Muere Jack Tramiel, el fundador de Commodore

"Computadoras para las masas, no para las clases".

Jack Tramiel, el fundador de Commodore, ha fallecido en Standford (California) a los 83 años.

1

Jack Tramiel.

Este ingeniero de familia judía polaca fue superviviente de Auschwitz y emigró a Estados Unidos en 1947, donde comenzó varios negocios relacionadas con las nuevas tecnologías, algo que le convirtió en uno de los máximos impulsores de la cultura empresarial de Silicon Valley.

En 1954 funda Commodore con el objetivo de reparar máquinas de escribir, pero después iría diversificando su oferta para vender máquinas de sumar, mobiliario de oficina y calculadoras con transistores.

Sin embargo, el sueño de Tramiel era fabricar ordenadores domésticos, de hecho, su frase más conocida fue: "Construyo ordenadores para las masas, no para las clases" (a partir del juego de palabras en inglés masses/classes).

Es con esta mentalidad que en 1977 Commodore lanza su primer ordenador, el Commodore PET, diseñado por Chuck Peddle.

De todas maneras, no fue hasta la presentación a principios de los ochenta del lanzamiento del ordenador VIC-20 y, sobre todo, el popularísimo Commodore 64, que fue presentado en 1982 como un claro competidor para el Apple II.

Además de ser un ordenador muy económico el C-64 era un ordenador que muchísima gente se compró pensando en los juegos como uso principal.

El C-64 fue un auténtico super-ventas. Solamente en 1983 vendió más de 22 millones de unidades en todo el mundo.

Tal como leemos en El Periódico, Tramiel estuvo al frente de la compañía hasta finales de ochenta, cuando cedió el poder a su hijo Sam. No obstante, tuvo que hacerse de nuevo con las riendas de la compañía tras el ataque al corazón de su hijo en 1995. La vendió un año después para dedicarse a organizar actividades de recuerdo del Holocausto.

El Commodore 64 tuvo un asombroso catálogo de juegos que cubría casi todos lo géneros. En el siguiente vídeo tenéis unos cuantos de ellos. Los más veteranos seguro que los recordáis con cariño.

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!