Análisis de PlayStation Vita

¿La portátil hardcore definitiva?

En una época en la que hay tantísimos dispositivos portátiles que te permiten jugar a juegos - pequeños y grandes, baratos y caros, con botones o táctiles - es un reto destacar entre la competencia. ¿En qué te centras de forma especial? A juzgar por las últimas dos semanas con PlayStation Vita, incluso los diseñadores de hardware de Sony no se aclaran al respecto, porque la sensación inicial es que han intentado implementar todo lo que se les ha ocurrido. La buena noticia para los jugadores hardcore es que entre todas esas funcionalidades hay algunas cosas que - si el software lo permite - pueden hacer de ésta la mejor portátil de la historia.

PlayStation Vita no arrasará de la misma forma que lo hizo el iPad hace un par de años, pero se enfrenta al mismo escepticismo - Sony respondiendo una pregunta que nadie ha hecho. La tableta de Apple superó el reto ofreciendo algo que nos recordaba cosas que habíamos olvidado querer, y los jugadores quizás descubran que Vita usa un truco parecido. Ahora puedes sentarte en el tren jugando a un nuevo Uncharted que se ve casi tan bien como el que tienes en casa y que, sobretodo, se juega igual.

"Necesitábamos el segundo stick - algo que incluso Nintendo ha tenido que reconocer con su adaptador para 3DS - y por fin lo tenemos."

Puedes argumentar que hemos tenido algo así con la PlayStation Portable, pero en realidad no era así. Necesitábamos el segundo stick - algo que incluso Nintendo ha tenido que reconocer con su adaptador para 3DS - y por fin lo tenemos, algo que supone una gran diferencia en el juego portátil de la misma forma que lo fue la pantalla táctil y el stylus de DS. La simplicidad en el control está muy bien, pero los jugadores hardcore quieren flexibilidad y precisión, y Vita puede que sea la portátil más flexible y portátil jamás construida.

Es una portátil con dos sticks analógicos, un d-pad tradicional, botones frontales, dos gatillos, botones PS (Home), Select y Start, controles independientes de volumen, un botón de encendido/suspensión, una pantalla OLED capacitiva de cinco pulgadas, un panel táctil trasero de las mismas dimensiones, un micrófono incorporado, cámaras frontales y traseras, salida AV y slots para memory cards y tarjetas de juegos. Incluso puede tener un slot para una tarjeta SIM si compras el modelo 3G.

También es grande - más que la PSP original -, pero también más fina, ligera, con un peso de tan sólo 263 gramos, y robusta. Las tapas para el cable AV y las tarjetas de memoria y de juegos necesitas un poco de trabajo con las uñas, y las únicas partes móviles que sobresalen en el sistema son los dos sticks analógicos, con un ligero acabado de goma para que no patinen tus dedos. Por lo demás, la consola es bastante discreta. La única pega son los botones frontales, los cuales son pequeños y no analógicos, con lo cual no son tan cómodos como los de un Dual Shock, pero te adaptas rápido a ellos.

Sony también ha seguido el camino de sus competidoras con una buena pantalla táctil capacitiva que registra las pulsaciones igual de bien que los otros dispositivos que he probado, permitiéndote moverte entre pantallas, hacer scroll de forma cómoda y responder a los gestos que pide Uncharted rápidamente. El control táctil trasero responde igual de bien, aunque es más complicado adaptarse a él. Nuestra principal crítica a la pantalla es que se ensucia con mucha más facilidad que los smartphones modernos.

La gran variedad de métodos de control se refleja en un catálogo de lanzamiento que resulta más emocionante que la mayoría que hemos visto en los últimos años. Muchos de los títulos que salieron el 17 de diciembre en Japón son ports o adaptaciones de sagas como Everybody's Golf, Ridge Racer, Katamari, Virtua Tennis o Marvel vs. Capcom, pero también había una fabulosa nueva entrega de Uncharted y nuevos juegos como Army Corps of Hell (en el que, de forma parecida a Pikmin, usas un ejército de goblins para atacar a tus enemigos) o Little Deviants (del estudio británico Bigbig), mientras que WipEout 2048, MotorStorm RC o Gravity Rush (un intrigante juego de acción y físicas del diseñador de la saga Siren, Keiichiro Toyama) llegarán en los próximos dos meses.

