Opinión de segunda mano

La crisis de ideas no es cosa de la segunda mano.

Hay que ver lo que le gusta a algunos ser catastróficos. ¿Qué sale un producto mínimamente exitoso? Ese producto se está cargando un sector o una industria. Se ha podido apreciar en multitud de ocasiones. Que si las cassettes se iban a cargar la industria musical, que si los vídeos VHS se iban a cargar la industria del cine, que si Internet se iba a cargar varias industrias a la vez, y de paso iba a servir para corromper los firmes valores morales de nuestra sociedad (si es que todavía quedaba alguno), etc... Se trata de ver demonios donde antes no los había, de culpar a otros de errores propios o malas decisiones. En definitiva, el objetivo es no reconocer que no se sabe qué hacer frente a la progresiva pérdida del favor del público.

1

David Braben.

No es que esta línea de actuación sea nueva en la industria del ocio electrónico, pero sorprende ver a gente a la que se le presuponen dos dedos de frente hacer comentarios del tipo "La segunda mano está matando a los juegos para un jugador", tal y como ha declarado recientemente David Braben, fundador de la desarrolladora británica Frontier Developments. Y, claro, cuando uno lee algo así en una época en la que el género de los FPS ha sufrido un boom en consolas, o en la que RPGs como The Witcher, Skyrim o Mass Effect venden varios millones de copias, no se puede hacer otra cosa que echarse a reír. Ya puestos, a echarle la culpa también a Internet hay sólo un paso.

Pero analicemos las declaraciones del señor Braben, no nos quedemos sólo en la superficie. En principio, parece que se esté asociando tocino y velocidad, pero lo cierto es que la argumentación tiene algo de sentido. Dice David Braben que conoce "editoras que han dejado de hacer juegos que estaban en desarrollo porque muchas tiendas no piden más stock después del lanzamiento inicial, porque confían en los beneficios de las reventas". Y es cierto, al menos en parte. Como bien explicó Fanatiko recientemente, el mercado de segunda mano es un negocio muy rentable para algunas franquicias de venta de videojuegos, y esto es algo que pone muy nerviosos a muchos directivos de la industria.

Entonces, ¿por qué me escandalizo? Pues porque generalizar unos pocos casos hasta convertirlos en ejemplo de lo que funciona mal en la venta de videojuegos es algo lamentable que viene a demostrar la crisis de ideas que sufre la industria últimamente. No creo que sea casualidad la actual avalancha de remakes en HD, en 3D o en dispositivos móviles. No creo que sea casualidad el floreciente mercado de desarrollos independientes. No creo que sea casualidad que cada vez haya más gente que reclame una nueva generación de consolas, aunque no sea necesaria.

Como ya he mencionado antes, es cierto que el mercado de segunda mano puede ser perjudicial hasta cierto punto para la industria. Pero achacarle la muerte de una modalidad de juego que jamás ha estado mejor que ahora no es exagerado, es lo siguiente. ¿Qué hay del aumento de servicios on-line? ¿Y del hecho de que se quiera que los juegos sirvan de nexo social? ¿Y de las absurdas medidas para contrarrestar el mercado de segunda mano? ¿Tan complicado era encontrar un argumento coherente contra la segunda mano que no fuese echarle la culpa de los altos precios de los videojuegos?

Si no quieren que la gente recurra a la segunda mano, la mejor forma de conseguirlo es ofreciéndoles algo que deseen conservar.

Yo no sé cómo lo veréis vosotros pero, a pesar de todo, creo que el mercado de segunda mano es algo necesario. Para las franquicias es un negocio, es cierto. Pero para muchos gamers es la única oportunidad que tenemos de conocer muchos juegos. No todos pueden (o están dispuestos) a pagar 65 euros por juegos mutilados en los que los DLC's son anunciados incluso antes de que el juego salga a la ventaEl culpable no es el usuario.

2

Pocos de estos verás de segunda mano.

Si quieren que el público mantenga el interés, que nos sorprendan con nuevas mecánicas de juego, con nuevas ideas, con nuevas historias... Que no sea todo la misma historia una y otra vez contada de la misma forma, que los personajes de distintos juegos no parezcan fabricados en serie... En resumen, si no quieren que la gente recurra a la segunda mano, la mejor forma de conseguirlo es ofreciéndoles algo que deseen conservar. Y eso sólo puede hacerse creando juegos buenos y originales.

Comentarios (9)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!