Una historia de amor… y de falta de escrúpulos

A Mattia Traverso, un joven desarrollador indie, le roban su juego.

Es curiosa la cantidad de variables que puede adoptar el código de conducta de una persona cualquiera en función de sus circunstancias. Aunque no es mi intención debatir sobre moralidad aquí ni ahora.

1

Mattia Traverso.

La cuestión aquí es que a Mattia Traverso, un jovencísimo desarrollador independiente y autor de One and One Story, le han robado sin contemplaciones su juego. Lo peor del asunto, más allá de que estos individuos se hayan apropiado de un trabajo que no es suyo, es que además han decidido que es buena idea lucrarse con algo que fue concebido por su legítimo autor como un producto libre y gratuito, y lo han colgado en la Appstore por un precio de venta de 0,99 dólares.

A algunos quizá os suene el título, otros quizá lo hayáis jugado ya, y es que One and One Story estuvo de actualidad en esta casa hace un par de semanas. Para los que no lo conozcáis, cabe señalar que se trata de un juego de plataformas y puzles que refleja las diferentes etapas de una relación amorosa, en el que la mecánica va supeditada a las directrices que va marcado la narrativa. Una aventura pequeña pero hermosa, cargada de fuerza expresiva, un título independiente muy notable que ha obtenido una clasificación en la categoría de estudiantes del próximo Independent Games Festival. Un juego flash gratuito, al que se puede acceder libremente desde la página web de su autor, y del que ahora se están lucrando unos indeseables.

Robaron mi juego sin más. ¿Cómo es posible? ¿Acaso no tienen principios morales?

Mattia Traverso.

El joven Mattia no lo podía creer, tal como expresó a través de Twitter cuando descubrió la jugarreta. "Robaron mi juego sin más. ¿Cómo es posible? ¿Acaso no tienen principios morales?" Parece que no.

Al parecer no es la primera vez que pasa algo similar. La sencillez y accesibilidad de las herramientas en que están basados estos juegos gratuitos hace que sea técnicamente sencillo clonarlos y robarlos. De hecho, esta práctica se está convirtiendo en un problema cada vez más preocupante entre la comunidad de desarrolladores independientes, que a menudo no tienen los recursos legales y logísticos para proteger sus trabajos.

Por lo que sabemos gracias a la noticia publicada en Kotaku, Adam Saltsman, el creador de Canabalt, se ha puesto en contacto con Traverso y le está asesorando en el proceso de reclamación a la Digital Millennium Copyright Act (DMCA), tras lo cual esperamos que Apple retire cuanto antes el juego de su tienda digital.

En lo personal, y dado que el título de este joven italiano me conmovió especialmente, me apetecía dar difusión a este asunto con la esperanza de poder evitar la compra del juego fraudulento, y ya de paso, aprovecho para recomendar encarecidamente jugar a One and One Story. Merece la pena.

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!