Avance de Super Mario 3D Land

La 3DS se pone la gorra roja. Probamos el juego.

En poco más de un mes tendremos con nosotros la nueva entrega de la franquicia más amada de la gran N. Super Mario 3D Land llega a la 3DS y Nintendo nos brindó la oportunidad de probarlo. La versión que jugamos era muy avanzada en desarrollo y pudimos ver en detalle muchos de los puntos fuertes del juego. ¿Logrará darle a la 3DS el empuje que necesita?

El viento azota las paredes del castillo, las hojas del árbol Tanuki (mapache) salen volando y se reparten por todo el reino Champiñón. En plena confusión, Bowser aprovecha y rapta a la princesa Peach. Cuando el tiempo se calma, Mario lo descubre y se propone rescatar a su amada princesa por enésima vez. El recorrido estará plagado de colas de mapache y hasta los Bill bala contarán con su versión Tanuki, así que mejor acostumbrarse.

Lo primero que llama la atención es el uso del 3D. Se convierte en una experiencia agradable, nada exagerada, que acompaña con soltura el juego. En cuestión de jugabilidad, el estereoscópico pierde su relevancia. Es cierto que a la hora de saltar hasta esa cornisa o de calcular cómo vamos a caer sobre ese paragoomba tenemos mejor percepción de la perspectiva, pero el propio Miyamoto ya especificó que para disfrutar del juego no haría falta tener activada esa opción. Por otro lado, hay unas habitaciones, planteadas en estilo minijuego, que tendrán pequeñas trampas solo perceptibles con el 3D activado.

Un vídeo de gameplay del juego

El juego está dividido en 8 mundos, pero no por temática. Cada uno de los niveles tendrá su propia forma de ser. En esto incluimos tanto temática como diseño del nivel y cómo nos movemos. Hemos probado niveles en los que el desarrollo se realiza de forma lateral, otros en los que el mundo se abre delante de nosotros y nos deja más libertad de movimiento, otros en los que comenzamos en lo más alto del nivel y vamos descendiendo u otros en los que el camino será por plataformas suspendidas en el aire. Las temáticas varían entre praderas, escenarios submarinos, desérticos, nevados... Los diseñadores se han devanado los sesos para sacar lo mejor de cada tema y aportarle el punto de vista que mejor le siente. Un Super Mario en estado puro en el que encontramos una combinación de planteamientos: un avance lineal con sabor a New Super Mario Bros. y los escenarios abiertos del Mario 64.

"Vivo cerca de la estación más cercana a la oficina de la compañía así que pensé que debía centrarme en partidas ligeras que pudieras acabar en más o menos en ese tiempo, y dejar de jugar cuandoquiera que bajes del tren".

Koichi Hayashida, empleado de Nintendo

La idea de plantear el juego como una revisión de las diferentes perspectivas que ha tomado la saga sirve para agrupar a todos los posibles jugadores del título. En Nintendo comprendieron que los jugadores más expertos se lanzarían siempre de cabeza con los Mario estilo Galaxy o 64, y no tendrían problema alguno a la hora de jugar los títulos de avance lineal, mientras que los neófitos de Nintendo o, simplemente, los nuevos jugadores, se sentirían más intimidados por la idea de acertarle a los goombas en más de 2 dimensiones. Así el juego servirá para que estos últimos se interesen por los juegos 3D de Mario.

No obstante, a falta de haber probado el juego en toda su extensión, de momento resulta muy fácil incluso parándose a recoger las tres monedas estrella de cada nivel. Confiamos en que los niveles superiores ganen en dificultad o que el juego amplíe la rejugabilidad de alguna forma, porque algunos de nosotros viajamos mucho y necesitaremos Mario para rato. Aunque, ante las últimas declaraciones de Koichi Hayashida, empleado de Nintendo EAD, podemos esperar un juego completo que nos acompañe allá a donde vayamos.

En resumen, Super Mario 3D Land sigue siendo muy Mario. Tiene la jugabilidad de siempre, engancha como pocos y es muy, muy divertido. Nintendo mantiene viva su filosofía entrega tras entrega, y nosotros la recibimos con mucha alegría, porque eso es lo que nos saca Mario con cada salto: sonrisas tontorronas y nostalgia arrasadora. Ahora bien, tenemos muchas dudas aún sobre el efecto que pueda tener el juego en el público y si será el que logrará que las que vienen sean las dulces navidades que necesitaba Nintendo para colocar a la 3DS a la altura de sus hermanas mayores. Lo veremos en las tiendas a partir del 18 de noviembre.

Comentarios (3)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!