Avance del multijugador de Far Cry 3

¿Un modo importante o un simple añadido?

Siempre pasa lo mismo. Llegas un poco tarde y sudado, porque en el East London todas las calles parecen rematadamente iguales. Entonces te enseñan una presentación en Powerpoint en la que te hablan de las virtudes del 'Siguiente Gran Shooter' multijugador, y más tarde o más temprano acabas en la habitación de al lado con tus colegas periodistas, donde os esperan dieciséis pantallas brillando en la oscuridad de la sala.

Es fantástico, y no solamente porque habitualmente puedes picar unos sofisticados sándwiches que te dan, sino también porque es una forma perfecta de juzgar el potencial de un multijugador. El juego online es una experiencia compartida - así que cuando oyes los jadeos de tus compañeros, sus gritos, cómo alguien se hace con el control de la partida y escuchas al típico que va de experto quejándose, es entonces cuando sabes que el juego tiene potencial.

Far Cry 3 va a ser un juego que alentará estos gritos. Todo en el juego parece estar pensado para animarnos a que juguemos en equipo - a que luchemos juntos para que nuestro equipo sea el mejor. Por ejemplo, yo mismo y mis compañeros estábamos acercándonos al punto de Dominación de un nivel - un lugar solitario a medio camino entre un submarino siniestrado que se encuentra en un muelle oscuro verde y el interior oscuro de una red de cuevas en la selva.

La cosa fue de la siguiente manera. En lugar de descargar toda nuestra artillería sobre el enemigo decidí convocar una breve reunión del equipo, que realizamos convenientemente ocultos detrás de una gran roca. La idea era preparar cierta estrategia y que todos supiéramos donde debíamos dirigirnos para la tormenta de m***da que se estaba avecinando. Los miembros del equipo asentían que estaban de acuerdo dentro del juego con el típico gesto de aprobación con el puño cerrado. Esa improvisada reunión acabó de forma un tanto abrupta, y es que uno de los enemigos piratas había escogido esa roca como un buen lugar para plantar un explosivo - pero al menos, ya teníamos una excelente táctica.

Premiar a aquellos que matan juntos y se mantienen unidos es algo que se encuentra en la agenda de la mayoría de desarrolladores a la hora de hacer un shooter (un juego como MW3 premia tanto a los equipos como a los lobos solitarios) pero Far Cry 3 va más en serio y lo convierte en el auténtico centro de su propuesta. Acumulas Team Support Points salvando a tus aliados caídos en combate o consiguiendo objetivos - y puedes gastártelos en cosas divertidas como armamento pesado o hasta la variante Far Cry de un UAV. Otra opción es usar el Psyche Gas para alterar la visión de tus enemigos, y hacer y acaben teniendo todo tipo de visiones o hasta el punto de que acaben disparándose entre ellos.

En general el ritmo de juego es refrescante - el tamaño de los niveles te da más espacio para el post-spawn, pero nunca te dejan muy lejos del peligro. Por otro lado, se ha intentado que los mapas sean variados y animen a los jugadores a jugar con diferentes estilos de juego. El mapa en que jugamos, por ejemplo, cuenta con un desvencijado pueblo de pescadores, una red de túneles y un depósito de municiones que ofrece una vista perfecta para francotiradores, aunque con la ventaja de que no ofrece la condiciones necesarias para que promueva la aparición de camperos.

Por su parte, el motor de Far Cry 3 (aquí funcionando en PC y jugando con mandos de Xbox 360) destaca en las explosiones, las llamas y la forma cómo la vegetación se daña por las explosiones. De hecho, esto último es sumamente importante para el modo Firestorm, el que sin duda es el modo multijugador más extravagante del título.

El objetivo de Firestorm es que acabes con los dos depósitos de suministros que el equipo rival tiene esparcidos por el nivel, y para hacerlo bien has de incendiarlos de forma simultánea procurando al mismo tiempo que tus enemigos no hagan lo mismo con los tuyos. Una vez que el cielo se llena de humo negro el siguiente objetivo es tomar el control del punto central del mapa, donde hay una estación de radio con la que se pone punto y final a este curioso modo.

El equipo que antes haya incendiado la mitad del mapa necesita la radio para llamar a un avión lleno de petróleo para causar más destrucción, mientras que el equipo que va perdiendo necesita un avión cargado de agua para apagar las llamas y reiniciar la batalla. El sistema de fuego de Far Cry consigue que sea un modo muy tenso pero a la vez divertido, es por eso que es una pena que la mayor parte de la batalla se desarrolle un tanto lejos de estos infiernos en llamas.

Más sobre Far Cry 3

Más preocupante son, quizás, los irritantes diálogos entre personajes que encontramos en tantos juegos de este estilo, y Far Cry 3 no es una excepción a la regla, con su lenguaje lleno de los correspondientes insultos que parecen puestos para impresionar. Lo que es un poco desconcertante es que otra de las novedades del juego es la posibilidad al final de la partida de humillar o perdonar a nuestros rivales con una especie de secuencia cinemática. El mejor jugador del equipo vencedor puede humillar al usuario con más puntos del bando contrario, pudiendo escoger entre una cruel ejecución o perdonándole la vida. Lo que no entiendo del todo es cómo dos grupos de hombres que llevan diez minutos matándose entre sí e insultándose de las formas más diversas pueden, de repente, ¿mostrar piedad por el otro? No creo que un tribunal de guerra en la Haya comprase la idea…

Lo que está claro es que esta sesión multijugador de Far Cry 3 ha estado llena de gritos como los que comentaba al principio, pero quizás no nos vamos con grandes historias de guerra que explicar a nuestros nietos. La sensación final que me queda es que se nota que el multi no va a ser el modo estrella del juego, sino más bien un añadido al modo principal. Las armas y los escenarios (y especialmente la forma cómo se combinan) funcionan extremadamente bien en la experiencia en solitario - pero el multijugador de Far Cry 3 necesita algunos retoques si quiere acabar destacando.

Comentarios (1)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!