El máximo responsable de PlayStation en Europa, Jim Ryan, describió el lanzamiento europeo de Vita como "el más fuerte y cómodo que hemos tenido en ninguna plataforma", y aunque este tipo de afirmaciones siempre son arriesgadas, realmente este catálogo de lanzamiento es una gran muestra del potencial de la consola. Es un sistema en el que puedes encontrar un shooter con dos sticks como Super Stardust, una aventura de acción en tercera persona, o un extraño juego de puzzles como Little Deviants.

Primer (y loco) anunció japonés para PlayStation Vita

Vita no intenta competir con los smartphones en portabilidad - es demasiado grande para ser un dispositivo para todo - pero con tantas funcionalidades y esta potencia gráfica es decepcionante que no imite el estilo abierto de desarrollo de los teléfonos. No esperábamos otra cosa que no fuese un ecosistema cerrado, pero con tantas posibilidades parece contraproducente que una compañía con la pasión creativa de Sony cierre las puertas a los desarrolladores independientes y programadores aficionados.

He jugado mucho a Uncharted durante estas Navidades, pero también un montón a Temple Run en iOS. Un sistema iOS jamás me permitirá tener la experiencia de un Uncharted - los controles no serán los correctos aunque los gráficos estén a la altura -, pero Vita podría mover tranquilamente Temple Run, y negar ese tipo de juegos en la plataforma porque no se ajustan a una estructura de precios es una lógica extraña. Los jugadores están preparados para comprar títulos con diferentes precios, desde 79 céntimos hasta ediciones para coleccionistas a más de 100 euros, y forzarnos a comprar juegos de estudios preseleccionados a precio premium no nos hará gastar más - seguiremos gastando en las app stores contra las que Vita aparentemente no compite. Sony quizás argumente que es una forma de controlar la calidad, pero eso tampoco es una excusa - la única protección que necesitamos contra malos productos es un control de calidad técnico, una interfaz bien diseñada para la tienda y nuestro sentido común.

Esa misma mentalidad cerrada que evita el desarrollo independiente está presente en otros aspectos del diseño de Vita. Está presente en el cable USB propietario y en la ausencia de carga de batería por USB, es la ausencia de memoria interna y en las obligatorias y propietarias tarjetas de memoria que se venden por separado. Sony ha dicho que quiere ir a por los hardcore antes de lanzarse al resto del mercado y quizás nosotros seamos tolerantes con estos detalles (en el fondo nos quejamos pero nos dejamos nuestro dinero igualmente), pero estas cosas harán un flaco favor a Vita cuando intente atraer más atención.

Dejando de lado estas quejas, el gran punto a favor de PlayStation Vita es que ofrece experiencias de juego en alta resolución portátiles con unas buenas opciones sociales - alertas de amigos y mensajería, trofeos y 'Near', una interesante y divertida forma de ver lo que ocurre cerca que está a años luz del StreetPass de 3DS - y una buena selección de contenido. Y, sobretodo, es el dispositivo que mejor cumple el famoso lema de marketing de Sony: 'It only does everything'.

Por ahora, entonces, PlayStation Vita tiene el potencial para convertirse en la consola más potente y flexible jamás construida, pero de momento ya es una realmente fantástica. Se ha diseñado con la lógica del pasado y quizás no sea comercialmente un gran éxito (hay quien ya afila los cuchillos, de hecho), pero ya tiene algunos juegos brillantes, Sony tiene una larga historia apoyando sus nuevos sistemas con títulos tradicionales e innovadores, y su parecido con las consolas de sobremesa la hace amigable para las third parties. Es una apuesta segura, a no ser que a la propia Sony le ocurra algo catastrófico.

Si crees que el hardware de iOS y Android es demasiado restrictivo y quieres experiencias portátiles como las de sobremesa, esta es la consola donde aparecerán durante los próximos años. Entre PlayStation Vita y la rejuvenecida Nintendo 3DS los jugadores hardcore tienen más opciones que nunca al salir a la calle. Esperemos que sea así durante mucho tiempo.

PlayStation Vita llegará a Europa el próximo 22 de febrero de 2012, con un precio de 249€ para el modelo WiFi y 299€ para el modelo WiFi/3G. Próximamente Digital Foundry publicará un análisis exhaustivo del hardware de PlayStation Vita.

Leer nuestra política sobre puntuaciones

Comentarios (33)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!