Avance de Pro Evolution Soccer 2013: Pase Maestro

La saga de Konami recupera su esencia para ascender al trono.

A medida que nos acercamos a los últimos días de vida de las consolas actuales parece bastante justo afirmar que esta generación no ha sido muy benevolente con Pro Evolution Soccer. El viaje de la serie, que empezó con pasos titubeantes y el imponente éxito de FIFA, es algo que todos conocemos bien; pero a pesar de estar bajo la sombra de su competidor, PES se recontruyó a sí mismo sin hacer mucho ruido para lograr un juego más dinámico que los estudiados ritmos de EA.

Ese viaje volvió a empezar a partir de Pro Evolution Soccer 2011, un juego que se atrevió a hacer borrón y cuenta nueva y a reestablecer los fundamentos de la serie - un acercamiento que, debido a la lenta adaptación que PES ha experimentado en las consolas de alta definición, tenía bastante sentido: llevar a la saga hacia un fútbol vertiginoso y competitivo.

Habiendo puesto las cartas sobre la mesa hace un par de años, ahora parece que ha llegado el momento de que PES 2013 encuentre su merecido lugar. Tras dos entregas emocionantes pero no si sus fallos, lo que tenemos aquí es algo parecido a un producto final, acaso una realización, de lo que Pro Evolution podría y quizá debería haber sido esta generación.

1

Visualmente, Pro Evolution Soccer 2013 es bastante difícil de diferenciar de su predecesor inmediato - Konami admite que ahora el énfasis se ha puesto en la jugabilidad y que todavía queda mucho tiempo de desarrollo.

Y esas cartas pueden barajarse de nuevo. Shinji 'Seabass' Takatsuka se ha retirado de su papel como cabeza visible de la serie, y ha sido reemplazado por un nuevo grupo de productores que han ido ascendiendo del equipo de desarrollo. Kei Masuda, que ha estado trabajando en la serie desde Pro Evolution Soccer 3 en 2003, es la nueva cara del juego, aunque tristemente no está presente en la gran revelación - en su lugar está el productor sénior Naoya Hatsmi, otro veterano que está asumieno papeles más importantes.

Son manos viejas pero caras nuevas, y la posición de la que disfrutan abre paso a una nueva etapa que se deshace del conservadurismo que ha caracterizado a las entregas más recientes. "Cuando empezamos a desarrollar PES 2013, nos hicimos preguntas a nosotros mismos," empieza a decir Hatsumi. "¿Cuál es la esencia fundamental del fútbol? ¿Cuál es su mejor parte? Esta es nuestra respuesta." Es una respuesta que, nos alegra comunicar, encaja perfectamente con el estilo que tradicionalmente ha definido a PES.

Las correcciones y mejoras de PES 2013 se destacaron mucho en la presentación, pero, como siempre, no se notan tanto cuando se ve todo junto en un partido. El añadido principal es PES Full Control (o PES FC, que queda más mono y parece un equipo y todo), un abanico de cambios y características nuevas que ponen mucho más énfases en la destreza del jugador con el dedo y el pulgar, lo que se traduce en un espectáculo atlético de juegos de pies y agilidad.

El Dynamic First Touch es uno de los añadidos más interesantes, especialmente cuando se compara con el First Touch Control de FIFA 13 - son características parecidas en la superficie, pero muestran filosofías que son casi diametralmente opuestas cuando se inspeccionan más detenidamente. En FIFA últimamente se ha puesto más énfasis en cómo el azar afecta al juego y en cómo controlar un pase depende mucho de la habilidad y de la suerte; a veces una pelota puede escaparse fácilmente por el campo de juego si no se trata con el suficiente respeto.

2

Los porteros, una constante pesadilla de la serie, se han mejorado de nuevo con nuevas animaciones, mejores respuestas y en general una menor estupidez congénita.

De lo que trata PES 2013 es de dar al jugador un nivel de control que termina siendo espectacular. Mantener presionado el gatillo derecho cuando recibimos un paso activa una trampa, como una amortiguación puede dominar la pelota entrante o que puede, con un poco de habilidad, usar el impulso para girarse en contra del contrincante; un clic en el stick derecho mientras la pelota está atrapada activa un habilidoso movimiento que puede enviarla por encima de tu cabeza o, si las circunstancias lo permiten, por encima de las cabezas de los defensas. Es como si tuvieras más control, lo que hace que los pases elevados sean un poco más viables que en el pasado.

