Alien Breed 2: Assault

Esta nave es una ruina.

Entre las quejas que más he escuchado en esta generación se encuentran el exceso de juegos protagonizados por marines calvos, el abundante uso de la escala de grises y la preponderancia de los juegos de disparos. Parece ser que los chicos del Team 17 piensan que sois un hatajo de lloricas y por ello os traen una nueva aventura protagonizada por un calvo que dispara dentro de una nave diseñada por un amante del claroscuro.

El juego en cuestión es la secuela de Alien Breed, juego que vio la luz en el lejano 1991, cuando el mundo cabía en un diskette y todavía usaban los ordenadores para jugar (esto lo he hecho para asegurarme una veintena de comentarios). Como podéis imaginar con sólo leer el título del juego, nuestros enemigos serán los molones alienígenas pepiniformes que tantos roces provocaron en los cines de 1979. Sin embargo, la influencia cinematográfica más presente en Alien Breed 2 no es la película de Ridley Scott, sino esa obra de culto que es Esta casa es una ruina. Esto os quedará claro en cuanto toquéis un generador que explota y para repararlo vayáis a una sala cuya puerta se ha quedado sin energía cogiendo un ascensor que se cae cuando lo llamas (esto es divertido, pero nada comparable a la escena de la bañera)... Después de hacer todo eso recibiréis vuestra recompensa en forma de puerta abierta.

Uno de los puntos débiles del juego es la falta de interés que provoca el llevar a cabo las "misiones" que nos encomiendan por radio, ya que al final nos pasamos todo el juego yendo de un lado a otro activando cosas que estropean otras cosas, para así ir a otros sitios a arreglar lo que no estaba estropeado antes de que tocaras nada. Es como llamar al 1004. Llega un momento en el que te dan ganas de decir "¡Virgencita, qué me quede como estoy!"

Los primeros 15 minutos de Alien Breed 2.

En cuanto a modos de juego podéis elegir entre el Modo Historia, Juego Libre, donde realizaréis otras misiones, y Supervivencia, donde se trata de sobrevivir a oleadas de alienígenas enfadados. El más interesante en mi opinión es el Asalto Cooperativo. Es básicamente lo mismo, pero podremos jugar en compañía de un amigo, ya sea en local o por Live, y lo cierto es que lo hace todo más divertido. Lo que no entiendo es por qué no han incorporado la opción de cooperativo también en el Modo Historia. Estoy convencido que hubiera ganado enteros.

Un punto fuerte es el excelente control que tendréis en todo momento sobre vuestro Tom Hanks, que es calcado al del magnífico Shadow Complex. Con el analógico izquierdo controlas al personaje, mientras que el derecho sirve para apuntar. Al principio puede confundir un poco, pero rápidamente te haces con él y es muy satisfactorio. Al igual que en el juego de Epic, la dirección en la que apuntamos está indicada por uno de esos láser que son inofensivos para los aliens pero que aterrorizan a las madres y a los porteros de fútbol. La posibilidad de girar la cámara con los botones superiores también es un acierto.

Sigue a Eurogamer.es en Steam para obtener más recomendaciones de juegos de PC

Comentarios (4)

Ya no se pueden publicar más comentarios. ¡Gracias por tu aportación!