Arcade Mania!

Literatura del videojuego: tremendo estudio sobre los arcades japoneses.

Es posible que os suene el nombre de Brian Ashcraft, el corresponsal en Japón de Kotaku, donde escribe artículos que van de lo más interesante a lo más nimio. Sea cual sea la calidad de sus escritos online, Brian sabe bien de lo que escribe para atraer las miradas de los fans de lo nipón y he de reconocer que, cuando le pone ganas, realiza trabajos sobresalientes. Es el ejemplo de Arcade Mania!, su primer libro, editado por Kodansha, que, aparte de publicar manga a toneladas, nos ha dado obras como Yokai Attack!, The Otaku Encyclopedia o Japanese Schoolgirl Confidential, el segundo y de momento último libro de Ashcraft.

1

Arcade Mania! se define por su  propio nombre. En este ligero e ilustrativo libro, Ashcraft hace un repaso al pasado y presente de los arcades en Japón, país en el que no han desaparecido al ser un elemento más de la sociedad, como si fueran en equivalente japonés de irse de tapas. Para los japoneses, los arcades son como una consola más, pero que no tienen en casa. Son máquinas de diversión, algunas con tarjeta para guardar la información del jugador, otras con interconexión online y muchas con ambas cosas.

Pero Arcade Mania! es más un visión de los jugadores que de las máquinas. A través de las experiencias de los mejores jugadores de arcade de Japón, Ashcraft narra la historia de los géneros arcade más famosos: máquinas de baile, shooters, juegos de lucha, juegos de mesa clásicos e incluso pachinko, entre otros.

Algunos de los nombres de jugadores resultan más que conocidos, como el de Daigo, que protagonizó uno de los momentos más épicos que se recuerdan en un beat'em up  cuando se enfrentó a Justin Wong en el EVO 2004. Pero otros nombres no son tan célebres, al menos en occidente.  Por ejemplo, con Arcade Mania! he descubierto a maestros como Yuka Nakajima, auténtica maestra de los UFO Catchers, los clásicos juegos de gancho que también cuenta con un capítulo para ellos. Muy interesante por cierto.

También es algo chocante ver un capítulo dedicado a las Sticker Pictures, esos fotomatones que permiten decorar las fotos con diversas florituras para después imprimirlas en forma de pegatinas. Una absoluta locura que en Japón triunfa como el que vende cromos a la puerta de un colegio y que personalmente desconocía que fuera objeto de una pasión tan desmedida por parte de los seguidores de este tipo de cabinas.

En realidad, y como habréis deducido, Arcade Mania! no sólo se centra en los videojuegos arcade, sino que es una radiografía tremendamente exhaustiva de los salones arcade japoneses, pilares sociales y que son visitados tanto por fans de los videojuegos como por los que buscan un momento de desconexión del trabajo o de los problemas cotidianos. Sin olvidar, por supuesto, a los grandes exponentes de los recreativos: esos jugadores de pro que al verlos jugar nos hacen dudar de que sean humanos, y que en este libro son protagonistas de los hechos.

En lo que se refiere a diseño, Arcade Mania! es una absoluta delicia. El libro mayoritariamente (aunque por muy poco) está editado en blanco y negro, pero incluye numerosas páginas a color con algunas ilustraciones realmente fantásticas. La maquetación huye del estilo más convencional, como casi todos los libros de Kodansha que han sido publicados en su misma línea, y la distribución del texto no espanta, a pesar de su gran cantidad, y anima a querer devorar una página tras otra. Algo que también es fácil debido al sencillo estilo de escritura del que hace gala Brian Ashcraft y que, a pesar de estar en perfecto inglés, no impide que sea una lectura muy amena.

Si sois mínimamente amantes de los arcades o de la cultura japonesa, Arcade Mania! me parece una compra casi obligada para vosotros. Y si da la casualidad de que sois amantes de ambas cosas, entonces disfrutaréis como enanos de este libro.

Comentarios (5)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!