El nivel de control también se ha extendido a momentos más íntimos. El Deft Touch Dribbling va dirigido al problema que hubo el año pasado con el control en juego cercano, y se centra más en el montón de posibilidades que hay en los encuentros uno a uno. Combinando movimientos con los sticks analógicos los jugadores van controlando el balón, dándole toques, jugando con él por debajo de sus botas y tomándose una pausa antes de realizar el siguiente movimiento decisivo.

Para mejorar el juego cercano ahora podemos defendernos mucho mejor, un añadido que cuenta con algunas de las mejoras defensivas que ya aparecieron en FIFA. Mantener el botón para las entradas fuertes acosa a un jugador contrario sin descuidar el juego - presionar dos veces el mismo botón envía al jugador directamente a perseguir el balón, un desafío que no tiene por qué funcionar pero que puede suceder gracias a un mayor control cuando nos enfrentamos a otro.

3

De momento no se ha dicho nada del online, pero Konami ha prometido ocuparse de los cheaters que empañan algunos partidos.

Para equilibrar la potencial fragilidad de los defensas está la Pro Active AI, un añadido que hace que los jugadores controlados por la consola hagan un uso mucho más inteligente del espacio que tienen alrededor. Se ha comparado con el modelo del pasado año para demostrar sus mejoras, y ahora la defensa es más fluida y trabaja para bloquear las potenciales vías de ataque.

Las mejoras de PES 2013 abren la puerta a una mayor expresión cuando jugamos y a que la personalidad de cada uno emerja en cada encuentro. En efecto, para reflejar eso en el código los jugadores tienen un poco más de personalidad en los partidos, con posturas y tics. Está la posición arrogante con las piernas separadas de la estrella de la portada, Ronaldo, y una representación de su forma única de driblar.

También está representada la forma en que lo hace Iniesta y su habilidad para detener una pelota con una precisión alarmante, el giro de Ribery y la habilidad de Neymar para deslumbrar a la defensa con ataques increíblemente atléticos. Algunas de estas peculiaridades no son tan halagadoras para los jugadores: Robben ahora corre como si le fuera la vida en ello, y a veces John Terry se pone a saltar en momentos de desesperación como si fuera un salmón.

¿Y cómo encaja todo? Curiosamente, lo primero en lo que te fijas cuando juegas a PES 2013 no es en ninguno de estos añadidos, es en el ritmo; los partidos se juegan de forma más tranquila, más sobria (aunque dada la naturaleza hiperactiva de este juego en particular, no hubiera sido muy inteligente haber ido más rápido). Sigue jugándose de forma más rápida que su rival, pero es más lento y pesado, lo que da a los jugadores tiempo para experimentar con los cambios que hay en PES FC.

Más sobre PES 2013

4

PES FC funciona bien, pero de momento está un poco desequilibrado - Ronaldo tiene una habilidad fuera de lugar, algo que el equipo de desarrollo ha prometido que va a arreglar.

Y lo más sorprendente de todo es el Full Manual Control. El pase manual se ha completado con un pase manual uno-dos que permite que dirijamos el segundo balón, lo que permite a su vez chutes que si se dirijen bien pueden ser letales. En los disparos, por su parte, se ofrece al jugador un nivel de control que puede resultar intimidante al principio, una sensación que se intensifica cuando estás en un partido. (Es un problema que, a su favor, el equipo de desarrollo de PES ya sabe; están trabajando en un competo tutorial.)

De hecho, es fácil sentirse perdido cuando juegas a PES 2013 por primera vez. Pero cualquier sensación de confusión pronto se convierte en una de asombro cuando te empiezas a dar cuenta de las posibilidades que permite el nuevo sistema y de la precisión con que se dirijen cada uno de los pases y chutes gracias al control manual. Hay una curva de aprendizaje, pero al dar tanto control al jugador aparece una sensación de imprevisibilidad que hizo de PES algo tan atractivo en sus días - la sensación de que el gol puede suceder en cualquier situación y que, con la adecuada cantidad de habilidad y suerte, todo es posible.

Este no es el PES conservador que ha estado en un bucle durante tanto tiempo, ni tampoco parece, ahora mismo, que sus errores menores vayan a empañar su gran filosofía. De hecho, PES 2013 es un juego atrevido, y su evolución avanza hacia un tipo de fútbol que promete un juego más embriagador. Un juego que puede hacer que la serie se despida de esta generación de la misma forma que lo hizo en la anterior.

Comentarios (6)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!