Capcom, los DLC y otras cosas de meter

La empresa japonesa siempre en el ojo del huracán.

Este artículo forma parte de la sección del podcast Game Over. Si te gusta el artículo puedes leer más contenido suyo en su apartado.

No falla, es salir al mercado un juego de Capcom y ya la tenemos liada. Porque una vez más ha sucedido la cantinela de siempre: los futuros DLC's de "Street Fighter X Capcom" tienen los datos dentro del propio disco; exactamente la misma polémica que ya protagonizaron en su día otros títulos como "Resident Evil 5".

Resumiendo, para el que no se haya quedado con la copla; Capcom venderá de aquí unas semanas algunos luchadores extra para el juego, algunos tan icónicos como Blanka o Sakura, pero esos personajes, de pago naturalmente, no se descargan por Internet, sino que vienen dentro del propio disco. En otras palabras, al comprar cada personaje no nos lo descargamos sino que estamos desbloqueando un contenido que figura dentro del mismo DVD.

Revelados nuevos personajes de Street Fighter X Tekken

Y claro, se ha liado. Otra vez. La sarta de improperios hacia la desarrolladora japonesa no ha tenido límites estos días en foros y comunidades de videojuegos. Pero lo más interesante en esta ocasión es que Capcom ha respondido a la polémica saliendo a la palestra a defender su postura. Su versión oficial es que tal decisión garantiza transiciones fluidas, ahorra espacio en el disco duro y permite jugar online con usuarios que hayan adquirido estos personajes sin necesidad de bajar ninguna actualización.

Quizá sea por querer jugar al abogado del diablo, quizá sea por apreciar el valor de dar la cara, pero he de reconocer que he de dar la razón a Capcom en este sentido. Sus declaraciones están cargadas, en el fondo, de sentido común. Lo creo, entre otras cosas, porque recuerdo sin ir más lejos mi experiencia con "Batman Arkham City" y la tremenda cortada de rollo que me supuso bajarme el DLC de Catwoman antes de empezar a jugar. Lo mismo me ha sucedido con "Mass Effect 3". Estar bajando contenido extra constantemente y tener que esperar a su completa descarga para poder disfrutar de la experiencia completa me parece uno de los mayores fallos de toda esta política a la que se han allegado las desarrolladoras.

Lo creo también porque yo, como tantos otros compañeros del programa, tengo una consola de aquellas antiguas, de los primeros modelos a los que acompañaba un disco duro de miserable capacidad. Debo hacer verdaderos malabarismos con tal de conseguir un valioso espacio disponible para el DLC de marras del juego que este disfrutando en ese momento. Por no hablar de la soberana tortura que supone descargártelo todo de nuevo si quieres recuperar algún juego de la temporada pasada.

Y finalmente, es verdad que Capcom no podía pretender obligar al jugador a descargar algunos personajes extra para poder jugar online. ¿Os lo imagináis? ¿Imagináis que tuvierais que bajaros igual esos personajes, que estuviesen en tu disco duro ocupando espacio pero no pudieras ni acceder a ellos? Algún que otro juego cooperativo ya lo ha hecho dando pie a situaciones verdaderamente absurdas y surrealistas.

Ojo, guardad las hachas y las antorchas: que considere que las declaraciones de Capcom sean lógicas y que no les falte razón no implica que defienda su reciente política. Ahora más que nunca es valido el debate "¿Es mío todo lo que hay dentro del disco por el que he pagado?".

Ya hay varias compañías, como Ubisoft, que lo hacen deliberadamente: recortar cachos de un juego acabado para venderlo aparte. Y en el fondo es lo que ha hecho Capcom, vendiéndonos un producto al que han recortado impunemente aspectos completamente jugables y operativos como demuestran los vídeos que han circulado por Internet. De hecho, es bien conocido que todos esos personajes irán incluidos, sin necesidad de previo pago, en su versión para Vita. Visto lo visto, es evidente que aquí no entran las necesidades del propio juego sino los encorbatados ejecutivos de marketing y ventas de la compañía.

Últimamente noto además un miedo creciente entre los aficionados; el miedo a que acaben vendiéndonos los videojuegos radicalmente incompletos, preparados para ser personalizados a la carta por el usuario a golpe de talonario. Algo más o menos parecido a lo que ha sucedido con el polémico "Ridge Racer" de PSVita en Japón, un título de conducción con tan solo tres circuitos y cinco bólidos en su interior. No creo francamente que pueda compararse este flagrante caso con el de "Street Fighter X Tekken" pues éste por sí solo ya es un título con un variadísimo plantel de más de treinta personajes, pero entiendo el miedo a que Capcom pudiera seguir, en un futuro, las recientes políticas de Namco.

