese mismo día, sacando un jugoso beneficio. Las semanas siguientes Zynga fue subiendo, ayudada por sus colocadores, mientras las empresas de capital riesgo iban recuperando su inversión y cerrando un negocio redondo.

Pasado un tiempo, y toda vez que se retiraron los colocadores y las empresas de capital riesgo, empezó a caer a plomo. ¿Fue entonces un error la salida de Zynga a bolsa? No. Desde el primer momento, ese era el objetivo último de los que la financiaron desde el principio. El éxito rápido, la venta cuando el viento sopla a favor, y a otra cosa.

¿Es entonces un fracaso? No. Ha hecho ricos a sus creadores y sus inversores primigenios. Si pensamos en ella como en una empresa destinada a durar décadas, estamos en un error.

Entonces, ¿cuál es la conclusión? ¿Debemos aplaudir el despeñe de Zynga? ¿Enterramos los juegos sociales? ¿Está condenada esta parte de la industria a la fugacidad y el casualismo? Queridos, el juego social en portales o navegadores acaba de empezar. Es cierto que el fracaso actual de Zynga pone un punto negro sobre el sector, pero es un mercado que se mueve rápido y podéis tener por seguro que, en algún lugar, la nueva Zynga esta recibiendo un gran cheque con fecha de caducidad.

*Toros: Comúnmente en la bolsa se denominan a los que apuestan por la subida de las acciones. Toros, ya que el toro cornea hacia arriba, y a los que apuestan a que la bolsa baja osos, ya que el zarpazo del oso es de arriba hacia abajo.

Comentarios (16)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!