La frase que más he oído y leído en el mundillo esta semana ha sido: "Capcom no me la vuelve a colar"

Es curioso porque la frase que más he oído y leído en el mundillo esta semana ha sido: "Capcom no me la vuelve a colar". En referencia, no solo a este capitulo de los personajes en el propio disco, sino también a la pasada experiencia con sus juegos de lucha. La postura de decenas de fans con los que he hablado es la misma: esperarse unos meses a que Capcom lance al mercado una revisión del título como ya sucedió con "Street Fighter 4" o "Marvel vs Capcom 3". Incluso he encontrado casos de compradores arrepentidos de comprar el juego, no por su calidad, sino por que es más que posible que en unos meses deban volver a pasar por caja.

Y es que esta política Capcom, la conocemos, y hemos sufrido, de sobras. "Street Fighter 4" es un juegazo con mayúsculas, una verdadera obra de arte que no solo ha resucitado el género sino que ha permitido disfrutar tanto a aficionados como profesionales de los "Fighting Games". Pero no olvidemos que actualmente hay, sin contar versiones para portátiles o móviles, tres versiones diferentes para consolas de sobremesa. Más flagrante fue el caso de "Marvel vs Capcom", apareciendo su actualización con varios personajes nuevos tan solo nueve meses tras el lanzamiento del original.

Yo entiendo que estas mejoras, estas actualizaciones, no son gratuitas. Que realmente estamos hablando de versiones mejoradas y refinadas en las que no solo se incluyen personajes nuevos sino que se mejora el motor y equilibra los personajes. Entiendo que para el profesional del mundillo, aquel que cuenta los frames al plantear su estrategia de combate, un "Super Street Fighter 4" está a años luz de "Street Fighter 4". Pero al resto de jugadores, a los que simplemente nos apetece hacer alguna partida puntual sin más, a todos nosotros nos apabulla la idea de que nos han timado.

Porque confieso que para mi, que me compré "Marvel vs Capcom 3" unos cuantos meses tras su lanzamiento, se me quedó una cara de verdadero poema al saber que al poco tiempo de mi compra iba a aparecer una versión, no solo mejorada, sino además con algunos de mis personajes favoritos de ambos universos.

Las estrategias de Capcom son como mínimo dignas de estudio. Me sigue sorprendiendo como el primer día que saquen packs de trajes alternativos para los personajes, algunos muy elaborados pero otros simples cambios en la paleta de colores, a precios que un servidor considera prohibitivos. Más o menos lo que hacen viejos compadres suyos, como Konami, capaces de sacar un título descargable como Castlevania Harmony of Despair que con todos sus extras y añadidos cuesta incluso más que un juego físico.

Es evidente que nadie obliga a comprar nada, y que nosotros como consumidores somos los que debemos demostrar nuestro rechazo hacia ciertas políticas con nuestra mayor arma. Y también me resulta evidente que estas políticas acabarán por pasar factura y que Capcom, tarde o temprano, acabará por replantearse sus directivas.

Porque todas esas personas que han decidido no comprar "Street Fighter X Tekken" esperando a una futura actualización seguro que han repercutido en sus ventas. Konami como mínimo ya ha demostrado cierto replanteamiento lanzando los subsecuentes DLCs para el susodicho Castlevania cada vez a menor precio.

Como dato anecdótico quedan las declaraciones del vicepresidente de Capcom USA en la pasada GDC, el cual asegura que para 2017 posiblemente la mitad de los ingresos de su compañía sean por vía digital. Algunos dirán que con semejantes políticas no es de extrañar, pero a pesar que se refiera más concretamente a la venta de juegos a través de tiendas online como la de PS Vita, creo que en estos cálculos no se refleja el descontento y desilusión de los usuarios por decisiones como las explicadas en este articulo.

Capcom es, indudablemente, una de las mejores compañías desarrolladoras de la actualidad, posiblemente la mejor del país del sol naciente; pero creo que últimamente es en demasiadas ocasiones protagonista de polémicas y controversias, como el recientemente ya comentado trato hacia su antaño orgullosa mascota Megaman. Ya lo dice el refrán, siembra vientos y recoge tempestades. El primer paso ha sido una comunión de usuarios descontentos que no quieren comprar todavía su juego, ¿cuál será el siguiente?

Comentarios (69)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!